Un poema de Dariela Torres traducido al francés

Un poema de Dariela Torres, traducción por Stéphanie Brunot.

Trashumante

Je viens de Uxmal, de la montagne de la Fleur

et de mes jardins suspendus de Babylone,

du phare d´Alexandrie avec ses chants de louanges K´iche

et Misquito

Mes voix, toutes, proviennent de chaque lieu du monde où le mot poésie est prononcé, de chaque archipel et chaque cordillère.

Mon écho résonne dans les montagnes et les chaînes montagneuses, je suis un pas, dansant, je viens d´ici et de là-bas, des peuples miniers, des sorcières, des orfèvres. À ma naissance a surgit l´Aurore et un nouvel éveil de la tendresse.

Je cherche un endroit où rester, les rides creusant mes mains, je le cherche entre les pierres d´un quartier marginal.

On m´a formée avec l´eau de la rivière, on a posé sur ma langue l´araméen, le latin, le maya et le sanscrit.

On m´a formée de boue, et de fumée de tabac, afin d’unir et de transmuer les mots.

Toutes les langues mortes renaissent en mon esprit, mes ancêtres ont conjuré les phonèmes avant d’inventer le nom de la rose.

Ils ont créé le Nil de leurs propres mains pour y naufrager les nuits et ont donné forme aux constellations.

Je continue d´être l’une d’entre elles. Survivante. Et je marche.

 

Trashumante 

Vengo de Uxmal, de la montaña de La Flor

y mis jardines colgantes de Babilonia,

el faro de Alejandría, con cánticos K’iche’

y misquito.

Mis voces, todas; son de cada sitio del mundo en donde se pronuncia la palabra poesía, de cada archipiélago y cordillera.

Mi eco resuena en las montañas y las sierras, soy paso danzante, vengo de aquí y de allá, pueblos mineros, brujas, orfebres, con mi nacimiento surgió la aurora y un nuevo despertar de la ternura.

Busco un sitio para quedarme, con arrugas en las manos, lo busco, entre las piedras de un barrio marginal.

Me formaron con agua de río, pusieron en mi lengua arameo, latín, maya y sánscrito.

Me formaron del lodo, y de humo de tabaco, para unir y transmutar palabras.

Todas las lenguas muertas renacen en mi espíritu, mis ancestras pusieron el nombre de la rosa, no sin antes conjurar fonemas.

Crearon el Nilo con sus propias manos para el naufragio de las noches y dieron forma a las constelaciones.

Sigo siendo ellas. Sobreviviente y camino.

Escrito por Dariela Torres

Dariela Torres. 30 de octubre de 1995/ Tegucigalpa, Honduras. Poeta y editora estudia Letras, con orientación en Literatura, en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Taller poético con Pen internacional, en Honduras. Semana de talleres “Talking Doorsteps” Roundhouse, que se llevo a cabo en Londres. Participación y representación por Honduras en el 6to encuentro de poetas en cuba, Mayo de 2017. Participación en el evento ''POETAS DEL MUNDO EN VALLEJO'' En la Universidad Nacional Autónoma de México y Colegio de Ciencias y Humanidades. Participación en el ''SEMINARIO INTERNACIONAL DE LITERATURA'' 30 Edición de la Feria Universitaria del Libro. Universidad Nacional Autónoma de Hidalgo, México. "La colina donde florecen los cerezos" Una publicación de la Casa de Poeta Dolores Castro, Capulhuac, México. Seleccionada para el primer festival de poesía José María Heredia en Toluca, México. Forma parte de la antología de dicho festival en el que aparecen cien poetas de todo el mundo. Parte del 22 encuentro internacional de poetas en Zamora, Michoacán y el Festival internacional de poesía de la Habana 2018. Sus poemas han sido traducidos al italiano, catalán e inglés.
A %d blogueros les gusta esto: