Caminando por Preciados, podemos observar el cúmulo de tiendas que se alinean en tan popular calle, que nace en Sol y muere en Gran Vía. En esa zona lo más característico de Madrid quizá sean precisamente los Starbucks, los H&M o los disfraces de Mario Bros gigante que se acumulan en Sol en busca de una foto. Entre olores a Stradivarius y calefacción agresiva que invita a entrar y consumir en masa, unos gritos musicales suenan cercanos y un tapón de gente se reúne frente a la FNAC. Al acercarse, el caminante comprueba que lo que atrae no son los productos de dicha tienda, sino las canciones de un grupo de profesionales músicos que se llaman Ataca Paca y que forman parte de la estampa callejera de Madrid.ataca1

P. Por lo que se aprecia en internet, lleváis poquito funcionando, ¿cómo os conocisteis?

B. Llevamos…yo diría que dos años. Somos muchos, la idea la tuvo Simone, un italiano muy alto. Y él nos fue reclutando poco a poco. Tenía la idea de hacer una banda muy grande y tocar música folclórica, flamenco español, música latina, turca…Él conoce a muchos músicos callejeros porque toca con una banda que se llama Jingle Django, desde hace muchos años, así que conoce a mucha gente. Me conocía a mí y nos convenció a todos de montar una “locura”, nadie tenía fe en esto al principio…No tiene una salida económica, pero le hicimos caso. Montar una banda callejera con 12 personas es súper difícil, y salió bien.

P. Tenéis muchos seguidores.
B.Es que la calle es una vitrina espectacular. Estás ahí y dices “¡seguidnos en facebook!”, es súper fácil hacer crecer ese número. Ya 4.000 y pico seguidores. Gracias a la calle.

P. Hay canciones en las que fusionáis dos completamente distintas. Por ejemplo Be my rata se inicia con un Rata de dos patas y acaba con Be my baby, y esto rompe la coherencia de la canción. ¿Cómo llegáis a mezclar canciones tan dispares?
B. Más allá de la temática de la canción, nos fijamos en que podamos cohesionarlas musicalmente. Que tengan el mismo tono, que no sea el ritmo muy diferente, como rumba, cumbia… aunque también lo hacemos, en realidad. No es un límite la temática lírica de los temas. En ese caso, son los opuestos, no tiene nada que ver una cosa con la otra.

P. ¿Por qué tocáis temas que nada tienen que ver con lo que más suena actualmente, la línea que se suele escuchar?
B.Intentamos no hacer cosas como muy…trendy, versionar a Rosalía sería muy fácil. Nos fijamos en versionar canciones clásicas que la gente conozca, no necesariamente españolas. Si pasa un argentino o chileno, conocerá las cumbias que tocamos, los turcos tampoco se esperan escuchar música turca. Intentamos que sea “popular”, que la gente se sienta identificado con ello. No apuntamos a un público joven, no necesariamente, aunque en la sala Equis vino gente joven, hipster…Les mola escuchar una cumbia, no solo reggetón.

P. ¿En qué otros proyectos participáis?

B. Simone [Rossi] tiene a Jingle Django, los patriarcas de la calle, llevan tocando un montón. [Carlos] Beluga tiene una banda de rock que se llama Beluga. Flor [Golsdstein] es una escritora fina, en La Casa del libro te encuentras sus obras, como Instantáneas callejeras, sobre anécdotas que le han pasado en la calle. Hay muchos actores, José Ramón Arredondo trabaja en teatros, Beluga también…Es bailarín, siempre está en teatros. Es que hay un grupo que son actores de la RESAD. Olgi [Oğulcan Güzeller] es actor, Joserra también. Saray [Frutos Tames] es bailadora flamenca, da clases en Amor de Dios, es una artistaza. Santi [Santiago Vokram] el del violín, es prodigioso, tiene su proyecto de arreglos propios, donde toco también el contrabajo. Fer [Fernando Ponce de León] es flautista y estuvo en el Mago de Oz. El próximo verano con Santi se van a América a una gira. María la del chelo es una chelista que hizo clásico, pero te toca jazz como te toca Vivaldi. Adri [Márquez] toca el tres cubano, es un guitarrista flamenco increíble. Le trajo Saray, y no para de currar, o da clases o toca en tablaos…

P. ¿Cómo os veíais en el futuro?

B. Esta banda no tiene…bueno, por el hecho de que cada uno tiene sus proyectos, pues no es un proyecto artístico, nos paga el alquiler y un poco más, para serte honesto. Y hasta ahí. No tenemos el afán de hacer giras, salir en la tele, salir en videoclips…Somos un grupo de calle, ya lo has visto, un grupo coordinado. No tiene un afán ambicioso. El próximo año nos veo en la calle.

P. Que no os vendéis.
B. Bueno…si hay dinero de por medio, sí. Saldríamos de la calle.

P. ¿Por qué elegís Callao para situaros?

B. Es muy inocente la elección. Es difícil en el centro no dar por culo a los vecinos, y en ese sitio no hay vecinos. No damos por culo mucho…a la gente. Intentamos no ponernos frente a un balcón familiar, con un bebé durmiendo. Somos muy ruidosos. Y si un vecino se queja, viene la policía y nos vamos. Es un sitio muy concurrido, nos gusta tener una pared detrás para el sonido. Y básicamente es eso, no queremos molestar. Aún así, taponamos la calle con el público, ahí viene la batalla con la gente: “acercaos, por favor”. Y la gente te mira riendo, piensa que pides dinero, los turistas no te entienden…Pero es verdad, no queremos que se tapone la calle. Nos gusta ese sitio porque en general es cómodo. Aunque últimamente está difícil.

P. ¿Por qué se ha vuelto más complicado?
B. Hubo un cambio con Carmena y la policía es más estricta. La nueva ley exige que estés 2 horas tocando y nada más. Y si pasas las 2 horas, la policía viene y te avisa. Somos muchos músicos callejeros y está bien que se regule, que haya dinero para todos y todos seamos felices.

P. ¿Tienes alguna anécdota curiosa tocando en la calle?
B. Ayer, justo no estaba yo…pero hace unos días vino un señor judío que hacía el chiste de dirigirnos. Se ponía a bailar, etc. Venía muy recurrentemente, pero ayer se fue de las manos y se puso a insultar y muy mal. También hay una señora en el rastro que se pone a bailar, otra muy mayor que yo diría que fue bailarina. Pasa de todo, una vez un pibe se puso a hacer break dance, otra vez uno vestido de pene en una despedida de soltero. No te lo creerías. O si de repente cae un paracaidista. Te encuentras de todo.

P. Hay una canción que tenéis que es un extracto de Bodas de sangre (Una de Lorca). ¿Cómo llegasteis a Lorca?
B. Si no me equivoco, el texto es de Lorca, la música es de Pata Negra. El repertorio del grupo llega de maneras muy diferentes. A lo mejor en un descanso yo me pongo a tocar y va Simone y dice que le mola, o viene Saray…Yo creo que esa la trajo Saray o Beluga. Beluga en esa canción hace un show increíble.

P. Estáis muchas horas tocando. Os tiráis mucho tiempo, ¿no repercute este trabajo en un acentuado desgaste?
B. Yo llego tras Ataca Paca y siento que me pasó un tren encima. Son horas de pie, tocando y gritando. Ojalá no tener más ese día después de tocar. Es cansado, siempre estoy con heridas, lesiones en las manos, por el contrabajo. Olgi también las tiene con el cajón. Llegué a decir el año pasado, una temporada, que había que parar un poco, mi cuerpo se desgasta, el contrabajo es muy pesado, hay que moverlo, y además con el contrabajo te mueves por la calle esquivando a la gente que va con el móvil, en el metro también es difícil, yo me muevo en el metro…Es un desgaste muy grande, nos encanta, eso sí, no lo cambiaríamos por nada. Pero cansa. La energía que sueltas, la concentración también cansa, porque hay mucho de estar pendiente de lo que dice el solista. Hay mucho de teatro, de improvisación, pero si el solista hace un gesto, significa algo y estamos pendientes.

P. Entonces lo tenéis todo estudiado. Es como una orquesta.
B. Sí, Olgi manda y hay que tener ojo con las manos. Todo está estudiado. Llevamos tocando 3 veces a la semana durante 2 años. Yo cojo el cajón y toco los cortes de Olgi, tengo pilladísimos todos sus cortes. Todos tenemos súper claro todo. La gente dice “hala, cómo lo hacen, empiezan a la vez”. No ensayamos, pero de tanto tocar juntos, nos conocemos muy bien a nivel musical y teatral, como la palma de nuestras manos. Son muchas horas juntos.

Escrito por Alicia Louzao

Exácticamente, soy doctora en literatura y licenciada en Filología Hispánica y en Filología Inglesa. Soy profesora en la Universidad Complutense de Madrid y escribo en Ocultalit, Quimera, Drugstore, Le miau noir, Culturamas y La soga. Dibujo en instagram: alicialouzao_