Irina Ráfols: «No alcanza estar enamorado, hay que llegar a amar la escritura para perdurar»

Irina Ráfols (Montevideo, 1967) es una escritora radicada en Paraguay desde hace 25 años. Es licenciada en Letras por la Universidad Nacional de Asunción y ha publicado obras como Esperando un café (cuentos), Desde el insomnio (poemario), Abdulio el inútil (novela), Alcaesto (novela), El hombre víbora (novela) y Cuadros Parlantes (cuentos).  También ha publicado artículos sobre análisis y crítica literaria en diarios y revistas.

Durante más de una década Irina Ráfols lleva realizando talleres de creación literaria en diferentes puntos de Asunción (capital del Paraguay), y sus talleres constituyen una referencia y la principal formación de muchos autores jóvenes asuncenos. Conversamos con ella para saber qué están escribiendo y leyendo las nuevas camadas de escritores desde su perspectiva como facilitadora de talleres de escritura creativa.  

irina rafols 2

¿Cuáles son las características comunes de los escritores menores de 40 aquí en Paraguay?

Deficiencias en castellano, ideas y temas más abiertos al mundo. Buscan alejarse de lo tradicional y escogen temas más universales, están influenciados por lecturas extranjeras, series, animés, películas extranjeras.

¿Qué fortalezas y debilidades exhiben las personas jóvenes que acuden a tus talleres?

Deseos de aprender y deficiencias en castellano es lo que traen. Durante el trabajo en los talleres es cuando se evidencia el aprendizaje. Se pulen, comprenden la importancia de muchos temas, valoran con más fuerza el arte de escribir. Es decir, comprenden que hay trabajo para llegar a la calidad, no solo inspiración.

¿Qué porcentaje aproximado representan los jóvenes en tus talleres?

En la Escuela de Escritores que encabezo representan la mayoría así como en el taller literario que dicto en el CCPA. En mi taller en el Centenario, la mayoría son adultos entre 40, 50 o un poco más. También desarrollo talleres por contrato en colegios, y ahí son siempre jóvenes.

¿Cuáles son los motivos que impulsan a tus alumnos jóvenes a escribir?

La lectura, porque leyeron algo que les apasionó, quieren escribir. A lo mejor no leyeron mucho, pero leyeron, y eso que leyeron los impactó. No podrían desear escribir lo que no conocen. Por eso yo defiendo la idea de que los jóvenes sí leen. Siempre hago estos sondeos en mis clases al comenzar los talleres. Por supuesto que incrementan la lectura en los talleres, ven que se necesita y se recomienda.

¿Cómo describirías este panorama de jóvenes entusiasmados, nuevas publicaciones, iniciativas e incluso editoriales a cargo de personas jóvenes en torno a la literatura?

Maravillosa, es estupendo que busquen opciones, y muchas veces se encuentran muy buenos materiales. Cada vez hay más opciones de publicación.

irina rafols 3

¿Cómo explicas la aparición de tantas publicaciones, talleres, iniciativas autogestivas por parte de personas jóvenes en un país con un índice de lectura tan bajo como Paraguay (0.25 libros por año)?

Durante los talleres se incrementa la lectura. No hay que olvidar a los soportes de lectura no tradicionales como las opciones que se dan en las redes sociales (bloggers, tuits, facebook, etc.), donde escriben y leen asiduamente. No estoy segura de que este censo esté bien encarado. Solo elige el formato clásico en papel como campo oficial y descarta todo lo demás.

 

¿Cuáles son los desafíos que enfrentan los escritores jóvenes a la hora de querer abocarse a la literatura?

Depende de cada joven. De sus intereses, deseos, búsquedas. Por lo general a lo primero que se enfrenta es a darse cuenta que no todo lo que escribe es bueno, que uno se enamora de lo que escribe y no duda de que ya mismo tiene que publicarlo. Hasta que empieza a ver que hay parámetros artísticos y entonces empieza a ser más prudente, ahí comienza la etapa de maduración, de empezar a corregirse y a pulirse. No alcanza estar enamorado, hay que llegar a amar la escritura para perdurar.

¿Cuál es el panorama del libro tal como lo conocemos ante este contexto de autores millennials y centennials que poseen otro tipo de relación con las nuevas tecnologías, los libros, el audiovisual, la imagen y la palabra escrita?

Me parece maravilloso mientras pueda crecer como escritor, es decir, aprender a pulirse y desarrollarse para poder llegar a una calidad literaria o artística. Siempre suma manejar nuevas tecnologías. No lo veo ni negativo ni positivo. Los monjes copistas de la Edad Media ¿eran mejores que Gutenberg, o Gutenberg mejor que ellos? Los antiguos escribas que lo hacían a mano en pergamino ¿eran mejores que los copistas? ¿El libro de papel es mejor que el soporte tecnológico? Hay preferencias por gustos. No hay mejor ni peor. La gente tiene libertad de aggiornarse a las nuevas tecnologías. Todo suma y cambia. Estamos en la era de la imagen, de la apariencia. Iba a ocurrir. No es malo ni bueno. Es una opción. Ya aparecerán otras. Hay para diferentes gustos. Si el contenido es bueno, no importa el soporte.

¿Qué te parece que el Estado, el sector privado y el sector civil podrían realizar para fortalecer y promover esta nueva literatura paraguaya por parte de jóvenes?

El Estado hace algunas cosas, pero son motivaciones de personas específicas, con intereses particulares en la cultura. Hay muchos proyectos de instituciones, hay varias iniciativas privadas. Hay movimiento. Lo que estoy viendo es que todo está muy centralizado en la capital, hace falta dar opciones y apoyar emprendimientos en el resto del país. Hay muchos grupos de jóvenes que están esperando apoyo en el interior, eso me consta.

¿Cómo la diversidad lingüistica del país (más del 80 % habla jopará, es decir una mezcla entre el guaraní y el castellano) influye en la nueva literatura joven?

En la capital, los jóvenes escogen expresarse en castellano; en el interior escogen el jopará, porque es la forma en que hablan. Para mí el jopará enriquece, es un rasgo distintivo de una expresión lingüística como cualquier otra. Tenemos poetas reconocidos que han escrito así. Influye, entonces, dependiendo si es la capital o el interior.   

Escrito por Norma Flores Allende

(San Salvador, El Salvador; 1989). Escritora, comunicadora, profesora de lengua inglesa y siempre estudiante. Ha llevado a cabo actividades de promoción de la cultura en la ciudad en la que actualmente reside, Asunción (Paraguay).
A %d blogueros les gusta esto: