Accidente

El celeste

siempre me pareció

un color horrible

es igual a esas impresiones

desagradables, imborrables

es la marca que dejó

el primer ahogo,

cuando el verano se oscureció

y nos aturdió

como mil bocinas

sonando al mismo tiempo.

Imagino los últimos atisbos

del cielo

entre manotazos y patadas.

Soy el que espera

llenar de sentido

lo absurdo,

explicar la violencia

de ese día

en que nadie nos miraba.

La vida dentro

de la panza

de mi madre,

es un lugar que no recuerdo

y a la vez,

es el único

al que quiero volver.

Escrito por Paulina Fernández Fiscella

Pampeana en Córdoba. Estudiante de Letras Modernas (FFyH, UNC), correctora y escritora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: