Yo no doy mi vida por nadie, salvo por mi descanso. Le tengo miedo a mis soledades, a terminar enamorándonos.

A terminar de enamorarme de todas mis versiones y darme cuenta que allá afuera realmente no hay nada ni nadie que valga la pena.

A confirmar que nadie comprende a quienes no solo somos uno.

Sí, cuando digo que me habitan muchas personalidades, caretas, poses o versiones (llámelo como quiera) lo digo porque estoy loca.

Loca, loca, loca.

Loca como todas las que sentimos antes de pensarnos.

Loca como las que nos comemos las uñas y los padrastros.

Loca, loquísima que me pierdo cada tanto. Loca a ratos, que se pone sus caretas pa travestirse de humano.

Loca que se crea delirios y los recita como mantras o cantos. Loca tan loca que prefiere perderse antes que ir al psicólogo por descanso.

Me tiro al suelo sin reparo.

Me tiro a cualquier cama mendingando abrazos.

Me tiro a cualquier chavalo pa jugar un rato.

Me tiro a los carros para ver si un día me atrevo y me voy con el arrebato.

Me tiro pedos, cago y lloro, pa ver si aguanto.

LOCA, LOCA, LOCA.

A veces amo tanto que me olvido de mí y no me levanto. A veces me río tanto que la gente se asusta y me pregunta si me pasa algo.

LOCA, LOCA, LOCA.

A veces las lágrimas me pesan tanto que las saco en cualquier lado y la gente (otra vez) me pregunta si me pasa algo.

A veces me arranco, pego 4 gritos y me voy cantando.

Pa nadie es un secreto que me gusta la putería y los charcos. Que me encantan los chivos, la chicha y los abrazos. Que me pego la fiesta pero después me guardo.

Que me gusta hacer rimas, tanto que hasta yo misma me canso.

Incluso que me acompaño para sostenerme porque sola me caigo. Y no es que quiera caerme, sino que cuando una ya se ha caído tanto, al menos no quiero caer sin acompaño.

Digo todo esto porque entre tanto parásito me han quitado tanto que si lo hacen abrazándonos, no chisto, ni me arranco, ni reclamo.

Para ser honesta no soy ni académica, poeta o activista, sino una loca que ya no quiere acompañarse de tanto ingrato que dice que ama pero nunca se ha tragado sus reclamos para dar un abrazo.

Cuando ni yo misma me aclaro, te juro que son mis versiones jugándome un mal rato.

Lo grito a la munda y al mar, que no soy yo la de las malas intenciones, solo me cuesta hablar cuando no es con rimas y canciones.

(Dibujo de Diego González)

Escrito por Ale Ara

Nómada, Performancera, Spoken Word, Artivista Feminasty, en proceso de ser Politóloga y Socióloga centroamericana.