4 poemas para denunciar los femicidios

Femicida es el Estado

Hace dos años
Lucía fue drogada
Violada
Asesinada
Y por tres hombres
Abandonada.

Su cuerpo fue violentado
Usado y descartado
Tras ser consumido
Por el patriarcado.

Después de muerta
Volvió a ser violada
Por la sociedad
Y por los medios
Que la culpabilizaron.

Que tenía piercings
Que fumaba faso
Y que sexo andaba buscando,
Que esta tragedia
Se pudo haber evitado,
De no haberse ido con ellos
Eso no le habría pasado.
Que donde estaba la madre
Cuando ella se andaba drogando
Que clase de valores
A esa niña le enseñaron.

Pero nadie cuestionó
A los hombres que la violaron,
A nadie le escandalizó
Que tres hombres adultos
Por la escuela
La pasaran buscando.
Que le dieran drogas
O que muriera en sus manos.

Hace un año
De nuevo la violaron
Cuando a uno de sus victimarios
Acusado de encubrimiento
Por la justicia
Fue beneficiado.
Un magistrado
Al servicio del patriarcado
Le otorgó
Arresto domiciliario.

Pero este año
De nuevo la violaron.
Tres misóginos
Llamados jueces
Decidieron,
Que a Lucía
No la violaron
Que hablar de violencia
Desigualdad
Y femicidio
Resultaba forzado.

Que a ella le gustaba el sexo
Que era fuerte
Y que alguien que le compró facturas
No la pudo haber matado.
Que todo fue consentido
Por ella deseado,
Y que esos hombres
Solo querían pasar el rato.

Que no ha pasado nada
Que tampoco es para tanto
Que el problema no es la muerta
Sino las drogas que encontraron.
Ochos años y una multa
Y todo queda arreglado.

Que sigan matando mujeres
Es la respuesta del Estado
Que sus vidas no valen nada
Ni las andan cobrando.

 
Año nuevo

20 de enero
Siguen aumentando
Las víctimas del patriarcado.

Brasil:
“Niños de azul y niñas de rosado”,
“Las feministas son feas”,
Ha dicho la ministra evangélica
De Bolsonaro.

Argentina:
Violaciones entre cinco
Para afirmar su mandato.
A una niña que violaron
El aborto le negaron,
Le hicieron una cesárea
Para “salvar”
Un feto no deseado.
14 femicidios
En lo que va de año.

Ecuador:
Una mujer de 35
Con tres amigos
Fue por unos tragos,
Por turnos la violaron,
Con palos y botellas
La sodomizaron.
A otra
En plena calle
la mataron.

España:
Violencia de género
Y violaciones cada rato,
Imitando a los que soltaron.
Para vox
Las denuncias son falsas
Hay que proteger
A los denunciados.

México:
Violaciones,
Desapariciones,
Alertas de género en 17 Estados,
Pero según los diputados
Nada de eso es para tanto,
El huachicoleo y la corrupción
Eso sí debe preocuparnos.

Colombia:
Saliendo de su trabajo
A una mujer la secuestraron
A puñaladas la mataron.
A un palo con púas
Desnuda la amarraron,
Le fracturaron las piernas,
Los ojos se los sacaron,
Y uno de sus senos
También se lo amputaron,
Sus asesinos siguen sueltos
Porque no fue un atentado.

 
**
Cuando a una mujer la matan
El mensaje es para todas
El patriarcado sigue vivo
Y el Estado lo perdona.

 
Justicia para Fátima

Fátima
La mexicana,
Volviendo del colegio
Por tres hombres
Fue violada,
Torturada,
Destrozada.

Desaparecida
Por su familia fue buscada,
A las dos horas
Por su mamá fue encontrada,
muerta en una zanja
enterrada bajo una llanta,
con su cara cortada,
sin un ojo,
con sus dientes partidos,
y degollada.

Por diversión o por sadismo
Más de noventa veces fue apuñalada,
Y con tres rocas
Por sus asesinos
Fue rematada.

Otra vida perdida,
Una familia desplazada.
El feminicidio sigue impune
En un Estado cómplice
Con la “justicia” viciada.

Escrito por Esther Pineda G.

(Caracas, 1985) Socióloga (2010), Magíster Scientiarum en Estudios de la Mujer (2013), Doctora en Ciencias Sociales (2015) y Postdoctora en Ciencias Sociales (2017) egresada de la Universidad Central de Venezuela. Consultora, conferencista y escritora en los temas de igualdad de género y discriminación racial.
A %d blogueros les gusta esto: