Damiana De Gennaro: «Quisiera que mis poemas para ti tuvieran el olor amarillo de los narcisos»

Hace un año, en mi visita a Nápoles, conocí  a una joven poeta que parece pertenecer a la tierra donde se honran los cerezos en flor. Sus ojos contemplan la naturaleza y el amor con la sabiduría del pueblo japonés. Tal vez por ello es una apasionada de su lenguaje y de sus costumbres.

Damiana escribe con pasión. Sus poemas hablan de esa chica italiana que vive en Japón y que a diario se asoma al mundo con el alma desnuda. Huele el aire, lo moldea a su antojo y de sus manos caen los versos como la lluvia de pétalos de la sakura.

Presento una selección de poemas del libro Aspettare la rugiada (Rafaelli editore, 2017) acompañados de mi traducción al español.

*

ho disegnato dentro l’aria
le linee strette del suo volto
per parlarle anche quando
non ho nulla da dire –

mi sono disegnata
tra le curve delle braccia,
nell’equilibrio che precede
la cascata delle scale…

ma quando poi sono caduta
ogni linea è scolorita –
si è cancellata pure l’aria.

he dibujado en el aire
las líneas estrechas de su rostro
para hablarle a ella incluso cuando
no tengo nada que decir–

me he dibujado
entre las curvas de los brazos,
en el equilibrio que precede
la cascada de las escaleras…

pero luego cuando me he caído
cada línea se ha desteñido–
se ha borrado también el aire.

*

stanotte eravamo cadute
nel mare, troppo più grande:
mi sorridevi, non potevamo salire
alla superficie delle cose vere

affondavi le dita, le tue
nel mio seno, eravamo
intreccio di gambe, capelli
contro lo scuro del mare
troppo più grande di noi –

le balene manterranno il segreto:
anche loro, sorriso di donne
contro lo scuro delle cose vere.

esta noche habíamos caído
en el mar, demasiado grande:
me sonreías, no podíamos salir
a la superficie de las cosas reales

hundías tus dedos, los tuyos
en mi seno, estábamos
entrelazando las piernas, cabellos
contra la oscuridad del mar
mucho más grande que nosotras–

las ballenas guardarán el secreto:
ellas también, sonrisa de mujeres
contra la oscuridad de las cosas reales.

*

vorrei che le mie poesie per te
avessero l’odore giallo dei narcisi
la geometria della camelia
e le labbra sempre rosse delle rose

ma nelle mani è rimasta la lotta
di una spina: uno stelo strappato
contro il bene.

Quisiera que mis poemas para ti
tuvieran el olor amarillo de los narcisos
la geometría de la camelia
y los labios siempre rojos de las rosas

pero en las manos permanece la batalla
de una espina: un tallo arrancado
en contra del bien.

*

stasera ci incontravamo per caso
in un supermercato
facevamo insieme la spesa,
dentro la notte –

ma tutte le strade erano chiuse
e sedevamo a parlare su un muro
dove la bouganvillea allunga le braccia
fino ad avvolgere i fianchi alle stelle –

ventinove chilometri in anni
si piegavano subito
ad un nudo oscillare nudo di piedi:
sopra quel muro.

Esta tarde nos encontrábamos por casualidad
en un supermercado
hacíamos el mercado en compañía
entrada la noche–

pero todas las calles estaban cerradas
y nos sentábamos a hablar sobre un muro
donde los buganviles extienden sus brazos
hasta envolver las caderas a las estrellas–

veintinueve kilómetros en años
se explicaban de inmediato
en un desnudo balanceo de pies descalzos
sobre aquel muro.

*

vorrei fiorirti fra le labbra
disordinatamente –
come sanno fare i gigli
all’incurvarsi di settembre…

se poi tu, stanca di me,
strappassi il gambo
sarei pioggia per cadere
tra le foglie già ingiallite:

brillare su di loro
come un ultimo sorriso:
il più bello dell’estate.

me gustaría florecer entre tus labios
desordenadamente–
como saben hacer los lirios
cuando septiembre se dobla…

si después tú, cansada de mí
arrancaras el tallo
seré lluvia a punto de caer
entre las hojas ya amarillentas:

brillar sobre ellas
como una última sonrisa:
la más bella del verano.

20200417_190511
Fotografía de Damiana De Gennaro

Damiana De Gennaro nació en Vico Equense el 30 de octubre de 1995. Se graduó en Lenguas y Culturas Comparadas de la Universidad de Nápoles “L’Orientale” con una tesis sobre poesía oriental clásica. Ha publicado los poemarios Aspettare la rugiada (Rafaelli editore, 2017) y Shibuya crossing (Interno poesia editore, 2019).  En el mismo año ganó el Premio Ceppo Poesia para autores menores de 35 años. Actualmente reside en Sendai (Japón).

Escrito por Marisol Bohórquez Godoy

Marisol Bohórquez Godoy (Santa María, Huila, Colombia, 1982). Actualmente residente en Estados Unidos. Es poeta, pintora y traductora literaria, graduada en Ingeniería Industrial. Ha publicado los poemarios: La soledad de los espejos (2016), Effetto Farfalla-Efecto mariposa (2017), Antipartículas-Antiparticelle (2019) en coautoría con Gianni Darconza y La forma del vuoto-La forma del vacío (2019). Ha traducido poemas de más de treinta autores italianos contemporáneos, incluida la colección de poemas: Elogio dell'indeterminazione (2018) de Gianni Darconza. Ganadora del concurso “Fiori di luce” (2020) en la categoría de poesía extranjera. Participó en los festivales internacionales de poesía de Medellín (Colombia, 2016 y 2018), La Juntada en Buenos Aires (Argentina, 2016), Ditët y Naimit en Tetovo (Macedonia, 2018) y Europa in versi en Como (Italia, 2019). Ha sido invitada a impartir lecciones de literatura hispanoamericana en la Universidad Carlo Bo de Urbino. Recientemente finalizó sus maestría en Estudios Avanzados en Literatura Española e Hispanoamericana con la Universidad de Barcelona, desarrollando su tesis sobre la aplicación de las matemáticas en la poesía. Hace parte de la redacción del periódico virtual italiano Inverso-giornale di poesía que cuenta con más de 100.000 lectores en el mundo. Colabora con las revistas colombianas Literariedad y La raíz Invertida, donde difunde la obra de autores extranjeros, principalmente italianos traducidos por ella al español. Creadora del podcast y el blog de poesía titulado Vuela palabra, donde acoge la obra de muchos artistas contemporáneos de todas las latitudes.

A %d blogueros les gusta esto: