FIESTA

 

La vida es una fiesta,
pero no todo el mundo está invitado.
Desgrana con paciencia sus miserias
quien se queda rezagado.

Qué importa. Tú entras. Brillas.

Dejamos atrás su hambre y su lamento,
la noche la pintamos de dorado, y
alardeamos de que nos pertenece
mientras aúlla la poesía en vano.

Las risas de los billetes. El jaspear de las joyas. El ígneo aletear del exceso.

 Se agostan nuestras conciencias,
a duras penas de pie danzamos,
la coreografía de la levedad reina por doquier,
para nada pensamos. 

Música. Más música. Que se ahogue la culpa.  

Sofoca la melodía el clamor
de quienes han de enterrar a sus muertos.
Nimbados de poder, los anfitriones
comen diamantes, beben la sangre de los nuestros.

Champán para remendar heridas. Lujo para cicatrizarlas. Palabras para pintarlas.   

Florecen negras orquídeas de seda
en las bocas de aquellos a quienes aún queda vergüenza.
Mas la feria de las vanidades jamás termina
para aquellos otros que se bañan en océanos de complacencia.

¿Cantáis la compasión? Alzad la mirada. Que los ojos de esos niños os azoten el alma.

Solo por diversión se parten corazones
mientras se apuesta en la ruleta de la eternidad.
El dolor es un fingimiento;
el auténtico padecer, un sueño, una temeridad.

Y la Muerte espera a la puerta.
Cuando termine con los que dejamos ahogar en los mares,
cuando se harte de llevar a quienes permitimos que se amamanten de tristeza,
vendrá a por vosotros, a por nosotros, a por los de la fiesta.

Los hijos del derecho divino. Los desgraciados benditos. Los mártires alados.  

Y pediremos perdón por nuestras necedades,
por nueve mil crueldades y un sinfín de barbaridades.
Perdón pediremos por los engaños y el veneno;
pediremos perdón y mucho nos arrepentiremos.

Lágrimas como coronas en los altares del oro.
Rezamos cuatro barriles de petróleo a 62 dólares con ocho centavos.
Las disculpas se marchitan, mensajeros ápteros de quienes ya no son humanos.

Y vestirán de luto las arañas del salón.
Y callaran las estridentes orquestas.
Y saludarán las nubes nuestras deficitarias penitencias,
y maldecirá el futuro nuestra fiesta.

Silencio.

the_great_gatsby

Esta poesía resultó ganadora del XXIX Premio de poesía Jaume Ferran, organizado por el INS Màrius Torres de Lleida, el 23 de abril de 2019

Etna Miró (@etnamiro)

Escrito por Etna Miró

Escritora, escriptora.