Escenas en la terraza una noche de verano

I
Que lindo es cuando el viento
mueve
las hojas de la enredadera
aquí en la terraza
una noche de verano.
Los ruidos de la obra
ya no están,
sólo el silencio.
Pienso en mi infancia
un puñal
en mi pecho y en mi sexo.

II
Me arrodillo ante la noche
de luciérnagas poderosas.
Mi infancia
que era como estas hojas,
quisiera meterme dentro
de esta enredadera,
reverdecer eternamente
sanar las heridas
relampaguear con la noche.

III
Cuando era niña
recuerdo que escribía
para no sentirme
tan sola.
Luchaba cada noche
contra el insomnio y
los terrores
Hoy sigo siendo esa niña
sin embargo
me cubre
una coraza de fuego.

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: