Santiago de los Caballeros de León fue la primera capital de Nicaragua, y es históricamente la ciudad universitaria y la cuna de la revolución popular. A pesar de la degeneración cultural y artística, que ha mermado, en gran parte, el proceder colonial que por años ha caracterizado a los leoneses, las raíces del intelectualismo siguen proliferadas de forma evidente por su perspectiva única y propia inteligibilidad. 

En León todavía existen artistas, pintores, poetas, y trovadores que apuestan por hacer y promover el arte y la cultura a través de diversos espacios. Desde el grupo Espjo, fundado por Alberto Juárez Vivas, Fundación Casa de Poetas, de Carlos Pérezalonso, hasta el grupo literario FRAGUA, conformado por poetas leoneses.

La siguiente muestra de poesía leonesa tiene el objetivo de presentar a seis poetas leoneses de Nicaragua, nacidos entre 1943 y 1977, para que sus voces puedan, de alguna u otra manera, cruzar las fronteras terrenales, y elevarse distinguidamente como un registro literario histórico. 

Enrique Langrand

«El poeta del siglo XXI no debe darle la espalda a su época»
E. Langrand

Recital popular en el bar tertuliante "La Olla Quemada".
Bar-Restaurante, la Olla Quemada, León, Nicaragua.

Nació en León, en 1963. Es agricultor y promotor cultural. Miembro del grupo literario FRAGUA.

Parafraseando al trago

No nos hagamos los babosos.
Ene veces hemos acariciado
la romántica idea de dejar de tomar.
Ene veces hemos discutido
los pros y los contras
y los beneficios de la sobriedad.

Pero, no va a ser
en una mesa de cantina
que van a venir a hablar
de moralidad.

No va a ser
en una mesa de cantina
donde estoy disfrutando,
donde me estoy embriagando
que van a venir a hablar
de responsabilidad.

Que si somos borrachos
que si somos pirucas
a quién jodido le importa
sólo pido que nos dejen en paz.

Por eso hoy, yo brindo
por los alcoholegas
por los ingeniebrios
y por mis poetalegas
compañeros de jolgorios
de tertulias y parrandas
que con mis bacanales nocturnos
siempre se han solidarizado.

Por eso les digo:
«cuando nos conocimos bebimos
ahora bebamos
hasta que nos desconozcamos».

 

Sí, he tomado partido

Sí, he tomado partido
porque pienso
que la música del poeta
debe guiar a los pueblos
al encuentro con su destino.

Sí, he tomado partido
en la lucha que libran
los que se arrogan
el poder y la riqueza
y la gran masa
de oprimidos y apátridas.

Sí, he tomado partido
la poesía siempre ha estado
a la par de las luchas sociales
políticas y económicas
apoyándolas desde su vanguardia.

Sí, he tomado partido
en contra del fanatismo cobarde
y su empeño maniático
de querer elevar a sus líderes
al rango de deidades vivientes.

Sí, he tomado partido
en contra del servilismo bastardo
que pretende carnalizar
teorías abstractas
para justificar latrocinios.

Sí, he tomado partido
y mi poesía es comprometida
los que no quieren que se comprometa
son los usurpadores de los bienes
el poeta jamás se comprometerá
con los detentadores
del poder y la riqueza.

Sí, he tomado partido
he visto las garras del descontento
la desesperanza en los desposeídos
y una amargura tan profunda
que no se percibe su existencia.

Sí, he tomado partido
y he ido más allá
de la simple denuncia
solidarizándome con los desterrados
de la tierra y los cielos
abandonados a su infortunio.

Sí, he tomado partido
el poeta del siglo XXI
no le debe dar la espalda
a su época.

Sí, he tomado partido
y lo seguiré haciendo.

 

Alberto Juárez Vivas

«Mientras el hijo esconda en su ignorancia, el cuarto mandamiento y piense que no hay verdad sin juramento, seguiré escribiendo»
A. Juárez Vivas

Imagen relacionada
Sombras de la Guadaña (2017)

Nació en León, en 1964. Poeta, escritor y promotor cultural, tanto de la lectura como de la escritura creativa. Fundador del grupo de Escritores y Poetas Jóvenes (ESPJO).

Soy con mi sombra

Soy con mi sombra el indio
mis venas son surcos de arroz y caña
amo a un Cristo ensangrentado
a un dios de lágrimas y sonrisas
cargo su cruz delgada y cariñosa.
A veces quisiera ser
la madurez del árbol
ser la fruta saludable
que saciara las bocas hambrientas
ser el viento y la lluvia enamorada
arcilla y sudor lejos
de las lágrimas
adobe de tiempo
en un espacio de arena.
A solas cargo este mar oscuro
que se desvanece en el silencio
silencio que vuela y vuela
con mis palabras de cristal
hacia otro mundo.

 

Por lo tanto

Mientras el dolor camine descalzo
sobre la ciudad
y de los ojos de una criatura
broten todas sus hambres
Seguiré escribiendo.

Mientras implore en una esquina
la viejita de la tarde

porque el sol no se consuma
o se oscurezca
Seguiré escribiendo.

Mientras el labio descubra en un beso
el éxtasis de morir, desnudo
en cualquier rincón de la vida
Seguiré escribiendo.

Mientras la niña al ojo irradie
una leve esperanza
por rescatar la luz
oculta en el espejo
Seguiré escribiendo.

Mientras la tierra se revuelva
entre sus huesos
en una explosión de alaridos
y de vértebras
y en un enjambre tu voz
desesperada se quiebre, seguiré
con la escritura al hombro
Escondido entre tu piel.

 

Jaime Buitrago Gil

«Ya no leo, y apenas escribo»
«Tenemos tantos poetas que no sabemos qué hacer con ellos»

J. Buitrago Gil.

Resultado de imagen para jaime buitrago gil nicaragua
Foto tomada por Tom Sullyvan

Nació en León, en 1953. Biólogo, Poeta, y Fotógrafo. Publicó un poemario de remembranzas guerrilleras titulado: Con las botas puestas (1980). Fundador del grupo literario FRAGUA.

Después

A veces creo que todo se ha
perdido,
que los sueños quedaron allá
lejos.
Que habrá de comenzar de nuevo
la construcción de la torre y
reparar
del puente los tramos caídos,
y filtrar toda el agua con la
tela de araña
y lavar todo el aire con los
gritos de los grillos,
para que no arrastre el hombre
cansado
su sombra como un trapo raído,
ni se sienta jamás en el pecho
el perfume de un nuevo vacío.

 

Autorretrato

Ya no leo
y apenas escribo.

Al respirar,
mis pulmones silban
como llenos de carrizos;
si el brazo alzo
señalando una nube,
el hombro truena
como un mástil roto.

Una bandada que no veo
me azota con sus alas;
Un abismo sin fondo
me hala de los pies.

La mirada plana
recorre el horizonte,
no más arriba
ni más abajo.


Paisaje ártico

En el Ártico el suelo es blanco,
una gaviota puede ser blanca,
los conejos de un paisaje Ártico
son blancos,
igual que los iglúes,
blancos.

Y si el cielo retuerce nubarrones blancos,
se ve blanco,
lo mismo que un árbol cubierto de nieve.
Entonces, los paisajes del Ártico
son hechos con pinceles y pintura blanca,
y así, pareciera que en el cuadro
no hay nada.
Pero ahí están: el cielo,
el suelo, dos gaviotas sobre un iglú,
una pareja de conejos
y el árbol,
todos blancos.

 

Juan Centeno

«Ya no soy el cantor que solía ser»
«Ya no soy el poeta que solía ser»
Juan Centeno.

juan centeno
Padre del Blues, compositor de “Un trozo de Azul de libertad“.

Nació en León, en 1957. Médico, y profesor de medicina de la UNAN-LEÓN, poeta y cantautor. Perteneciente a la generación nicaragüense de los 80’s. Miembro del grupo FRAGUA. Ha escrito, recientemente, el poemario titulado “Un blues para la noche de tu muerte“, que trata sobre una bestia maligna disfrazada de muchos rostros, que convive, desde hace siglos, entre los seres humanos. 

La esposa 

La esposa ya no quiere sus besos,
ni sus caricias,
ni las frases amorosas a diario.
Quiere que él repare el techo,
que arregle la licuadora,
y que ponga un clavo en la pared
donde ella pueda colgar su corazón.

 

Consejos para enamorar a una feminista

Llévale rosas el 8 de Marzo
y grita las consignas con ella
mientras avanza la marcha.
Acaricia su espalda con delicadeza y curiosidad,
y pregúntale como hace
para esconder sus alas entre la blusa.
No la abrumes con llamadas o mensajes,
pero hazle saber que en la distancia
te falta el aire que ella respira. . .
Dile que a pesar de todas las diferencias,
al final hay dos bocas
que quieren juntarse desesperadamente.
Aprende a amar las cosas que la rodean,
su espacio, su aire, su instante más sensible,
su rabia, su bandera, sus ángulos, y orillas,
sus imperfecciones. . .
pero sobre todo, a la mujer libre 
que habita en ese cuerpo de mujer.

Y para terminar,
mírala profundamente hasta el interior de sus ojos. . .
es allí, donde guarda todos sus secretos.

 

Poema sin nombre ni número

Ya no soy el cantor que solía ser. 
Aquel con flores en el pelo que se plantaba
en las esquinas con su guitarra y un pañuelo con bicarbonato.
¿Se acabaron los sueños?
He cambiado el arrojo de otros tiempos
por una placentera tarde frente al televisor.
La casa, los hijos, la bondad del fin de semana
son grilletes que callan mi guitarra
con una bandera apretando la garganta.
Por eso mi amor, hoy sólo te ofrezco mi sonrisa,
la sonrisa de los grandes teatros
donde canto. . . para no llorar.

Ya no soy el poeta que solía ser.
El flaco de bigotes que te regalaba versos
en el papel plateado de las cajas de cigarrillos.
El que le gritó a la guardia
y corrió huyendo por los patios. . .
El de las manos torturadas que te escribía versos
temblorosos en la casa clandestina.
Mis versos se han vuelto contra mí,
y a duras penas la nostalgia apura el último trago,
para que yo cuente las historias de héroes que nunca conocí.
Me cuesta ahora escribirte versos de amor,
hoy que el amor tiene otro significado,
hoy que tu rostro se cae a pedazos
y una gran cicatriz te abre el corazón.
A los principios les llegó el final
y ya no puedo huir de este patio,
porque ahora aquí descanso por las tardes,
viendo el aleteo de las mariposas,
o leyendo los poemas de Leonel Rugama
mientras mi nieto se mece en el columpio
y las hormigas en fila cargan su alimento.

Ya no soy el cantor que solía ser.
Ya no soy el poeta que solía ser.
¿Me perdonarás algún día Nicaragua?

Yazmina Caballero García

«Regresa tu silencio helado cuando escarbo en mi mente la bestialidad que hace ascender nuestras pequeñeces humanas»
Y. Caballero.

Resultado de imagen para Yazmina caballero nicaragua
Organizadora del Recital de Poesía en Homenaje a la Mujer, desde Alicante, España, 2008-2013.

Nació en León, en 1977.  Periodista, poeta y filóloga. Ha participado tanto en el Festival Internacional de Poesía de Granada, Nicaragua (2005), como en el Festival Internacional de Poesía Ciudad de Granada, España (2008). Tiene un libro de poemas, Epicrisis (2007), publicado por el Instituto Nicaragüense de Cultura.

Regresa tu silencio helado

Regresa tu silencio helado
cuando escarbo en mi mente
la bestialidad que hace ascender
nuestras pequeñeces humanas.
El mismo silencio
donde moran mis preguntas,
mis orejas.
Vuelvo a vos amor
esclava,
las cosas que no vivieron
siguen muertas
los pesares bastardos
fueron útiles para agrandar más el mutismo.
Tu boca insolubre
reunió el claustro
allí quedé
memorizando tus labios
arrastrando mis preguntas
rumiando el dictamen
que me adiestró
a ser tu invento.

 

Todo fue absoluto

Perdí la memoria, el interés por el tiempo.
Perdí el amor asumiendo mejillas y misterios.
Nuestras frentes semejantes y profundas,
la blanca ausencia de nuestros hijos…

Todo se perdió: la última sílaba,
la ficción del mundo.
Todo se perdió en errores y silencios.

 

Carlos Pérezalonso

«Hay sensibilidad en el oficio de armar la palabra, dibujarla letra por letra y mirar cómo se acomoda en el papel y se eterniza. Ya escrita no es mía, es de otro».
C. Perezalonso.

Resultado de imagen para Carlos Perezalonso
Carlos Perezalonso,presentando “El Jardín de la cuchilla”  (2014)

Nació en León, en 1943. Es poeta y escritor. Abogado y administrador de empresas. Pertenece a la generación de los años sesenta. Fundador de la Fundación Casa de Poetas. Obtuvo el premio Joaquín Pasos de poesía en 1970. 

A mano limpia

Escribo a mano limpia porque
en el brazo se prolonga el cerebro
y el corazón.

Hay sensualidad en el oficio
de armar la palabra, dibujarla
letra por letra y mirar
cómo se acomoda en el papel
y se eterniza. Ya escrita
no es mía, es de otro.

Desde la tinta la palabra me observa,
me habla, me susurra, me consuela,
me advierte.

Yo la veo engrosar
preñada de poesía y la dejo ir.
Algo de mí se va con ella para siempre
hacia otras manos, hacia otros ojos.

 

Dinteles

“Letum non omnia finit”, dicho
con sabrosa mordacidad a un suicida
en ciernes
puede ser mortal.

“To be or not to be” petulantemente
pronunciado, provocó que la muerte
desde su oscuro silencio me contestara
“Maybe. . . porque todo lo demás 
es de riguroso cumplimiento”.

Mientras hablaba, agarró a patadas
todas las puertas
que el divino sorteo seleccionó.

“Y pensar que sólo esto eres”, dije,
“un instante,
una apresurada erupción,
un triste fulgor”. . .
“Como quieras, hermano”, me contestó.
“Soy el Ángel Ejecutor, y pertenezco
al Consejo Directivo”.

Agrandó su sombra de gavilán al mediodía
para que los ratones corrieran inútilmente
a sus guaridas.

Ahora que me ves al otro lado del espejo,
¿te parezco igual, cariño?

Musita, grite, ruge, brama, como una camella en celo
solitaria en el desierto, según Jeremías.
De Luis Miguel Aguilar:
“En sus dos rostros, Jano
ve con temor el futuro y el pasado”.
Esto debería estar en el cementerio de Chetumal,
en donde, según dicen, no pasa el tiempo.

¡Ay, diosa sin sacerdotes
y tan acudida de fieles!

 

 

 

 

Escrito por Salvador Zambrana Gutiérrez

Salvador Zambrana Gutiérrez (Managua, Nicaragua, 1997) es comunicador y poeta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s