Antología de poemas de amor:«Te pienso a la orilla de mi tímido corazón»

La presente antología de poemas de amor reúne a distintas voces de autores de Latinoamérica, quienes a través de sus escritos nos hablan de la ausencia, del amor romántico, de la calma de la espera, de la herida materna, de rupturas que se quedan congeladas en un screenshot. Los invito a leer estas letras, en estos tiempos de crisis, cuarentena, donde lo único que puede salvarnos es el amor y el arte…


XVII
Daniela Gaitán (Colombia)
Te pienso a la orilla
del tímido corazón,
podría decir cómo
me siento cuando
la voz de mamá
está tan lejos y mis
piernas tiemblan de
seguir tu camino.
al fin un sereno retrato
aparece circulando
tibiamente, más allá
de la mesita y los
taburetes. ahí está
todo lo que deseo,
ahí está el cuerpo
flácido de mamá
y su latido enérgico,
ahí el animal inquieto
desaparece con la
distancia.


LA LLUVIA DESLAVA

Sandy Vallejo (Ecuador)

¿Tiras la piedra y escondes la mano?
Yo escondo tu huella púrpura
entre el reflejo de dos manos
abrazadas en la banca de un parque.

La lluvia te deslava
en mi invierno.

¿Mi dolor es el génesis de tu risa?
Guardas tu mano en el tablón
más ancho de mi falda
r- e- s- q- u- e- b- r- a- j- a- d- a
Desprendo hilos rojos
proveniente de tus dedos,
irrumpieron
en mi corroído pecho.

Dime:
¿Dónde aprendiste que invadir el cuerpo ajeno
es un acto de amor?


PUNTOS SUSPENSIVOS

Johanna Jiménez (Ecuador)

Seleccionar
Eliminar
Así fue como te saqué de mi vida
Y mientras la pantalla decía: Eliminando

Yo pronuncié muy bajito:
-Cuídate amor mío…
E Hice una captura de
nuestra última conversación

COLLAGE 1
Sandy Vallejo (Ecuador)

 

CUESTIÓN DE PIEL

Fátima Alcaraz (Argentina)

Había noches en las que la distancia solo era mirar como se encendía la luz en el celular para saberte del otro lado, para sentirte enganchado a las mismas manos, que solo eran mías, pero que caminaban por cada rincón de piel desnuda que vestía mi cuerpo. La distancia era el fuego que viajaba en las venas y se volvía infinitamente más constante y agitado, y más de dos en uno.

La distancia eran los besos de boca pintada que adornaban mi costado más sensible al tacto. Eran besos de papel que hacían de salvavidas para los momentos de deseo y ausencia. Porque entre tantos kilómetros de este meridiano al tuyo no existían tantas preguntas como las que nos hacíamos sin decirlas. Sin embargo no había duda en el instante de desnudar el alma cada vez que apretaba el “enviar” titilante de una pantalla.

Había noches tristes cuando la luz verde no aparecía y otra vez el mundo se hacía un poco más hostil que de costumbre, los fantasmas comenzaban a seducir mis oídos y de zarpazo llegaba tu amor a rescatarme de esas garras. Y estábamos cerca de nuevo, estábamos frente a frente a miles de kilómetros, frente a frente fundiendo la mirada pixelada y nos conformábamos. Y de nuevo tus manos me agarraban la cintura y acto seguido éramos uno en tiempos distintos, conjugandonos entre dos mundos paralelos y atravesándonos por completo. La distancia era ínfima a la hora de confesarnos, era solo un mal sueño, un error de cálculo.

Esta noche son tus manos y las mías las que se descubren por primera vez, son tus lunares los que cuento para desterrar el insomnio. En esta noche, en la misma cama, en la misma habitación y bajo el mismo techo el fuego en las venas finalmente nos ha consumado.


CONFESIÓN DEL CARNERO

Andrés Moz (El Salvador)

Ya mucho antes de tener manos
yo tocaba tu cuerpo.
¿Cómo olvidar que la quietud ha tenido otras formas
& ha pesado en mis huesos tanto como el naufragio?
Antes de tu lenguaje
sólo hambre, lágrimas & pellejos,
cuerpos desnudos en la noche desnuda,
insomnios temibles para evadir la orfandad,
pequeños calabozos absurdos
hechos para encerrar falsas tempestades.
Yo deseo de tu tristeza todo lo que pueda entregarme:
este pacto invisible que llevamos en la carne,
esta soledad que se confunde con las mías,
esta raíz violenta incapaz de permitir el tedio,
esta necesidad
de llegar al amor con las piernas rotas.


AMÉMONOS

Mariana Falconí (Ecuador)

Es temprano todavia,
voy a explorar
el oceano infinito
de tu cuerpo
a perderme en el abismo
de tus ojos
envolverme en la tibieza
de la piel,
embriagarme con el vino
de tus besos.
No te preocupes por el tiempo
se ha convertido en nuestro co’mplice,
no escuches los sonidos
que cantan por los rincones,
solo existimos tu y yo,
nadie mas habita esta historia,
¡Solo tu y yo en el instante!

COLLAGE 2
Daniela Gaitán (Colombia)

 

DIVAGACIÓN DEL PODER DE UNA CARICIA

José. N. Méndez (México)

(Para Verónica Leticia Herrera)
Como se mece la catarina sobre la gota de rocío,
es tu fuego dactilar
en el descuido de mi barba,
háblame del tiempo, querida,
de tu larga faena
en la que miras la degradación,
al hermano contra el hermano,
y a los cobardes regurgitar todo lo que no lograron
sostener con sus palabras.
Pienso en tus alas que no crees suficientemente fuertes,
en el encanto de tu risa,
en las albas acumuladas en tu rostro
y creo que
la sola pronunciación de tu nombre
taladra los pesares adheridos al alma
y en esas mismas alas
mis llantos son un mito en el que no cree tu caricia.


ENAMORADOS

Edward Contreras (Chile)

Arde, arde, mi amor por ti arde y se hace fecundo en tus brazos. Mientras me flechas el horizonte se encandila con la golondrina que sueltas enamorada. Mujer, vacías todas las cosas, me llenas con tu alma, que galopa al caer la tarde. Cae, cae, como la débil gota del rocío. Caen y sacian mi sed. Y tus labios de frutos varios, multiplican veranos en cada beso. Te recorro cada milímetro, enamorado, fundimos el cacao, bebemos de lo divino. Dejamos en cada rincón estelas invisibles que también arden. Vuela, vuela, el alma de cada beso vuela por tu hombro, morena eres mía de todas las maneras. Sobrevuelo tu espalda y eres de mis manos. Soy de tu suspiro, de tu cantar, y el agua que sacia tu sed.


CUANDO EL VIENTO NOS HABLA

Miriam Mancini (Argentina)

Dedicado a E.C.
Enormidad donde naufragan las piedras silentes de dolores añejos
Nado contra la corriente de la distancia y el tiempo
Es la intensidad la que demarca la bravura del sueño
Has dicho que estás hecho a la medida de una textura indistinguible
Es el fuego el que tiñe en la sangre las llamaradas de lo eterno
Hundirme en las aguas verde azuladas de tu calma y tu sosiego
Cuando se acerca la noche, como pájaro preso, es algo que quiero
He visto formatearse a los temores y los miedos
He plantado semillas en el asfalto ciego
Y en la tierra abrirse camino a la palabra
fecunda
Apostando al asombro de los ojos negros
Cuando se acerca el día, como un milagro sin nombre, es algo que quiero
sentir tu voz entre todas las voces
Pretensiones de los dioses, el símbolo primero
Quieréme como se quiere al rocío sobre el pétalo
Despiértame a la vida, de los que libramos sin ostentación ni viles juegos,
las batallas ganadas a las huestes de lo pétreo.

COLLAGE 3
Sandy Vallejo (Ecuador)

3/4

Paula Barouh (Chile)

Nuestra historia
no es de amor…
…es de miradas.
Escabullidas en ¾ mientras todos
repiten pavadas.
Nuestra historia,
de teclas y melodías,
son ojos a escondidas
que de a poco se encuentran.
Que subsisten en la secreta agonía
de nuestras horas contadas.


JAURÍA

Agustín Viscayno (México)

La sensación de amor
es igual a sentirse
perseguido por un lobo.
Sientes que vas a ser devorado
pero a la vez, tienes que mantener
la misma adrenalina para cazar.
Al final, el resultado es el mismo
acabamos aullando a la luna
buscando alguna explicación.


ME UNO

Yankilé Hidalgo (Cuba)

Me uno a los amantes que ya no duermen
O a los que se ocultan tras las puertas de sus casas para rendirse.
Me uno a las fatídicas promesas de hombres y mujeres echados sobre la hierba esperando mejores prisiones.
Me uno al soporte absurdo de guardarlo todo, de no decir nada, de escapar del amor y sus ponzoñas.
Me uno al que huye, rota la espalda y el pecho para
no amar más,
No amar nunca más
Si en eso se nos va la vida, la muerte y el tiempo.


PARA ALGUIEN ESCRIBO

Eli Terán Rojas (Ecuador)

Ese ser lee y acaricia mis palabras
antes de tomar el periódico de cada mañana
se esconde
me vigila
imagina mi voz
tal vez me retrata en su lienzo
con mi vestido blanco y boina azul
jugando con la brisa
en medio de un trigal
O quizás en su boca
soy el aliento de su existencia
y me besa…en cada verso que lee
me besa y reversa.

COLLAGE 4
Daniela Gaitán (Colombia)

TÚ, MI VICIO TODOS LOS DÍAS

José Vásquez (Ecuador)

El amor nicotina que respiras
como su cuerpo es la colilla
y las cenizas la pasión consumida
de una noche fría
donde con tus dedos recorres mi piel frágil
no soy mentolado
por que no soy suave con tus besos
soy una nicotina extra fuerte
porque te envicio en cada pitada
y deseas más de mí.


AMOR

María José Cueva Cueva (Ecuador)

Adorable sentimiento que acontece,
colmando el existir de magia e ilusión,
cálido beso y caricia que engrandece,
a un corazón en ilustre elevación.
Puede ser tan grande y noble,
que a nuestra vida figura bendición,
solícito, diáfano e indestructible,
cubre el alma en eterna emoción.
Es tu porte majestuoso al tenerte,
que nos permite tan lejos volar,
tanta dicha es poder gozarte
y contigo siempre poder soñar.
Es tu antología única y excelsa,
esencia misma de la vida al existir,
mueves al mundo con tu timón y fuerza,
haces que todos por ti anhelemos vivir.


HOY

María Dolores Vásquez (Ecuador)

Hoy me di cuenta
que ya no te quiero,
me cansé de ser tu sombra,
de entregarme a un ser vacío
Ya no quiero sentir tus labios fríos
ni tus manos que torpemente acarician.
Hoy empezaré a vivir
sin cadenas de recuerdos que me aten a ti,
dejaré enterradas en el pasado
tus mentiras y tu verdad.
Hoy recobré mi dignidad,
volveré a soñar, volar y amar.
Hoy he vuelto a ser mujer
y no una sombra de tu querer.

COLLAGE 5
Sandy Vallejo (Ecuador)

 

PERO LLEGASTE TÚ

Jorge Jaramillo (Ecuador)

De pronto llegas Tú a mi vida
Como llegan las grandes cosas
Sin sospecharlo a mi existencia adormecida
La vas llenando de tantas rosas.
Con tu sonrisa vas pintando
Todos mis días grises y pesados
De a poco vas resucitando
Todos mis sueños sepultados.
Entonces estaba olvidado
De las cosas, de mí mismo…
Amarrado a un ruin pasado,
Preso completo en un abismo…
Esclavo eterno de un silencio profundo
Se esfumaba en mis ojos la alegría…
Se apagaba la esperanza de un nuevo mundo,
La dicha que incauto soñé un día.
Pero llegaste Tú, a pintar con tus colores
Mi incoloro y tenue cotidiano vivir…
Destierras las penas, siembras flores
En mi alma, que empieza a resurgir.
Apareces en mi vida como un nuevo viento
Tornas en nada mis más gigantes miedos
Eres agua fresca, la miel, el alimento
Que descubro al explorar tus dulces viñedos.
Voy cerrando de mis recuerdos tristes el baúl
El silente león como antaño vuelve a rugir
Y surco victorioso cual fénix tu cielo azul
Dios a través de Ti, del polvo me hace surgir.
Del libro HUIDA NECESARIA


TOP SECRET

Luis Enrique Mora (Ecuador)

Y fue su corazón el que le dio todas las respuestas. Sus manos habían sido las plumas de donde salían tan hermosas palabras. Y de sus ojos la luz con que Dios encendía todos los días.
Eso fue. Eso será. Y será secreto.

Escrito por Sara Montaño Escobar

Sara Montaño Escobar (Loja-Ecuador, 1989). Licenciada en psicología general. Sus poemas se encuentran en revistas de Ecuador, México, Venezuela, Argentina, Colombia y España. Parte de la Antología de poesía y relatos publicada por el Municipio de Loja (2017). Relato publicado en libro cartonero “Pasaporte”, un proyecto que corresponde a tres editoriales cartoneras: Dadaif Cartonera (Ecuador), Cossete Cartonera (Francia-Brasil) y Pirata Cartonera (Ecuador-Salvador). Publicó la plaquette Génesis de ausencia (Vis-k-cha, Editorial independiente, Loja- Ecuador, 2017).
A %d blogueros les gusta esto: