Ángela Neira, Directora de Ediciones Mujeres de Puño y Letra, nos contó sobre su visión de la poesía, del mundo editorial y de sus próximos proyectos, en la entrevista que reproduciremos a continuación.

¿Cómo nace Ediciones Mujeres de Puño y Letra?
Hace varios años que tenía la idea de hacer libros porque desde niña lectora me molestó siempre ver tantos títulos de hombres en bibliotecas y muy pocos de mujeres. Luego en la universidad estudiando literatura, tanto en pre y posgrado este desequilibrio se desbordó en todas las áreas del conocimiento. Cada semestre se presentaban listas infinitas de escritores y teóricos, pero sobre las mujeres pensadoras no teníamos idea. De hecho, puedo decir con total certeza que hasta el día de hoy en Chile se titulan expertas/os en literatura de hombres. Y claramente esto lo podemos confirmar revisando los artículos, tesis y diversas publicaciones académicas que a diario se producen en este país.
Entonces, la incomodidad va creciendo proporcional a la historia de la cultura de “ellos” y concluí que las mujeres, especialmente de regiones, necesitamos editorialidades situadas desde una mirada política –autónoma y que tengan como objetivo explícito difundir nuestros procesos de escritura desde una actuancia crítica-cuestionadora, en definitiva, feminista. Entonces, surge la decisión de ser editora de literatura, pues hasta 2017 me había dedicado a estas labores, pero siempre en el marco de la publicación científica.
Fue así que, como encargada de la coordinación y producción de los Ciclos de conversación Mujeres de Puño y Letra, pude constatar que las escritoras requerían publicar sus libros asegurando difusión responsable de sus propuestas de manera horizontal y respetuosa. De este modo inauguro EDICIONES MPYL, que propone una circulación diversa de sus libros en ferias, librerías, liceos, centros culturales, etc.
Además, EMPYL profundiza la idea de vincular-nos las escritoras con las investigadoras (que prologan, reseñan, presentan, comentan) para construir entre todas nuestra propia historia, una que hable nuestra lengua, pues la historia del canon literario no nos pertenece-no habla nuestra lengua.

Es innegable que los poetas hombres han ocupado lugares de privilegio en el momento de editar, difundir, y promocionar sus libros. ¿De qué manera EMPL combate esta realidad?
Me sitúo pensando en un “nosotras” y desde ahí trabajo arduamente para que cada editorialidad-textualidad tenga un sello único. Me interesa visibilizar las propuestas escriturales de mujeres pensantes y críticas para luego llevar a cabo presentaciones atractivas, dialogadas y horizontales. En realidad, sólo hago lo que me interesa y avanzo con las autoras…todo lo demás, que orbita al sistema patriarcal, no es algo que tenga que combatir, más bien mi intencionalidad es la de transformar los signos a nuestro favor.

¿Cómo hacer que las mujeres tengan el mismo lugar que los hombres en cuanto al mercado editorial?
Desde Ed. Mujeres de Puño y Letra propongo situarnos discursivamente desde la primera persona y esto lo pensamos desde una actuancia política. No nos interesa tener el mismo lugar de los hombres, ocupar sus nichos ni tampoco hacer lo mismo que “ellos”. Mi editorial no mira a los hombres, se mira a sí misma con las autoras de la mano.

Con respecto al contexto social en que se desarrolla la editorial ¿Qué implica editar libros de mujeres en Chile?
Implica todo tipo de aprendizajes, pues el mundo editorial tradicional es la réplica del mundo patriarcal, machista y sexista que rige todo. Por lo tanto, cada día vivo experiencias desafiantes que me recuerdan que para las mujeres (en todo ámbito del saber) el avance ha sido lento y complejo. Sin embargo, y lo positivo de todo es que siempre avanzamos.

Sabemos que editan libros de mujeres, sin embargo ¿Los libros de EMPL pueden ser leídos por hombres?
Claro, las mujeres hemos leído a hombres durante toda la historia, y no sólo literatura, luego los hombres también pueden leer-nos, aunque sabemos que no lo hacen…ellos se leen y citan entre ellos. La propuesta que hago es de subir los índices de publicaciones de mujeres y visibilizarlos, la lectura viene a la par. Espero que más mujeres lean a más mujeres y que el paradigma masculino de construcción de signos, en este caso literarios, se transforme y transite fluidamente.

¿Cuáles son los principales estereotipos a los que se enfrenta la literatura de mujeres?
Los clásicos tópicos; digamos que las mujeres escriben de amor, de desamor, desde las vísceras, novela romántica, poesía erótica, etc. Además siempre se cree que las mujeres escriben como jugando, no como los hombres que pueden publicar un libro en toda su vida, pero siempre serán reconocidos. Igualmente, se cuestiona cada propuesta escritural, se comparan y siempre está en tela de juicio. La construcción de estereotipos y su eco hoy día es fuerte a pesar del boom de los feminismos. Esto es de cuidado y debemos tener siempre lucidez frente a los nuevos mecanismos de control masculino-patriarcal y a los micromachismos sofisticados del mundo intelectual.

Con respecto a las herramientas que utilizan para promocionar a sus autoras ¿Se han enfrentado a algún obstáculo por el hecho de difundir literatura hecha por mujeres?
El renacer de los feminismos en Chile este año 2018 ha ayudado a que la gente tenga más interés. Esto nos ha permitido entrar fácilmente en la circulación editorial, aunque siempre sospecho de este interés repentino de ciertos grupos intelectuales, que ven en estas propuestas, la invitación –oportunidad para hacer proyectos culturales o financiables. Independiente de este contexto, acudo a todo tipo de medios de difusión, ferias, librerías, escuelas, liceos, etc. para dar a conocer las propuestas escriturales de las autoras. Hacemos varias presentaciones de sus libros en distintas ciudades para descentralizar.

Su nuevo libro “Procesos Escriturales. Mujeres de Puño y Letra”, es una coedición entre EMPL y la editorial Un cuarto propio ¿Cómo surge esta colaboración? ¿De qué trata este libro?

libro

La Editorial Cuarto Propio es histórica. Representa calidad, pensamiento crítico, difusión y reconocimiento. Entonces pensé que sería interesante asociarnos de manera cooperativa para hacer un libro con mayor impacto (más cantidad de ejemplares y circulación nacional en librerías, por ej.). Fue una idea que me surgió por la excelente relación que tengo con todas las personas que trabajan en esa editorial. Hice la propuesta a su directora, Marisol Vera y le encantó. Fue así que dimos paso a una coedición. Procesos escriturales. Mujeres de puño y letra es un libro que tiene su origen en la necesidad urgente de conocer cómo y desde dónde se sitúan las autoras para desarrollar sus textualidades/tejidos de escritura. Junto a las investigadoras Paulina Barrenechea y Carolina Escobar decidimos pensar y analizar las obras desde la“Cartografía corporal- política de las emociones ” para ingresar en primera persona a los saberes, actuancias y modos de hacer literatura(s). Proponemos el cuerpo de cada escritora como el lugar de la escritura. Nuestra interpelación es mirar en profundidad las subjetividades (pensamientos, emociones, sentimientos) desde la geopolítica de los cuerpos. Es decir, reconocer el cuerpo como un territorio que habla, comunica y se posiciona para construir lo que denomino nuestra propia gramática del sentir y expresar (a pesar de las dificultades que impone el lenguaje patriarcal). Además, en este archivo cada escritora conversa y da cuenta de sus procesos de escritura. Sin duda, un aporte para la construcción de nuestros propios referentes.

Qué proyectos se vienen para esta editorial?
Estoy armando el catálogo 2019, pues este año saqué 3 libros y eso para mí es ideal, dado que soy docente y tengo jornada completa entre la Universidad de Concepción y el Liceo Polivalente de Tomé. Además soy parte de la red de mujeres trabajadoras de las artes y de las culturas. Entonces, el tiempo para hacer todo bien y tranquilamente debo dividirlo de la mejor manera. Para el próximo año me interesa inaugurar la colección dramaturgia y narrativa, pues la sección poesía ya la he iniciado con los libros “Eva y su cuaderno de gestos “de María José Rivera, “Transmutaciones” de Amanda Varín y “Aguas Cercenadas” de Daniela Guerrero. En el caso de la colección ensayo-investigadoras ya tenemos “Procesos escriturales. Mujeres de Puño y Letra”. Me interesa ir con calma, pues la urgencia de publicar no es el único ímpetu de mi editorial, lo que me importa es entregar obras de alta calidad material, difundir cada título y armar agendas de circulación según lo que cada autora requiera. Quizás podría aventurarme nombrando a escritoras que me gustaría publicar próximamente, por ejemplo a las dramaturgas Gisel Sparza e Ingrid Fierro. También he estado en conversaciones para editar un trabajo de la escritora y artista multimedia Eli Neira. Por ahora eso podría adelantar.


ANGELA NEIRA MUÑOZ.

portada

Profesora de Español, Mágister en Literatura, Máster en Igualdad de Género y Transformación Social, estudios de doctorado en Lingüística. Diplomada en Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Ha impartido clases en distintas áreas de la literatura, el análisis crítico del discurso, la escritura académica, entre otras. Hace más de diez años que trabaja como correctora de estilo y editora de contenidos en educación, ciencias sociales, humanidades, artes, género y feminismos. Es directora de Ediciones Mujeres de Puño y Letra; ciclos de conversación y publicación critica y situada sobre los procesos de escritura de autoras contemporáneas.
Algunas becas, unos cuantos fondos culturales y la autogestión le han permitido difundir su propuesta escritural tanto en Chile como en el extranjero. Ha publicado los libros: Tres escenas en la vida de Alicia(s) (dramaturgia) 2009, Ed. Al Aire Libro; 2016, 2da edición por Editorial Pez Espiral, (prologado por Paulina Barrenechea y reseñado por Nona Fernández); Menester (poesía) 2015, Ed. Etcétera, (prologado por Andrea Franulic); Tengo una deuda (poesía) 2017, Ed. Cuarto Propio, (prologado por Diamela Eltit y reseñado por Elvira Hernández).

Escrito por Sara Montaño Escobar

Sara Montaño Escobar (Loja-Ecuador, 1989). Licenciada en psicología general. Sus poemas se encuentran en revistas de Ecuador, México, Venezuela, Argentina, Colombia y España. Parte de la Antología de poesía y relatos publicada por el Municipio de Loja (2017). Relato publicado en libro cartonero “Pasaporte”, un proyecto que corresponde a tres editoriales cartoneras: Dadaif Cartonera (Ecuador), Cossete Cartonera (Francia-Brasil) y Pirata Cartonera (Ecuador-Salvador). Publicó la plaquette Génesis de ausencia (Vis-k-cha, Editorial independiente, Loja- Ecuador, 2017).