Los matices de poesía conversacional en «Agonía de la mirada» de Ana Torres Licón

En 1992 Ernesto Cardenal publica El Canto Cósmico obra que fue sujeta a una fuerte pugna crítica. Por un lado Juan Malpartida hace una crítica hacia el estilo y temática que aborda Cardenal en su obra. Por otro lado José María Velarde y Paul Bergeson Jr. se quedan atónitos con El Canto Cósmico de Cardenal. (Revista Proceso, 1994)

Anterior a esta publicación, Ernesto Cardenal bautiza al estilo de su poesía como “Exteriorismo”, el cual anula elementos líricos barrocos y los remplaza por poesía objetiva, con elementos anecdóticos extraídos de la vida misma, es lo que él llama “poesía impura”.

El “Exteriorismo”, es un término creado a mediados de los cincuenta por José Coronel Urtecho y Ernesto Cardenal para llamar de algún modo a una tendencia estilística que caracteriza la expresión personal y la presencia de registros coloquiales de lengua dentro de la poesía. De esta manera nace la estilística de la “poesía conversacional” en donde hay una redefinición entre la relación de la prosa y el verso; una rebelión ante el canon poético mediante un verso no medido, más extenso y narrativo.

Así mismo la poetisa Ana Torres Licón en 2019 publica Agonía de la mirada editado en El Salvador, bajo el sello editorial La Chifurnia. Una obra poética que consta de una veintena de textos y trata temas desde la contemplación de la vida y la belleza hasta temas oscuros como el luto y la desolación.

A lo largo de la obra Torres Licón utiliza recursos similares al llamado “Exteriorismo”; mezcla elementos de la cotidianidad y los encapsula dentro de instantes líricos. El estilo de la autora, pertenece a una tradición literaria en la que se utiliza la experimentación verbal y un afán de belleza en el fondo y la forma. Lejos de ser barroca la obra tiene un lenguaje práctico, sin embargo aborda temas complejos como el paso del tiempo, la vida misma y la demencia, entre otros.

Como ya mencioné la obra de Torres Licón fue edificada alrededor de varios matices temáticos y posee un hilo conductor: el estado contemplativo y el idealismo. La poesía contemporánea se caracteriza por un tono confesional y es muy aparente en este texto, por ejemplo en Envidia:

“No sé. Solo me llega este celo

por las pestañas que reposan

en tus ojos…” (Torres Licón, P. 5)

En cuanto a la composición retórica y rítmica, en algunas piezas la autora recurre a rimas tópicas durante la mayor parte del poema, otros versos parecen no tener rima aparente. Sin embargo, el ritmo y el juego de palabras hacen que los textos sean melódicos. El poemario contiene muchas posibilidades de lecturas que marcan diferentes épocas y/o lapsos de la vida.

En el poema Mujer, la voz poética hace un balance del paso del tiempo. En un verso, la autora utiliza las letras como recurso para hacer transcurrir el tiempo bajo los ojos del lector@ y así conforme a las estaciones se van presentando también las diferentes facetas de la vida de una mujer:

“Mujer de invierno,

debatiéndose entre la nostalgia,

y la melancólica noche,

que se vuelve oscura y fría;

valiente, que resiste el gélido

temporal adverso, y avante

continúa esperando,

que la madre tierra,

prosiga su danza,

su eterna ronda,…”(Torres Licón, P. 23)

Quizá su labor de educadora haya influido en la conformación de las figuras retóricas y el uso de aliteraciones para tratar temas como la civilidad. En el texto Modales en la Mesa, hace sentir que el/la lector@ se adentre a una “dictadura” que la voz poética impone, pero más allá de sentirse encarcelad@ el/la lector@ sonríe y comulga con el tributo al que es sometid@.

“Si la vida fuera una mesa,

pediría que fuese redonda,

que los poderosos no recargaran

los codos sobre el tablero,…” (Torres Licón, P.  17)

La mayor parte del contenido de este poemario se encuentra entre líneas, tiene un ejercicio constante de desdoblamiento, y una búsqueda de acercamiento hacia el/la lector@. En algunos poemas predomina un tono melancólico y en otros se puede observar un proceso de sanación. Así pues el poemario tiene un matiz surrealista producto de una sintaxis arriesgada.

Personalmente me agradó el poemario ya que en todos los poemas evoca sentimientos que reflejan un dolor profundo, un grito de clemencia, una búsqueda de respuestas, un cambio de actitud, todo esto con una atención exacta hacia la armonía de palabras.

Los poemas de Torres quizás simbolizan alguna experiencia personal de la poetisa, pero el/la lector@ como interlocutor@ se ve obligad@, desde su lente vivencial a producir su propia exégesis. Los poemas abordan varios temas de la cotidianidad y el mundo a su vez se convierte en un comentario, un reflejo de la voz poética. Recomendable, sin duda alguna “Agonía de la mirada” una colección de poesía  para alguien que desee perderse dentro del universo que representa este género literario.

71687498_2475851365801309_430294197652684800_o

Bibliografía

https://www.proceso.com.mx/164408/el-canto-cosmico-de-cardenal

http://www.cecies.org/articulo.asp?id=602

Torres Licón, Ana. Agonía de la mirada. El Salvador: La Chifurnia, 2019. Print.

Escrito por Mikail Delacroix

(Las Cruces Nuevo México, EUA) Vive en la frontera entre México y Estados Unidos, es miembro del taller literario (Pisca a las 6:30) Colaborador de la revista Arenas Blancas de la Universidad Estatal de Nuevo México. En el 2013, publicó el libro de micro-ficción Memorias de un Camaleón. Su trabajo aparece en diferentes revistas literarias y en antologías como: "Al este del Arcoíris"(New Jersey, 2011) Cursó la Licenciatura en Estudios Chicanos y Maestría en Literatura Hispanoamericana en la Universidad Estatal de Nuevo México.
A %d blogueros les gusta esto: