{🐟}

Bailas con tu cuerpo negro
el clima es templado,
el austro se detiene para ver
el regocijo de haluros sobre la piel.

Así naciste,
en espiral
en soledad bajo un solsticio,
entre palapas el horizonte fue amarillo y el caos se presentaba
alguien enunciaba un soliloquio y sabían
de lo trascendental de tu nacimiento

siempre has sido de huracanes
hacha contra los encierros
valiente sobre el pabellón que anunciaba ya, toda tu fuerza

bailas desde entonces con tu cuerpo negro
bailas salsa / en caída / de paso continuo
y ritmo
intermitente.

Así naciste y así vives
rompes el suelo desde el dolor
resistes y pones tu fe en en los rehiletes que hacia el cielo van

eres de sueños
sueñas con ser lepidóptero de fuego
gasolina llevas en la sangre
tienes ya al silencio chamuscado
te gusta el ruido
mover las manos
que nunca están quietas.

¿Bailas?
Bailas con ese corazón necio, terco
es tu lucha para no amordazar la gélida verdad
la guerra que atiendes para no llevar un pie anquilosado.
El oráculo sabe que lo sigue para ti
es una fiesta interminable de diamantinas y flautas de fondo
un jardín lleno de suculentas y una diadema de luciérnagas,
pastel de plátano y chilaquiles para el desayuno

café
siempre café
en llovizna
en sábana
o para sorber desde la calma

te han leído los dedos después de bailar
el futuro dice que habrá ópalos bajo tus pies
un acuerdo entre la sal y el saber del sol
un sonrisa cuando el pelapapas sea usado como asta
                                         de una bandera sin intención
                                         o como arma usada en defensa propia

amor
el futuro apunta al amor difuso
envuelto en alelíes
antílopes que resguardarán tu sombra
y una burbuja pequeña
muy pequeña
que te llevará a cualquier parte.

Sigues en el baile
no has dejado de bailar
el hambre es porque mamá te abandonó de pequeña
jalabas una canasta con ruedas
vendías azucareras
y lágrimas por litro

eras una niña de cuerpo negro y espíritu imperecedero
de cordón inextirpable
de raíces fuertísimas
y de luminiscencia en los ojos

sigues el baile
entre dos clítoris que están hechos crema de mandarina
espuma meliflua
espesura de jarabe
suavidad de olas rompiendo
siguen en el baile.
Bailan.

Tú bailas en la esquina del mundo
tu enojo es porque el barco se hundió con tu amada a bordo
ni Popeye pudo rescatarlo
murió como Jack y no hay todavía un juicio
no hay culpables
no hubo conocimiento de entropía ni equilibrios
no alcanza con mil aguinaldos para traerla de vuelta         

          y la añoranza sigue siendo encontrar sus restos
          lo etéreo de un momento bajo el diluvio
          los corazones que fueron pan,
          aceite de oliva resbalando de los perímetros.

           Tú bailas con su cuerpo negro
            recuerdas la pasión y la furia de entonces
            después del aseo las cortinas danzaron,
            todo blanco en la habitación
            sus piernas reflejadas en el azulejo
           sonido de caracolas al movimiento del mar.

[Quizá todo ha sido evidente pareidolia
un estado de shock post mortem
la vibra suave de una nota baja]

Sigue la música sonando
la usura es deuda doble
si no se elevan con suavidad las piernas del suelo

tú bailas ahora
de nuevo
serena
        cual sirena con cola nueva
te sientes bien.

En retrospectiva sabes
que eres la reina
que gimes cuando el deseo lo pide
quien por lealtad y gusto
abre paso al incendio variable

en introspectiva te ves como abeja
              que vuela entre las moscas
una pelusa ligera en el universo
esperanza tienes en el árbol de aguacate
que brilla en verde y crece para sombra

 

no hay pez dinosaurio que no nade junto a ti
no hay canción de kilómetro
que no acompañe el tacto
no hay
simplemente
quien no quiera bailar contigo en la esquina del mundo
que has decidido marcar en el mapa
con el nombre de: Caribe

hablar de prospectiva
es hablar de playas, palmeras y carduma
de amatistas y ballenas
de cuerpos tejiéndose entre sí.

Tú bailas desde entonces
con unos zapatos de botella
que hacen trín trín trín
y llevan a tu cuerpo negro
a fundirse con la noche.

 

*Ilustración de Ms. García | extraída de la red.

Escrito por Sandrah Mendoza

Sandrah Mendoza (México, 1994). Poeta y gestora cultural. Fundadora y directora de Libertad en Voz Alta; creadora del primer y segundo ciclo de Slams de Poesía dentro de Centros Penitenciarios de la CDMX. Participante en diversos Encuentros de Poesía. Subdirectora de Colectivo POM. Otras entradas de poesía y crónica en: jodiendomisfalanges.blogspot.com