La levedad del ser: La poesía de Óscar Perlado

Fotos empleadas: Óscar Perlado
Diseño: Emilio Paz

Óscar Perlado Rodríguez nació en Bellavista, Callao, el 17 de mayo de 1981. Estudió Ciencias de la Comunicación en la Universidad Federico Villarreal, donde además conformó el grupo poético Jade en los años 2000. Posee los poemarios Mundo de papel (Dexeo editores, 2009), Cárcel de palabras (Vivirsinenterarse, 2013) y Grafofilia (Don Juan de Amiel Editores, 2018); aunque también posee otros poemarios inéditos como Plastilina, Marverde, entre otros. Creó también para las revistas virtuales Grupo Perú, Nuestro tiempo y Vanguardia donde se difundía el arte y la cultura. Sus poemas también aparecen en la antología virtual Discursos Estéticos (Liberoamérica, 2019). Actualmente dirige el colectivo poético Ambrosía y posee una colección inédita titulada Clases de poesía.

Hablar sobre la labor de un poeta no debe recaer solamente sobre la teorización de su poética, sino también debe abarcar su visión de la realidad, su apreciación por el arte, todo aquello que afecte e influya en su labor poética. Por ello, contemplar la obra de Óscar Perlado no es solo en base a los poemas que tiene publicados, a los poemas que están inéditos, a los poemas esparcidos en las redes sociales o a sus significativas “Clases de poesía” y su dirección en el colectivo poético “Ambrosía”. Hablar de él es hablar de la levedad del ser, de su implicancia en la poesía contemporánea peruana. Porque, de alguna manera especial, Óscar Perlado está comenzando a tocar el corazón de varios.

Su simpleza, ironía, alegría, todo junto en un manojo de versos que no es una estructura desordenada, sino que es una brisa de otoño que remueve a las hojas de sus copas, pero sin afán asesino. No es la ventisca que describe Dante en su visita al círculo de los lujuriosos, sino es la brisa calmada de la playa que describe Vasconcelos en su El velero de cristal. La poesía de Óscar Perlado no es un grito desesperado contra la aventura de vivir, sino una oportunidad de ver la vida de otro modo. Una algarabía, una alegría, una esperanza tácita entre sus rimas, sonidos internos y temas que tocan lo metafísico sin perder el toque sencillo que posee.

Pero no busquemos una gran introducción, sino haciendo honor a su trabajo, vayamos directo a la relevancia de su obra. A continuación, les presentamos una selección de sus poemas. Los mismos han sido buscados entre sus libros y publicaciones en redes, porque todo poema es una extensión del ser y no hay mayor alegría que tocar el ser de un poeta.

Con ustedes la obra de Óscar Perlado.

Los poemas presentados han sido seleccionados de materiales publicados y materiales inéditos del autor.

Sin título

Ahora que sé que el pasado
no existe,
denuncio la existencia de los recuerdos,
de las capsulas del tiempo
que los encierran,
cuando sólo importa el presente.

¿O acaso no es cierto?
¿ Será que me equivoco?
¿Y la persona que ayer escuché?
¿Ese rostro que tanto contemplé?
¿Ese momento en que me sentí tan bien?
¿En verdad existieron?
¿No soy también un ser pasado
al repasarlos,
al volverlos a vivir
con la mente
del presente
sin ver el presente?
¿No quiero ser feliz en el ahora?
¿Es este ahora una evasión de mi mente,
de mí mismo,
de mi sustancia que se supone actual?
Es mi sustancia muchas miradas,
que no le interesa quedarse con una sola,
que nos divide o multiplica
en un ser lleno de ojos,
que va eligiendo la parte de la realidad que quiere ver
de acuerdo a su antojo.
¿A qué ojo le presto atención?
¿Qué mierda es uno sino un montón
de ojos?
¿Qué tipo de ser fue creado
por Dios o la naturaleza?

No importa.
Sólo puedo atestiguar,
que es mejor haber vivido,
recordar,
y otras veces,
olvidar,
mirar al frente
y preguntarle a las cosas
qué hay de nuevo
para esta esencia,
que es un papel
siempre dispuesto
a ensuciarse de colores.

 

Principio y final

la vida es genial
luce tal como cuando la conocí,
cuando comencé a tocarla
y todo parecía tan claro.
y sé que si yo dejara
de contemplarla,
no se apagaría,
seguiría ahí persistente
como si nadie nunca la hubiese tocado.
yo sólo soy algo pasajero.
sólo soy algo que asciende
y desciende,
y luego se va.
y sé que cuando
yo no esté aquí,
ella se verá igual.

la vida ahora brilla y canta.
la vida es genial.

 

Poema de otoño

No es que el otoño
haya llegado.
El aire sigue siendo el mismo,
sólo que más frío.
Lo han helado.
Lo han enfriado.
Ya no es posible andar
sin medias o sin zapatos
sin pescar un resfriado.
Ayer nomás era verano.
podía andar con sandalias, en chores,
con polo
y con la puerta de mi sala abierta.
Hoy me duele el aire.

El otoño ha llegado.
Alguien ha enfriado el aire,
obligándonos a
cambiar de apariencia.
Incluso el cielo se viste
ahora diferente.
Se ha puesto su
traje de tarde.
La mañana lucirá
uno igual mañana.
No es que el otoño
haya llegado.
No es que seamos
grises y opacos.
No es que el cielo se haya
despintado.
Incluso no se sabe
si alguna vez hubo verano
o fue sólo el viento calentado.

El sol ha detenido su fogata
o incendio.
Los ha reservado para otras regiones
y otros cielos.
Y ha dejado que el aire
vuelva a su estado natural
de soledad y revuelo.
¡Lo ha dejado morirse
de frío!

El sol por su parte se ha
alejado de la tierra,
negándole algunos colores,
sobre todo la farsa de
las mañanas y las flores.
Quizás hace bien el sol
en distanciarse y negarnos
su rostro de fuego.
Mal acostumbrados a los colores
y a la calefacción,
ahora todo el mundo cree
que el verano se ha acabado
y que ha llegado el otoño,
cuando el mundo en realidad,
ha recobrado un tramo suyo de sombra y soledad
que había olvidado.
Lo cual delata que nuestra
naturaleza es fría y opaca,
que usa chompa
y que de día no lleva
ningún color encima.
No es más
que un conjunto de formas
grises
que se desplazan
de un lugar a otro
sin ninguna dirección.

 

Lunes 19 de febrero del 2007

Si quieres
hacerme feliz,
dame hojas
vacías.
Ofréceme
la hoja
de tu cuerpo
para plasmar
mi locura.
Sálvame
del abismo
de las palabras.
Y dame
un lugar
donde caer
y de donde
empezar
a escribir otra vez.

 

Postulado sobre el amor

La única
forma
de probar
que el amor
existe,
es encontrándolo
entre dos personas
que se odian
y sólo saben
odiar.
Si el amor existe
debe colgar
entre cosa y cosa,
y no resultar
sólo
de dos cosas
cuando se juntan.
Simplemente existir,
a pesar
de la no-existencia.

 

 

Sin título

La poesía
es vapor.

Yo un poco
de frío.

Mis versos,
agua.

 

Sábado 31 de diciembre del 2005

Estás parado en la eternidad y no te das cuenta
Estás llorando tu mortalidad e ignoras que tu vida
es sólo una rendijilla a la oscuridad Cualquier camino
es el correcto y el camino es morir caminando
en dirección a lo incierto La muerte
está en frente de ti y la vida a los costados
Estás llorando tu mortalidad y la eternidad devora tu cuerpo
a la vez que lo salva de caer en el tiempo
Por eso la felicidad es el momento infinito que guardamos
como trofeo de humanidad ya que besamos
el viento y el recuerdo nos quedó como un dulce
interminable que cupo en nuestro bolsillo a pesar
de no caber

 

Lunes 29 de mayo del 2006

Un litro de agua no pertenece al balde o a la botella
donde está contenido Del cielo vengo y a la nube volveré
Quien se lleva el balde deja el agua
El agua que permanece en un balde no está callada
No es pecado dar de beber agua Se engaña
quien cuenta baldes y botellas De la nada vengo
y a la nada iré No importa dónde se encuentre
contenido un litro de agua Un balde con agua
es siempre agua derramada

 

Miércoles 4 de abril del 2012

Mis palabras asechan tu ausencia,
arañando la distancia,
rozando tus cabellos ensortijados.
Gusano blanco ascendiendo a la superficie,
abriendo los poros taponados,
rompiendo el día, asomando una nube.
Estoy debajo de esa lluvia.
Transito debajo sin paraguas,
haciendo las veces de ciénaga,
[levantando de vez en cuando estos vegetales.


Selección especial de “Clases de poesía”

Tercera clase:

Un poeta además de tener un talento debe ser una persona inteligente y aguda. Debe ver la realidad de manera incisiva y tener una propia filosofía de vida, de otro modo siempre escribirá cojudeces.

Sexta clase:

Nunca alcanzarás el reconocimiento anhelado. Y si lo consigues, esto probablemente te convierta en un idiota. Mejor limítate a escribir y publicar tu trabajo.

Séptima clase:

Estar en el mundillo literario no te hará escribir mejor.

Décima clase:

Si crees que lo que tú haces es bueno y nuevo, no lo digas. Solo compártelo. Es probable que nadie se dé cuenta; es probable que nadie lo valore. Esa será la razón de tu tristeza en el mundo. Pero a la vez tu alegría al saber que estás repartiendo ambrosía en lugar de sólo papeles como hacen otros.

Decimocuarta clase:

Para los poetas no hay feriados.

Decimoquinta clase:

Corregir, publicar; corregir, publicar; corregir, publicar…

Decimonovena clase:

Los seudopoetas o poetastros (como quieras llamarles) van a los recitales a emborracharse, hacer vida social y ligar. No te juntes con ellos que es pegajoso.

Vigesimocuarta clase:

Tu labor como escritor no se limita a escribir, sino también a intentar entender tu época.

Trigesimosegunda clase:

No necesitamos poetas que se autodenominen genios; ¡no necesitamos genios! Lo que necesitamos es un buen poema…un poema que nos salve el día y esta época.

Trigesimoséptima clase:

En poesía las imágenes nos remiten a distintos símbolos y significados que viven dentro de nosotros. Bendito el poeta que crea imágenes inexistentes para decirnos aquello que quiere significar.


Nota del redactor:

La oportunidad de dar a conocer la obra de diversos autores es la labor de todo ser humano entregado en vocación en favor al arte. La poesía de Óscar Perlado merece tener un mayor reconocimiento dada su labor, creatividad y profundidad. Por ello, con él, inauguramos esta entrega periódica de autores contemporáneos inéditos.

Próximamente seguiremos dando a conocer la poesía de más autores peruanos contemporáneos.

Escrito por Emilio Paz

Emilio Paz (Lima, 1990) Profesor de Filosofía y Religión, egresado de la Universidad Católica Sedes Sapientiae. Tiene publicados “Septiembre en el silencio” (Club de lectura poética, 2016), “Laberinto de versos” (La Tortuga Ecuestre, N°394, 2018) y "La balada de los desterrados" (Ángeles del Papel Editores, 2019). De igual manera, posee poemas y cuentos en publicaciones de Perú, México, Chile, España, Venezuela, Estados Unidos, Argentina, India, Ecuador, Rumanía y Costa Rica, habiendo sido traducido parte de sus poemas al rumano, inglés y al tamil. Ha ganado el “Mes de las Letras” (abril, 2017) de la Fundación Marco Antonio Corcuera y el IX Concurso internacional de poesía y cuento - Perú 2019 organizado por la revista "El Parnaso del Nuevo Mundo". También ha participado en diferentes recitales del Cuzco, Paracas y Lima; destacándose el XXI Festival de Poesía “Enero en la Palabra” (Cuzco, 2017), el 2do Festival de Poesía de Barranco (Lima, 2016), el V Festival Internacional Primavera Poética (Lima, 2017). Ha dictado el taller de lectura poética titulado “La vena de la inspiración” para el Centro de Estudiantes de Literatura - CELIT de la Facultad de Letras y Ciencias Humanas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y ha participado de diversos congresos de filosofía, siendo su línea de investigación la relación entre estética, poesía y educación. Actualmente dirige el blog “El Edén de la poesía” (https://edenpoetico.wordpress.com/).
A %d blogueros les gusta esto: