¿Podemos ir en paz?

No hay una fecha exacta. Según información sugerida en internet, las primeras denuncias de abusos sexuales cometidos por miembros de la iglesia católica a menores de edad se realizaron durante los años noventa, denuncias que dieron cuenta de abusos cometidos desde el año 1940 en adelante.  Es decir, el Vaticano sabe que desde hace casi 80 años miembros de la Iglesia abusan de niños y adolescentes y hasta hoy no han hecho nada para cambiarlo.

***

Durante el 21 y 24 de febrero de este año se llevó a cabo en el Vaticano la denominada cumbre contra la pederastia. En ella participaron 190 representantes de la Iglesia, entre obispos, líderes religiosos y expertos. Además, estuvieron presentes 12 víctimas de abusos sexuales.

El Papa Francisco destacó durante la primera parte de su alocución que la pederastia también ocurre fuera de la Iglesia.

«La primera verdad que emerge de los datos disponibles es que quien comete los abusos son, sobre todo, los padres, los parientes, los maridos de las mujeres, los entrenadores y los educadores. Además, según los datos de Unicef de 2017 referidos a 28 países, 9 de cada 10 muchachas que han tenido relaciones sexuales forzadas declaran haber sido víctimas de una persona conocida o cercana a la familia», explicó Francisco, atribuyendo el delito a uno de los personajes centrales de la Biblia: el diablo.

Lamentablemente al Papa se le olvidó decir cuántos niños han sido abusados por miembros de la Iglesia, lo cual era el tema central de la cumbre. Y aunque lo hubiese dicho, la cifra no habría sido correcta porque muchos de los expedientes que documentan los casos sobre abusos sexuales del clero fueron destruidos o peor aún, no fueron creados, tal como lo admitió durante la cumbre el arzobispo Reinhard Marx.

Durante la cumbre, el Papa dio a conocer ocho puntos que deberán cumplir los miembros de la Iglesia para combatir los abusos, entre ellos la protección de los menores, llevar a la justicia a quien haya cometido abusos sexuales, transformar los errores en oportunidades para erradicar tales crímenes, mayor exigencia de selección y formación dentro de candidatos a sacerdotes, obispos, etc y brindar apoyo a las víctimas de abusos.

¿Acaso no eran ya obvias esas normas? ¿Necesitan los miembros de la Iglesia reglas para combatir la pederastia dentro del Vaticano? ¿No es incoherente que el victimario proteja a la víctima? ¿Es el abuso sexual un error o un delito? ¿Ocho puntos van a poner fin a los abusos sexuales a menores por parte de religiosos? ¿No deberían estar ya todos condenados por la justicia?

Mientras dentro de la Iglesia se siga tratando la pederastia como un pecado y no como un crimen, para ellos bastará con arrepentirse y pedir perdón.

***

Francisco dedicó algunas palabras a la mujer y el feminismo durante la cumbre en el Vaticano. Para él la Iglesia es mujer, no porque sea un nombre femenino, sino por el genio que se refleja en la institución. Opinión que fue ofrecida luego de la intervención de Linda Ghisoni, profesora italiana de Derecho Canónico.

Invitar a una mujer a pronunciar un discurso sobre las heridas de la Iglesia es invitar a la Iglesia a «hablar de sí misma», agregó el Papa. ¿Heridas de la Iglesia? ¿Y las víctimas?

No pudo equivocarse más el enviado de Dios al hablar de la mujer. El genio que refleja la Iglesia para cualquiera que en este mismo momento coloque en Google la palabra Vaticano es de encubrimiento, de dolor, de injusticia, de impunidad. La mujer no es la imagen de la Iglesia, porque la imagen son ellos: hombres.

«Todo feminismo acaba siendo un machismo con falda», agregó a su charla sobre mujeres. No Francisco, el feminismo busca la igualdad entre el hombre y la mujer mientras que el machismo asesina, abusa y cree que las faldas son una prenda exclusivas de las mujeres.

***

Días después de culminada la cumbre, el superministro de Finanzas del Vaticano, George Pell, fue puesto a la orden de la justicia por abusar sexualmente de dos menores de edad. A pesar de que Francisco sabía desde hace más de un año de las acusaciones contra Pell, es ahora cuando se quiere hacer justicia. Por qué se esperó tanto. Por qué se tiene que esperar.

***

El Vaticano sabe que desde hace casi 80 años miembros de la Iglesia abusan de niños y adolescentes. Hay pruebas, testimonios, culpables y aún siguen diciendo tras finalizar cada misma que podemos ir en paz.

 

Escrito por Daniela Hibirma

Daniela Hibirma (Venezuela, 1991). Estudió Comunicación Social, trabajó en distintos medios de comunicación tradicionales, digitales y audiovisuales. Actualmente reside en Santiago, Chile.
A %d blogueros les gusta esto: