Ni el olor ni el porte

Ni el olor ni el porte

No coinciden los recuerdos
ni  el olor
ni  el porte
de la paloma solo cabe aquí dentro
su pecho desollado

porque antes de salir
ahí estaba la promesa
casi             futura
y hoy es un algodón de azúcar
que resbaló por un escalón incipiente
:                un calcetín de neonato

no coincide en nada el recuerdo
y con cada océano tupido
más pecho de paloma

qué fue?
hay hacia donde correr a derramarnos?
si ese tegumento finísimo
si esa fibra apenas porosa
filtra el aliento
como si alguien nos absorbiera
al final del túnel

 

Escrito por Salenka Chinchin

(Quito, 1998)
A %d blogueros les gusta esto: