Crédito de foto de portada:
Dante Piaggio para “El Comercio”
(Suplemento “El Dominical”)

Marco Gerardo Martos Carrera (Piura, 29 de noviembre de 1942) es un reconocido escritor, poeta y periodista peruano. Es considerado uno de los principales representantes de la Generación del 60 en la poesía peruana. En 1967 fue ganador de los Juegos Florales de Poesía de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, y en 1969 obtuvo el Premio Nacional de Poesía José Santos Chocano. Ha participado como jurado en muchísimos certámenes de poesía, entre ellos fue Jurado del Premio Casa de las Américas en 1984. Ha publicado Casa nuestra (1965), Carpe diem/El silbo de los aires amoroso (1981), Al leve reino (Obra poética 1965-1996) (1996), El monje de Praga (2003), Vértigo (2012), Máscaras de Roma (2015), El Piano Negro (2018), entre otros. Su obra le ha valido un amplio reconocimiento, la cual ha sido traducida y publicada en alemán, griego, francés, portugués, húngaro, italiano e inglés. Actualmente ejerce como presidente de la Academia Peruana de la Lengua y catedrático de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Para un poeta joven, con un corto recorrido en las letras, el poseer un referente siempre es importante. Sin embargo, el ambiente poético muchas veces se transforma en una jungla enorme con un follaje denso donde no se puede recorrer con claridad y tranquilidad. La afinidad y la humildad son principios para recorrer el mundo de la poesía y del arte (en general). La educación es un acto de caridad, donde el docente y el estudiante ingresan en la realidad para aprehenderla y transformarla. Por ello, imaginemos a un poeta que también es profesor. Obtendremos a un ser humano que ame la belleza, ame el arte y, sobretodo, ame a la persona.

En este corto recorrido de la vida he podido toparme con grandes personas, algunas que han logrado calar en mi quehacer poético. En este caso, la experiencia de encuentro nos permite conversar con un destacado poeta peruano. Marco Martos es un destacado poeta, uno de los principales exponentes de la Generación del 60. En este corto, pero significativo diálogo – encuentro hemos podido conversar sobre diversos tópicos: la naturaleza y el uso de la poesía, una mirada reflexiva a la poesía peruana contemporánea, la función pedagógica de la poesía y algunas reflexiones más que logran generar un interesante acto discursivo sobre el arte de la poesía.

Por ello, es importante aclarar que aquí vamos a transcribir las ideas más importantes de este diálogo y para cuidar la probidad del mismo se adjuntará el audio con el contenido total de la conversación. Este momento con el poeta Martos podría haber sido eterno sino hubiera sido el acto del tiempo quien nos cortara el ameno momento. De tal forma, una vez instalados en aquella mesa central de la oficina principal de la Academia Peruana de la Lengua (espacio a donde el poeta me citó para conversar) pudimos dar pie a esta, de modo personal, pequeña, pero significativa clase de poesía, donde el diálogo fluía y las reflexiones eran realidades que el poeta transmitía en un lenguaje sobrio, sereno y poético. Nuestro encuentro tuvo lugar el 18 de diciembre del año pasado, junto al aroma del café y del místico ambiente del Centro de Lima.

Para una lectura más fluida anunciaremos las preguntas mediante el tópico central de cada una. De igual manera, dejaremos que los ejemplos ofrecidos por el doctor Martos se presenten en el audio para que se pueda evidenciar la pasión del poeta por el amor hacia la poesía.

¿Qué es la poesía? ¿Para qué sirve?

Las preguntas más difíciles, aparentemente son las más fáciles. Las definiciones en el campo de las humanidades no tienen la exactitud ni la probanza que puede haber en las ciencias exactas. De tal manera que, igual que ocurre en el lenguaje, que uno se refiere directamente a la realidad sin analizarla, pero con una comprensión global, igual pasa con la poesía.

La poesía es usar el lenguaje para otra cosa (la literatura en general). También juegos verbales, las adivinanzas. Aquellas maneras en que pasan de un campo semántico a otro.

Ejemplo de “luna” en el poema de Eielson. La luna no es solo el satélite de la noche, sino también el cristal de los lentes. Este cambio semántico genera la dialéctica poética.

Por ello, podemos definir a la poesía como el Usar el lenguaje para otra cosa de lo habitual. Un uso inhabitual del lenguaje. Pero más importante es la forma que el contenido. En poesía es la forma cómo se dice (y en la literatura en general). Hay personas que piensan que tienen muchas cosas que decir, pero que no poseen las palabras (reflexiones de Mallarmé). La poesía se hace, precisamente, con palabras.

¿Cómo se organiza? Se organiza en base a ritmo. El ritmo es una repetición, por ejemplo, en la intensidad de las sílabas. Los poetas clásicos manejan esta técnica. Un ejemplo es Tristitia de Valdelomar. La ubicación de los acentos y del sonido. Una repetición de sonidos puede suceder una interrupción o un cambio tremendo que sorprende. Un ejemplo es Exacta dimensión de Juan Gonzalo Rose (el efecto poderoso es la última línea). La ruptura de esta serie de repeticiones (llamada anáfora) es lo que genera el impacto poético. Esta serie podría darse en una sola línea como en el verso de Neruda que dice “el día era claro, fresco y campanas” en donde se rompe la rutina.

Siempre hay que tener en cuenta al lector. ¿Qué piensa el lector? Eielson hace pensar mediante dos versos una escena erótica, cuando no es así. “El muchacho se desnuda, la muchacha se desnuda, el muchacho y la muchacha estornudan”, este efecto es poético en cuanto se saca de lo previsible al lector y al oyente.

Poesía, ¿expresión estética de la vida?

La poesía concentra significados, dice más con menos palabras y, sobre todo, dice lo no habitual. Lo que tiene la poesía, a diferencia de la prosa, es la regularidad donde van los acentos en los versos.

Existen las estrofas, existen las rimas, existen las aliteraciones (repeticiones consonánticas). Los sonidos pueden ser vocálicos o consonánticos. Los sonidos consonánticos se caracterizan porque el paso del aire es interrumpido, caso contrario al sonido vocálico que poseen pase libre. Los sonidos fricativos, de alguna forma, dejan pasar el aire como la “f”, la”r” o la “s”. Cuando se combinan logran un efecto estético, pero solo en manos de un gran maestro. Por ejemplo, “en el silencio solo se escuchaba un susurro de abejas que sonaba” de Garcilaso, otros ejemplos son las composiciones de Germán Belli o Chocano. La combinación del lugar donde van los acentos es un gran manejo de los sonidos.

¿La poesía peruana actual hacia dónde va?

Cualquier situación en cualquier siglo siempre habrán cientos y miles que escriben poesía, como en el siglo XVI en España, de los cuales han quedado cinco o siete poetas. El principal problema, con uno que comienza, es que no sabe que esto se estudia (simplemente, nadie se lo ha dicho). Existe una especie de “yo colectivo” que consiste en reunirse, juntar sus versos y leerlos en público, van de un sitio a otro. Se sorprenden en ver, como entre todos de ellos, hay uno que tiene más éxito y se imaginan situaciones sociales (argolla, contacto). Con una crítica en el periódico no se saca nada, la poesía se estudia y quien no sabe eso, avanza menos. Existen músicos callejeros, con una gran habilidad, pero no poseen estudios. Todo se estudia.

Relación entre poesía y educación

En este caso se trata sobre el estudio que deben tener los escritores. Una habilidad (y los más grandes escritores tienen esa habilidad) es llegar a los que saben muy poco a los que son como todos. Al que pasa por la calle, de pronto algo le toca, algo siente. Por ejemplo, los compositores de las canciones criollas (de los años 20, 30 hasta los 50 y algunos hasta ahora) saben escribir muy bien y sus canciones duran hasta ahora. Por ejemplo; “Nube gris” de Marquéz Talledo, Felipe Pinglo Alva, Chabuca Granda, Mario Cavagnaro. Entonces hay una conexión real entre poesía y canción. Un ejemplo sería que la lírica tiene su nombre de la lira, instrumento que la acompañaba. A lo largo del tiempo ha habido poetas muy populares con esta habilidad como Lope Vega y, entre nosotros, sería Gonzalo Rose. Otro gran ejemplo es Bob Dylan. Esa conexión existe.

La poesía ¿podría ser una expresión de búsqueda de sentido, de salvar a la humanidad?

Un grupo de poetas a fines del siglo XIX en Francia, que se llaman los simbolistas, sostenían de manera teórica que la poesía es una forma de humanismo. Es una forma, no solo de escribir, sino de ver la realidad, verla con mucha intensidad y ver en qué varía cada cosa. Eleodoro Vargas Vicuña, escritor de la década del 50, autor de distintos libros, que no era un teórico, sino un hombre común, decía que la característica del poeta, por extensión del literato, es “tener ojos de ver”, que distinga las diferencias, “porque la mayor parte de gente tiene ojos y no ve”.

Vocación docente

Eso lo descubrí en la práctica. Me gustaba mucho la literatura, de pronto me vi en la necesidad de ser profesor. Y es muy difícil serlo con poca experiencia, empecé de 19 años.

Carrera docente y poesía

La poesía es para mí, mi razón de ser, razón de vida. Podría no ser profesor, pero no podría no ser poeta. Desde la poesía uno avanza a degustar la novela, pero soy muy exigente. El ideal central en la literatura es la poesía. su concentración del lenguaje, intensidad. Brouch y Proust, para mí son los mejores en novela.

¿Cómo hacer para que la poesía llegue a los jóvenes?

Una cosa son los programas escolares otra cosa es que, si somos amantes de la poesía, podemos introducirla en cualquier curso. Los jóvenes lo aprecian. Es como conocer una función más del lenguaje. Yo me siento protegido en el mundo por la poesía.

Relación entre poesía, educación y estética

Si recogemos esa frase de los poetas simbolistas. La poesía, la estética y la educación se juntan en una manera de estar parados en el mundo que es beneficiosa para uno mismo y los demás. En el sentido de amar a la belleza, amar al prójimo y, naturalmente, amar la palabra, que caracteriza al ser humano. El ser humano no se define por sus órganos ni por la perfección que dura algunos años de su cuerpo, sino por la palabra. La palabra es lo que nos hace humanos y cuando mejor dicha está, mejor para el que lo dice y los demás. Una persona que habla bien concentra la atención y no aburre. Eso sería un artista de la palabra.

Poesía y educación

La característica del maestro es darle al otro. La eternidad es lo que damos al otro.

Este breve diálogo con el maestro permitió abrir más “los ojos del alma” y darle un nuevo giro al quehacer poético personal. Sin una mirada crítica de lo que hacemos, podremos escribir muchos poemas, pero sin la posibilidad de que todos sean realmente poemas. Una vez finalizada la conversación paso a despedirme y perderme entre las calles del Centro de Lima, calles que, de algún modo particular, imagino que también recorrieron con la misma inquietud muchos de los poetas que hemos leído en la escuela, en la universidad o de forma libre y pienso que sobre sus pasos podría encontrar alguna experiencia más que me lleve a ese esplendor del poema, tal cual fue el diálogo con el maestro Marco Martos.

Para escuchar el audio íntegro de la entrevista, ingresar al siguiente enlace: Marco Martos: «Yo me siento protegido en el mundo por la poesía»

Escrito por Emilio Paz

Emilio Paz (Lima, 1990) Profesor de Filosofía y Religión, egresado de la Universidad Católica Sedes Sapientiae. Tiene publicados “Septiembre en el silencio” (Club de lectura poética, 2016), “Laberinto de versos” (La Tortuga Ecuestre, N°394, 2018) y "La balada de los desterrados" (Ángeles del Papel Editores, 2019). De igual manera, posee poemas y cuentos en publicaciones de Perú, México, Chile, España, Venezuela, Estados Unidos, Argentina, India, Ecuador, Rumanía y Costa Rica, habiendo sido traducido parte de sus poemas al rumano, inglés y al tamil. Ha ganado el “Mes de las Letras” (abril, 2017) de la Fundación Marco Antonio Corcuera y el IX Concurso internacional de poesía y cuento - Perú 2019 organizado por la revista "El Parnaso del Nuevo Mundo". También ha participado en diferentes recitales del Cuzco, Paracas y Lima; destacándose el XXI Festival de Poesía “Enero en la Palabra” (Cuzco, 2017), el 2do Festival de Poesía de Barranco (Lima, 2016), el V Festival Internacional Primavera Poética (Lima, 2017). Ha dictado el taller de lectura poética titulado “La vena de la inspiración” para el Centro de Estudiantes de Literatura - CELIT de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y ha participado de diversos congresos de filosofía, siendo su línea de investigación la relación entre estética, poesía y educación. Actualmente dirige el blog “El Edén de la poesía” (https://edenpoetico.wordpress.com/).