Aires de libertad

El turpial enjaulado
Que ansía la libertad
Ningún día se ha desilusionado
Sabe que pronto todo cambiará

Vislumbra un nuevo amanecer
Y pronto arrullará a sus pequeños
Ya nadie lo va a detener
Alcanzará todos sus sueños

Nada será igual
Todo resurgirá de la ceniza
Se extinguirá el mal
Podrá sentir la paz en la brisa

A su tierra volverá
Un día por la mañana
En una orquídea se posará
Muy cerca de las montañas

Y mientras tanto encerrado
Con muchas ganas de volver
Él sigue soñando
Que su país libre podrá ver

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: