Llega la noche, el afán de escabullirme en tu interior se acumula. 
Nos arropamos con la arena, te uniste a la corriente de aire que transita mi cuerpo.
Tu tacto simula la brisa, palpando mis senos,
Escudriñando mi silueta.
Bajo la descomunal luz nocturna, que escolta nuestra presencia.
Descendiste a mi órgano, creando olas de satisfacción con tu lengua.
Resbaló el fluido femenino, que condena a la locura.
Entrelazados 
Sujetos uno del otro
Prosiguió el ritual de los besos.
Atestiguamos el amor, junto la ribera.
Mientras el horizonte se cubría con su tono azafranado.

Escrito por Nohelia Menjivar

26 de septiembre del 2000/Tegucigalpa, Honduras. Comprometida en proyectos propios que ayudan a la sociedad. Ganadora de un concurso de oratoria juvenil en el instituto San José del Pedregal. Actualmente es pasante de la carrera de Licenciatura en letras en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. (UNAH).