La poeta presentó su antología, “Sin pelaje, sin sombra”, editada por Llantén.

Susana Villalba (Buenos Aires, 1956) no se presenta como poeta ni como escritora, sino como una dramaturga que sabe mantener en vilo al espectador. Es seguro que simpatiza con la improvisación, ya que parte de su acto consiste en bajar del escenario de un salto para quedar junto al público y, con cierta mueca de picardía, mostrar un objeto, -es amante de los objetos-: un huevo plateado que nos lleva a encontrarnos con versos inéditos de la autora recitados por personas del público elegidas al azar. Susana, a punto de presentar su antología poética Sin pelaje, sin sombra, editada por Llantén, de pronto abre el huevo y se descubren muchos rollitos de papel; comienza a moverse entre el público, y con tan solo estirar el brazo ofrece uno para leer en voz alta. Casas, ventanas, miradas, todo eso sale de los rollitos de papel. La autora, que siempre trató con sus poemas recrear el sonido de su infancia, hoy escucha el del público.

Susana Villalba no presenta su antología, ni la explica, ni la cuenta, sino que la vive al relatar las coyunturas sociales que utilizaba para escribir lo que le venía solo, un concepto, algo que llegaba desde más allá, que la atravesaba y la hacía sentarse a escribir en bares para, desde una vidriera, percibir afuera lo que sentía junto a ella.

Nos hace pasear por el rock de los 80’s y las fotografías de 2001, por “la fiesta que no era fiesta” de aquellos tiempos menemistas, entre otras épocas. Su obra expresa diversas facetas que su relato nos alcanza para hacernos saber que el mundo, hace un tiempo, también era injusto. Como en Matar a un animal (1997), donde el espectáculo de los medios de comunicación se había vuelto cotidiano  y el thriller una moda. “Piglia decía que, en épocas melancólicas, un asesino es el que muestra algún entusiasmo”, nos dice la autora para terminar de esbozar los retratos de aquella época en la que tomó casos de crímenes reales para escribir su libro. “En mi escritura hay siempre un espacio-tiempo que percibe una forma en que el arte debe discutirle a la época en sus términos”, explica la poeta en el prólogo de su antología.

Ahora escuchamos un dúo musical que canta rock de aquel entonces, en el que Susana deambulaba sin llegar a alguna parte para escribir Caminatas (1999), así como ahora deambula en sus pensamientos, mientras con su pie sigue el compás de la melodía y mira al piso como quien busca un recuerdo.

La obra de Villalba no es cómoda y conciliadora, atemporal, transmisible, sino que, como bien dice Hermeto Pascoal, es como debe ser la música: hija de su tiempo y de su tierra. Y ella, con empatía de artista y delicadeza de escritora, nos trae una antología que, como aquel huevo que abrió al iniciar el encuentro, nos llena de “palabras, reflexiones, intuiciones, imágenes, significaciones, correspondencias”.

Entonces me pregunto, ¿podremos hacernos eco del legado de Susana Villalba? ¿Ser los poetas de nuestro tiempo y dibujar en el retrato de estos años las opresiones padecidas?, ¿discutirle a esta época en sus mismos términos mientras buscamos construir y aportar belleza? ¿Y podremos, sin embargo, preservar algo atemporal y universal? ¿Logrará, como pregunta Susana Villalba, ese milagro que es el lenguaje, llegar alguna vez a una utopía?

Foto de portada por: Nadina Marquisio
Fotos de cobertura por:  Miguel Ángel Silva

Escrito por Victoria Zerdá

Victoria Zerdá (25) es escritora y nació en Arrecifes, Buenos Aires. Estudió periodismo y teatro, realizó cursos de producción y guión de TV y cine, y es redactora creativa de publicidad. En 2009 comenzó a publicar sus escritos en las redes y en 2011 creó su blog. Desde 2017 participa de talleres literarios y forma parte de ciclos de lectura como productora o invitada. En 2018 escribió y actuó su primer monólogo de teatro, y publicó tres poemas en la antología de Jóvenes Escritores del programa editorial Autor/ de Madrid, España, y un cuento en el libro Letras y cine de la antología del escritor Diego Paszkowski. En marzo publicó Algo que no cierra, su primer libro de poemas, con la Editorial Azul Francia, y en mayo uno de sus poemas fue seleccionado para participar de la Antología Poética de Sinergias Editorial, España. Forma parte de Mujeres en Publicidad (MEP), grupo horizontal que pertenece al movimiento Lean In Latam y aúna a mujeres y disidencias de la industria para promover la perspectiva de género; y YUKI Culture, comunidad de hacedores creativos sub 35.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s