Repetición infinita del vuelo cometa

“No importa si cumplo cien años
si mi sangre se ausenta
si mi piel se marchita
no importa.
Amando, pretendo morir amando.”

Rosamaría Roffiel

Pretendo morir amando a las mujeres cristal
a las del jugo de germen
a las que comen manzanas con caramelo
a las que danzan entre las montañas

seré yo quien toque gaitas mientras las miro
mientras la respiración se coloca ante los pájaros
cuando la espuma de las burbujas toque a las puertas
de esta amante giralengua

Pretendo pestañeos que se queden en fotografías
caricia de cejas pobladas
piernas juntas sobre las rocas del río
un amanecer casi violeta

seré yo quien las lleve en bicicleta
rumbo al único lugar de la munda que nos espera
con los cánticos sobre rascacielos
edificios que contemplen
la grandeza de 2 caderas bailando sin parar

Pretendo morir amando
escurrida, entre calcomanías sugerentes
entre los trocitos de papel brillante
cuando el viento los eleve

seré yo papalote a mil pies de
altura
después de besar la boca que escurre dulce de pera

seré yo la volcánica que derrame los lúmbricos girasoles
creación divina, a dos manos
sirenas ardientes, uvásticas
uvérnicas sabor a vino
venideras del vaivén
repetición infinita del vuelo cometa

Pretendo morir amando a una mujer
que me vea siempre con el caleidoscopio
atrapada entre colores
con la artillería lista para toda guerra

Pretendo morir amando entre los columpios de las olas
resbalando tras espaldas
cuando lo eléctrico consuma cada vena
vaivén de sangres
sangres venideras
caudales para el riego de la tierra
maíz que se amase después

seré yo la planética que no frene la nave
si decide que las flechas las lanzo yo
del invierno a lo posible
de lo cuántico a la pesca de trenes
prometo morir amando
a cada una de las mujeres
que se atrevan a reforestar
los jardines que contengo
en cada uno de mis horizontes.

 

*Ilustración de @lesbilais.

 

Escrito por Sandrah Mendoza

Sandrah Mendoza (México, 1994). Poeta lesbiana radical anarcoqueen. También gestora cultural. Fundadora y directora de Libertad en Voz Alta; creadora del primer y segundo ciclo de Slams de Poesía dentro de Centros Penitenciarios de la CDMX. Participante en diversos Encuentros nacionales de Poesía. Subdirectora de Colectivo POM. Autora del libro: Flores y fantasmas (Pinos Alados, 2018).
A %d blogueros les gusta esto: