«Poesía
Queja digna»

¿Qué es la poesía? Es una pregunta inexorable para todo aquel que desea escribir o disfruta leyendo poemas. Podemos encontrar definiciones y estudios sobre ella, pero quizá la respuesta sea mucho más sencilla. Tan sencilla como el poema que abre paso a esta breve, pero significativa reseña. Porque en el camino del hombre, el caminar solos jamás debe ser una elección ni una condena, sino un tiempo para descubrir la vida.

¿Cuántas veces hemos buscado ser abrazados por algún libro? En los momentos fríos, en los cambios de estación, en las reflexiones frente a la luna llena y, aún así, creemos que el silencio es nuestro único confort. Sin embargo, hay libros que no solo ocupan un espacio en aquel cementerio donde los autores mueren dos veces, sino que logran abrazar las fibras más íntimas del alma. Justo ahí, donde el latido es un signo consciente y nos damos cuenta que tenemos una vida que va más allá de las aproximaciones que le otorgamos.

Esta reseña no responde a la formalidad ni a los estudios literarios, sino que responde a las mismas interrogantes que nos mueven a todos, de darle una interpretación a la realidad que nos rodea y comprender que el tiempo da más oportunidades que las que solo queremos ver. La posibilidad de abrir el libro y comprender que el poema tiene una voz especial que te hace despegar de este mundo, reescribirlo, abrazarlo y saber que no estás solo. El «Diccionario elemental de la lengua de su autor» (Paracaídas Editores, 2017) de Miguel Sanz es un claro ejemplo de este tipo de libros que devuelven la esperanza a la vida y que, de alguna manera, logra salvarnos de nosotros mismos.

APROXIMACIONES AL MICROUNIVERSO DE UN GRAN MUNDO

Ya no recuerdo el día que compré el libro (y sí, quizá ese sea un pecado imperdonable). Pero sí sé que fue en la majestuosa Feria del Libro de Lima. Ya había leído algunos artículos del mismo y visto promociones en las redes sociales. Me inquietaba y generaba que mi espíritu filosófico (propio de los estudios) me lleve al recinto donde podía encontrar este libro. Me aventuré, pagué lo que debía pagar y me aseguré que el libro esté conmigo en todo instante. Por esos instantes consideraba que era posible que un poemario no podía generar tanta curiosidad en mí, pero sentía una fascinante identificación con su presentación. Desde ya, la portada, nos remite a un lenguaje didáctico, sintético, pero significativo del autor. Porque la labor del poeta es esa: «describir lo indescriptible», como lo anunciaba Novalis entre sus reflexiones poéticas y filosóficas.

Hablar de este peculiar libro no es entenderlo como un discurso metafísico del significado (que podría considerarse) sino es hablar de un reescritura y reflexión sobre el mundo que rodea al autor. Miguel Sanz se apropia del mundo y lo transforma en sus definiciones tan llenas de vitalidad, alegría y profundidad. Ninguna se escapa o es agregada sin sentido. Es como el cosmos y el orden: todo tiene una razón en la realidad. De igual manera, el autor nos abre la puerta a dicha confrontación y deleite estético.

Las composiciones son exactas, precisas y profundas. Por ello, una de las más atractivas y significativas, a modo personal es la referida al concepto de Soledad. Este poema, sintético y profundo, dirá así:

«Caída libre sin fondo
con público asistente.»

En este punto, en este preciso poema, es donde mis ojos se detuvieron al momento de leer el libro (que de por sí no es tedioso, como mencionara líneas anteriores). Esto provocó que mi propio espíritu se cuestione sobre el sentido de vivir y convivir con los colegas del trabajo. Un peregrinaje largo desde los espacios de trabajo hasta el área de reuniones, apreciando que el mundo caminaba sin darse cuenta de mi silenciosa caída (la depresión es un asesino silencioso). Después de muchos años pude encontrar un poema que podía abrazar y compartir mi dolor, mis angustias, mis pasos perdidos.

Esta es la fortaleza de un poema que no solo responde a un goce estético sino a una reflexión, a un aprehender la realidad y darle las palabras adecuadas para el mundo. Para aquellos lectores que necesitan orientar el camino y se toparon con aquella voz de un sujeto desconocido, pero que logra comprender lo que comparten en sentimientos e interrogantes. El poeta le ha dado las palabras adecuadas al hombre que lee y degusta el poema.

ENTRE LO SIGNIFICATIVO DEL POEMA Y LA ARMONÍA DEL SIGNIFICADO

La organización de los poemas es armoniosa. La estructura básica del modelo clásico del diccionario se aplica en este bello poemario. La simplicidad de los versos y el ritmo interno permiten que el lector aplique todos sus sentidos en la lectura de los versos. Como dijera antes, no son solo versos que quedan en el deleite estético, sino que logran exaltar el espíritu y cuestionarlo. Como el poema Humillación que nos interpela, que nos hace comprender que el hombre es un ente sujeto a diversos momentos, situaciones que aglomeran el corazón o el poema Belleza que nos hace recordar que el paso del tiempo es el único capaz de revelar la certeza y realidad del ser.

Ninguno de los poemas esconde definiciones, sino que logran desmembrar las místicas de la lengua, dándole características peculiares a objetos cotidianos (como un escritorio), a realidades espirituales (como el amor o la furia) o hasta al más íntimo y apreciado de los dones como es el de un hijo.

El arte de Miguel Sanz juega con la mente, con la realidad, con las palabras; reconstruyendo estructuras que, podríamos decir, son inmutables. No. Él logra la reescritura precisa para atraer al lector en su mirada y atención. Tocando la sensibilidad misma de la persona, ya sea desde una experiencia personal o aprehendiendo lo que la realidad ofrece. Por ejemplo, el poema Muerte revela esta experiencia tan humana desde una forma tan común, pero a la vez tan olvidada. El mismo dictará así:

«Madre de todos los abismos.»

Al momento de leer este poema tuve que contener la respiración y pensar en aquella caída libre que nos hablaba en Soledad y pude recordar que, muchas veces, la soledad nos lleva a saltar en aquel abismo inmenso. Aquí es donde hago la pausa y reflexiono sobre el sentido de vivir. Por curiosidades de la vida, Miguel Sanz nos presenta una alternativa para salir de este laberinto de interrogantes y lo plasma así:

«Amor
Asesino de la muerte.»

El amor, el benigno don de los dioses que toca a todo humano. No solo el amor filial o de pareja, sino aquel amor que rodea al hombre y que le permite despertar cada mañana. Un amor propio y que, muchas veces, queda quebradizo como las hojas afectadas por el otoño.

No, aquí no. El «Diccionario elemental de la lengua de su autor» es aquel libro que rescata al hombre y lo presenta ante al mundo. Un libro capaz de abrazar al lector y no dejarlo en el páramo del silencio y del olvido. Un pequeño diccionario capaz de hacer sentir que el camino del hombre no es un camino solitario, sino de pares, acompañado de otros que entienden y comprenden el silencio al cual uno decide, voluntariamente, acogerse y no dejarse atacar por aquella Melancolía que nuestro bienaventurado autor definirá como «Parásito».

SEMILLAS DE SABIDURÍA

Ahora dejamos un grupo de poemas que podrán permitirnos entrar más en el simbolismo y profundidad de este poemario. Poemas cortos, pero significativos. Capaces de cautivar al más sollozo de los corazones humanos.

BIBLIOTECA
Cementerio de elefantes
con capilla ardiente.

BELLEZA
Incesante desplazamiento de los continentes
para esculpir el paso del tiempo
en tu rostro.

CRISIS
Universo que se sostiene
sobre una mota de polvo.

DEPRESIÓN
Invierno.

GENÉTICA
Religión que profesa la fe
en la reencarnación.

MEMORIA
Ancla.

POESÍA
2. Celebración de la derrota

YO.
Singularidad del agujero negro.

SOBRE EL AUTOR

Miguel Ángel Sanz Chung (Lima, Perú, 1979). Perteneció al grupo de creación y publicación literaria Sociedad Elefante. Ha publicado los poemarios La voz de la manada (2002), Quién las hojas (2007), Paciente 164 (2009), La casa amarilla / Casa abandonada (2011) y Arte Rupestre (2013).

Escrito por Emilio Paz

Emilio Paz (Lima, 1990) Profesor de Filosofía y Religión, egresado de la Universidad Católica Sedes Sapientiae. Tiene publicados “Septiembre en el silencio” (Club de lectura poética, 2016) y “Laberinto de versos” (La Tortuga Ecuestre, N°394, 2018). De igual manera, posee poemas y cuentos en publicaciones de Perú, México, España, Argentina y Costa Rica (El Narratorio, La Guardarraya, Revista Virtual Quimera, Monolito, Cuenta Artes, El Bosque, Ibidem, Primera Página, Liberoamérica, antología de poetas iberoamericanos, antología de la Sociedad Peruana de Poetas, memorial de las Batallas del desierto, el Círculo, entre otros). Ha ganado el “Mes de las Letras” (abril, 2017) de la Fundación Marco Antonio Corcuera y participado en diferentes recitales del Cuzco, Paracas y Lima; destacándose el XXI Festival de Poesía “Enero en la Palabra” (Cuzco, 2017), el 2do Festival de Poesía de Barranco (Lima, 2016), el V Festival Internacional Primavera Poética (Lima, 2017). Ha dictado el taller de lectura poética titulado “La vena de la inspiración” para el Centro de Estudiantes de Literatura - CELIT de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y ha participado del Congreso Internacional de Filosofía “Las razones de la estética”, organizado por el Grupo de Investigación en Arte y Estética de la Pontificia Universidad Católica del Perú (GAE – PUCP) con su ponencia “Estética y educación: La función pedagógica de la estética desde la experiencia del encuentro” . Actualmente dirige el blog “El Edén de la poesía” (https://edenpoetico.wordpress.com/).