Todavía febrero

Amarilla después de la lluvia
todavía febrero
tengo pegado a los pies el desajuste de todo paso voluntario
y aunque está húmedo en la lengua el himno que me hice para la desilusión
no me lo digo:

          Si  solo ves a futuro tu pecho hervido en su momento preciso
          fiel al vapor al grito y al olvido de toda tristeza
          afina bien esa promesa que te gotea espesa y descuidada
          porque todo lo que hoy haz visto sugiere 
         que de existir
         tu pecho hervido está en su momento preciso     (como el de ellos)
         y estará en su momento preciso mañana

 

Escrito por Salenka Chinchin

(Ecuador, 1998) Ha participado como co editora y autora en publicaciones de poesía independiente y en revistas internacionales como Espora (México), Matapalo (Ecuador), Low Fi Ardentía (Puerto Rico-Nueva York) y Liberoamerica. Vive y trabaja en Quito
A %d blogueros les gusta esto: