Agustín Guambo:«1999 marca una transformación emocional del ecuatoriano que poco a poco va conociendo la solidaridad y la locura»

En esta ocasión, tuve la oportunidad de entrevistar al poeta ecuatoriano, Agustín Guambo, acerca de su nuevo poemario “Cuando fuimos punks” editado por Kikuyo Editorial y Todos tus crímenes quedarán impunes (2019). Esto fue lo que nos dijo:

El poemario abre con dos epígrafes. El epígrafe de Roberto Bolaño hace referencia a estos jóvenes caníbales con urgencia de comérselo todo. ¿Qué representa para ti esta simbología del canibalismo?
Somos una sociedad kaníbal, ante todo, devoramos todo sin asco. Creo en el kanibalismo como otra memoria ética digna de practicar, un acto de amor contra el olvido. Los ángeles también envejecen, sin duda…

El primer poema es una plegaria a Gary Snider y al leerlo sentí las reminiscencias de esta generación beat entre sus versos. ¿Qué tanto influyó en tu proceso de escritura este referente?
Lo anecdótico de este poema es que siendo el primero, fue el último en escribirse. Pensaba en Gary como una suerte de abuelo al que le hablo antes de iniciar el sendero de la vejez. Gary, al igual que Bob Kaufman fueron los lado b de los beats, los santos marginados de ese cielo; esa marginalidad les permitió embestir otros espacios de la poesía y eso es lo que buscaba en este libro, acercarme, lo más posible, a un libro acción a una poesía vital, que el libro contenga ese espíritu melancólico de los autoexiliados, que sin duda son los más valientes. Si algo nos enseñó lo beats fue el carpe diem en tonalidades vibrantes y, a veces, desquiciadas y a trabajar la poesía como un espacio lúdico y vital.

El poema que da nombre a este libro ” Cuando éramos punks” empieza haciendo referencia al verano del 99 y cada tanto se repite esta frase entre sus versos, ¿Qué pasó en el verano del 99?
Este año marca el fin de los noventa, y el inicio de uno de los procesos históricos despreciables de nuestra historia, la dolarización. Y no hablo desde términos económicos, solamente, sino, ante todo sociales, y emocionales en el país. El feriado bancario de 1999, en el gobierno de Mahuad, solo fue el inicio de una guerra abiertamente declarada en contra de los sectores más empobrecidos del país.Miles de personas, migraron, después de ver a los bancos quebrar junto a sus sueños y familias. 1999 marca una transformación emocional del ecuatoriano que poco a poco va conociendo la solidaridad y la locura.

Así mismo, en este poema es evidente la suerte de protesta, nostalgia, resignación y etc., que surge entre sus versos. ¿Consideras que aún el punk sigue siendo ese género que explotaba rebeldía o que esta esencia se ha decantado por algo más superficial?
No podría tener una visión clara de esto, estando alejado uno pierde también el foco crítico. Quisiera pensar que sí, que aún conserva ese lado de honestidad y coherencia que brinda la rebeldía.

También, cuando leí este poema lo relacioné inmediatamente con las protestas que ocurrieron en nuestro país en octubre del 2019, ¿Consideras que la poesía está obligada a tener un carácter social?
En octubre no hubo ningún manifiesto o carta de apoyo por parte de los escritores; eso debe decir mucho de lo que ahora se considera carácter social para ellos. La poesía creo que se encuentra obligada a otros sentires; el poeta quizás si está obligado socialmente, pero no en mayor medida que un profesor, un zapatero o un policía.

Así mismo en estos poemas se habla de la niñez desde un sentimiento de frustración (tal vez?) ¿Consideras que la niñez puede ser una etapa de inocencia en países subdesarrollados como el nuestro?
La niñez es una etapa nefanda en cualquier país del mundo; pero, parafraseando al maestro Hinostroza: No es lo mismo ser un niño andino llucho que un griego desnudo. Obviamente las condiciones socioeconómicas influyen de maneras afrentosas en nuestros cuerpos y en nuestros deseos. Actualmente considero que la inocencia se aprecia más en la vejez. Nosotros somos los niñxs de la posguerra…

También hablas de la amistad, ¿Qué tan necesario es tener amigos para un artista?

Para cualquier humano es vital. La amistad da alivio al paso del tiempo.

El poemario cierra con el verso ” que alguien venga y rece por nuestros corazones”. Me da la impresión que si bien es un libro de denuncia y hasta en cierto sentido confesional, por el tono triste y de remembranza, también es un grito que busca ayuda, y hasta cierto punto purgar una culpa…
Lo menos que podemos esperar es compasión después de todo el dolor que la modernidad, la democracia y sus falsas promesas nos va dejando. Ese verso que es una sentencia debo advertir no me pertenece, es un easteregg.

Este libro es una colaboración entre dos editoriales, además de ser un libro objeto, coméntanos. ¿Qué es un libro objeto? ¿Cómo surgió este proyecto?
Un libro objeto busca como resultado que el libro tenga una libre expresión de técnicas que permitan que el libro encuentre otras formas de dialogar con el lector-observador. Trata sin duda de amoldar el sentir del libro en algo palpable visualmente hablando. Cuando fuimos punks es un libro que busca ser un casete, tiene la presencia estética del punk. Esta idea nace en mí pero es pulida brutal y pacientemente por Sixto Machado, editor de Kikuyo. Sixto ha puesto mucha complicidad para crear este libro junto a Rapiña y Sad, los dos ilustradores del libro.

En qué se diferencia o se asemeja este poemario a los anteriores
Las búsquedas son distintas en cada libro. En este siento que mi voz es más urbana y mestiza. En este libro me siento como Ali en 1974 contra Joe Frazier.

¿Algún mensaje para tus lectores kaníbales?
El FMI es el demonio!

Finalmente, coméntanos en qué proyectos estás trabajando actualmente.
Por ahora enfocado en terminar la gira del libro. Si todo marcha bien espero poder este mismo año estar lanzando un proyecto que tengo represado varios años y espero se concrete por fin.

Escrito por Sara Montaño Escobar

Sara Montaño Escobar (Loja-Ecuador, 1989). Licenciada en psicología general. Sus poemas se encuentran en revistas de Ecuador, México, Venezuela, Argentina, Colombia y España. Parte de la Antología de poesía y relatos publicada por el Municipio de Loja (2017). Relato publicado en libro cartonero “Pasaporte”, un proyecto que corresponde a tres editoriales cartoneras: Dadaif Cartonera (Ecuador), Cossete Cartonera (Francia-Brasil) y Pirata Cartonera (Ecuador-Salvador). Publicó la plaquette Génesis de ausencia (Vis-k-cha, Editorial independiente, Loja- Ecuador, 2017).
A %d blogueros les gusta esto: