Fórmula para la pulverización de los cristales

Busco
irremediablemente
la fórmula exacta para ser menos de cristal,
menos cáscara de girasol dentro de una semilla
y menos ruido de agua corriendo por el aire.

Busco con ahínco
la posibilidad de un impermeable
rojo, abundante de sangre y sin embargo
sin hematomas,
y mis dedos contactan con la tela, con la cama, con las escaleras y con la terraza
en ese incansable intento
de convertirme en piedra.

En ser cena de plato fuerte y gusanos
que me abandonen en un estante lleno de cucharillas y de zapatos y de botones y de dientes,
y allí pueda absorber burbujas de niñas saltando a la comba
mucho antes de conocer
el dolor entre las piernas
y la aguja en el cráneo. Punzante. Lengua de una pata.

Y cada noche se derrumba en mi espalda con la clave de una uña insistente,
trazando círculos,
y cada mañana se bebe en un zumo de naranja y en leche sin lactosa
y cada tarde se acerca sigilosa, con zapatos sucios y cordones desatados
culebras barriendo por el suelo,
y la boca abierta

riendo

de mi imposibilidad
de convertirme en roca

o en hueso.

Busco incansable
el remedio para dejar de ser luna en polvo o arrancarme la piel
con las manos
en un furor de príncipe en una guerra,
desenterrar los dientes de todos los muertos y con ellos
lanzar un grito agudo y abierto en medio de la plaza Beata María
y correr calle abajo
como una loca despeinada sin paraguas ni zapatos,
y chocar contra el suelo,
contra una nube o una fuente de brisa azul,

y allí por fin.

Pulverizarme.

Porque necesito buscar la descomposición del aire,
extirparme mis cristales uno a uno
y dar cobijo a mis ojos en una sábana blanca
-envueltos, tranquilos,
sin descubrir el absurdo-.

Ansío
como un cielo sin pájaros
que me abran en dos y extraigan
los trozos de vidrios que me quedan por dentro,
retíramelos, tú
o tú,
con un bisturí verde y puntiagudo,
y así que yo pueda
precipitarme,
segmentando la noche en dos pedazos
y yo en el medio,
aterrada,

corriendo.

Perdiendo todos mis cristales.

Escrito por Alicia Louzao

Exácticamente, soy doctora y licenciada en Filología Hispánica y licenciada en Filología Inglesa. He sido profesora en la Universidad Complutense de Madrid y ahora soy profesora de Lengua y literatura en un IES. Mi primer poemario individual: "Manual para la comprensión del insomnio" (El Transbordador, 2019). Pronto se publicará el segundo, "El circo volador" (Versátiles Editorial). Colaboro con alrededor de 80 artículos publicados en diversas revistas: Ocultalit, Quimera, Culturamas...Uno de mis versos decora la ciudad de Madrid (por iniciativa de Versos al paso). Mi relato "Pausa para una tostada" fue publicado en La gran belleza (nº7).
A %d blogueros les gusta esto: