Ayer por la tarde a escritora mexicana Cristina Meza hizo pública una denuncia de abuso sexual sufrido durante la beca literaria que obtuvo por parte de la FLM (Fundación para las Letras Mexicanas), la cual se realizó en Xalapa, Veracruz, el verano pasado.

Meza relata la noche de infierno que tuvo que pasar al lado de un agresor sexual, el también escritor Román Sansores, oriundo de Yucatán, y el cuál no recibió reprimenda alguna por parte de los organizadores de la Beca los cuales son la Universidad Veracruzana (UV) y la Fundación para las Letras Mexicanas (FLM).

La escritora lo relató así desde su muro del Facebook:

agresión

La escritora a partir de este hecho traumático revivió la dolorosa experiencia de una violación de años atrás, por lo cual tuvo que ser medicada, no duerme, sufre ansiedad; mientras, su agresor sigue sin sufrir consecuencia alguna; incluso, ha sido premiado este año en México.

En redes, Román Sansores dice ser “un luchador contra el acoso sexual y un aliado feminista”, motes que muchos agresores utilizan para, desde adentro, seguir con el acoso y la violencia sexual hacia las mujeres.

Pero este no es un caso aislado. Muchas escritoras han sufrido tentativas de abusos sexuales y violaciones por parte de compañeros becarios, tutores y organizadores de becas y cursos.

Pero pocas se han atrevido a alzar la voz por miedo a represalias que van desde las directas por tutores u organizadores, hasta indirectas: no dar becas, no conceder premios o poner “peros” para las publicaciones de sus obras.

Se habla de editores que han sido solapados por otros escritores, e incluso escritoras, en abusos hacia jóvenes poetas y escritoras que querían publicar libro en Tierra Adentro. Se habla también de tutores del FONCA y escritores del SNCA que imparten seminarios y talleres por todo el país.

¿Qué se necesita para que situaciones así dejen de suceder en cursos, seminarios, entre otros, que se “supone” se otorgan para una sana convivencia y ayudar a las/los aspirantes a escritores?

¿Por qué los organizadores del curso de creación para jóvenes, en Xalapa, ya sea la UV o la FLM, no se pronunciaron contra la agresión de Sansores hacia Cristina Meza?

¿Por qué tenemos que seguir normalizando actitudes y situaciones que degradan a las mujeres y no ponemos atención sobre el agresor que perpetúa estos casos?

Por parte de la comunidad literaria se ha visto el apoyo hacia la escritora Cristina Meza compartiendo su denuncia pública en Facebook. Esto con el objetivo de que más chicas que han sido violentadas por Sansores alcen la voz y hagan una denuncia penal colectiva.

Incluso algunos comentan la necesidad de subirlo a plataforma de Change.Org para que se le retire el premio que recientemente ganó Román Sansores.

 

Escrito por Esther M. García

Esther M. García (Cd. Juárez, Chihuahua, México, 1987) Radicada en Saltillo, Coahuila. Licenciada en Letras Españolas. Ha publicado cinco libros de poesía, uno de cuentos y una novela juvenil. Ganadora del Premio Nacional de Cuento Criaturas de la Noche 2008, Premio Estatal de cuento Zócalo 2012, Premio Municipal de la Juventud 2012, Premio Nacional de Poesía Joven Francisco Cervantes Vidal 2014, Premio Internacional de Poesía Gilberto Owen Estrada 2017, Premio Estatal Chihuahua Cambiemos el cuento 2018, y Premio Nacional de Literatura Joven FENAL-NORMA 2018. Fue finalista del Premio Internacional de Literatura Aura Estrada 2017. Ha sido becaria del PECDA Coahuila y del FONCA JC. Sus poemas han sido traducidos al inglés, francés, italiano y portugués.