“Dibujando, eso es lo que yo hago”

Cada vez que la visito a su casa, tiene diez cuadros nuevos, menos lápices para dibujar y más ganas de encontrar el motivo ideal para pintarlo. En su sillón naranja en medio de la sala, se sienta día y noche a crear con sus manos. Cuando le pregunto cómo está, me responde: “dibujando, eso es lo que yo hago”. A ella están dedicadas estas palabras.
___________________________________________________________________________________________

La piel se arruga,
se llena de arena,
de viento y de espuma,
como el agua costera,
vaivén eterno es su vida. 

Así es ella también,
constante,
pero siempre diferente.
Cada vez se ve más viejita
y yo la admiro
como mujer trágica que ha sido,
como mujer marina
que es ahora. 

Se va a ir algún día,
-como se van las olas
con el soplido del aire-
para seguir dibujando con las nubes
cuadros de casitas lejanas,
rostros de mujeres
-casi todas gitanas-,
celebridades del periódico
y toda imagen que
por sus manos se asome. 

Cada vez la noto
más viejita,
más parecida al mar,
mientras los trazos de su cuaderno
parecen más fuertes que nunca,
como si la vida se le fuera en la tinta
y la pintura. 

Se va a ir algún día,
cuando las arrugas ya no la dejen ver
la línea de sus lápices
y el agua la llame de vuelta,
para reunirse con miles de sirenas,
retratos vivientes
de su fantasiosa mente.  

Escrito por Mónica Alvarado Barzuna

Mónica Alvarado Barzuna. Nací en San José, Costa Rica en 1998. Curso el Bachillerato en Danza de la Universidad Nacional de Costa Rica. Publicaciones: Antología de poesía joven costarricense, Casa de Poesía, 2016. "...Palabras del poema no las decimos nunca, el poema nos dice" - Palabras en forma de tolvanera, Octavio Paz.
A %d blogueros les gusta esto: