La voz del fuego: Poesía africana contemporánea

Foto de portada: Pinterest

(…) y el viento murmura historias de soledad que
hablan de la brisa, del soplo del mar
del eco de las montañas y del ruido de la lluvia (…)
Verónique Tadjo

Curador: Tendai Rinos Mwanaka

En ocasiones, Occidente ha olvidado otras voces. Asia y África, en diversas ocasiones, estuvieron en el ostracismo a pesar de su riqueza cultural, histórica y filosófica. Una estética sujeta al presente y a lo divino. La literatura en África no es solo el eslabón de una cadena, sino el memorial profundo que conecta pasado, presente y futuro, lo natural con lo divino, al ser humano con su entorno. Una voz que rompe los estereotipos sociales y que cogen el fuego intenso de las voces que necesitan ser escuchadas. La pronta empresa de una salvaguardia que logre darle eco y monumento a tantos caídos en guerras civiles, absurdas locuras genocidas propiciadas por los reinos europeos, el olvido de las grandes organizaciones, etc. La poesía de África ha estado siempre presente, pero poco leída, poco entendida.

La tradición oral es fuente de riqueza literaria, un homenaje y memoria a los antepasados. Una forja diaria de la literatura que se transforma en cándida lectura para los ojos que la gozan. Voces como las de Chimamanda Ngozi, Birago Diop (un verso  suyo da título a esta muestra, Jean-Baptiste Tati Loutard, Toyin Adewale Grabriel, Fadzai Nova Dube, Antjie Krog, Jack Mapanje, Dambudzo Marechera, Chinua Achebe, Dennis Brutus, Verónique Tadjo, Abena Busia, Ananda Devi, Noémia de Sousa, Marie-Leontine Tsibinda entre tantos otros poetas que han abrazado el éxito y reconocimiento a nivel internacional. Sin embargo, ellos no escriben solo de la naturaleza o de los astros, del misterio que se esconde en la existencia, sino también de la ironía, del dolor, de la suciedad de las calles, del peso del amor, etc. Los poetas de África no son solo estelas de una tradición que honran sino que se mueven entre los dolores de las guerras civiles, del dolor de la inmigración y de alejarse de su familia, de la pobreza o de la desigualdad, de la muerte que los ronda constantemente.

Hablar de África no es hablar del olvido sino de la historia que se acrecienta y se vuelve un tesoro presente de la existencia humana. La riqueza de la tradición oral convertida en ríos de palabras que juegan con la imaginación y con el sentimiento del corazón. Buscando romper los prejuicios que hay sobre los artistas (y escritores) del continente africano. Porque ellos no escapan de su realidad ni de su tiempo. Ellos comienzan a ser protagonistas de una historia que duele, pero que es real, que es vivida.

Por eso, presentamos esta muestra de poesía africana contemporánea. Voces que vienen de diversas partes del continente, cada uno con su historia personal que merece ser leída.


Archie Swanson, publicó por primera vez en 1970 en la revista de la escuela Diocesan College y en English Alive, una antología de la escritura creativa de la escuela secundaria sudafricana, en 1973. Ha publicado poemas en las revistas trimestrales de poesía sudafricana: Stanzas y New Contrast. También aparece en las Mejores nuevas antologías de poesía africana (2015 a 2020), la antología 2017 del Escritura experimental: África vs América Latina y la antología 2018 del Escritura experimental: África vs Asia (dos poemas traducidos al japonés). Los poemas también se han publicado en el vol. 1 y 2 de la Antología África vs América del Norte. Su tercera colección se publicará a finales de este año.

Redes sociales: http://www.instagram.com/poetarchie

Dime que viví

Robert Sobukwe
nuestros agujeros están cavados
nuestros ataúdes perfectamente alineados
nuestras caras
mascaras

Robert Sobukwe
habla por nosotros
escribe en nuestros libros
recoger el polvo de nuestra sangre

Robert Sobukwe
Háblame
dime que viví
dime que importaba
dime que cuento

Robert Sobukwe
Cántame
canta una canción profunda
cantar una canción de cuna
cantar un himno metodista

Robert Sobukwe
Abrázame
toma mi mano tibia enfriándose

Robert Sobukwe
recoge mi alma

Como presidente del Congreso Panafricano, Robert Sobukwe pidió una campaña de desafío contra las leyes de aprobación en el apartheid de Sudáfrica que restringió el movimiento de sudafricanos negros. En la estación de policía de Sharpeville, 69 manifestantes fueron asesinados a tiros el 21 de marzo de 1960.

Pelión

hay un sol aplastado en el horizonte levantado
hay una montaña con arroyos destilados
y un águila calzada que cuelga en un cielo índigo
con las alas extendidas
donde prosperan los antiguos bosques de madera dura
formado de árboles nudosos
y de rocas antiguas, terciopelo, musgo y abejas

donde faunos manchados pinchan orejas tímidas y manzanas
y castañas abrazan pendientes
donde las golondrinas en picada recogen lágrimas abigarradas
de láminas doradas de crepúsculo reflejado
y los burros llaman a los zorros furtivos en la noche
aquí caen lluvias cálidas de bóvedas atronadores
y aquí en la plaza desgastada de Tsagarada
el plano antiguo ha resistido mil años

en Pelión en la cueva del centauro
Jason aprendió los secretos de las plantas y la caza.
y las artes y navegar hacia Cólquida distante con sus argonautas
arado los dientes del dragón con toros resoplando fuego
para arrebatar su vellón dorado

más allá de estas costas escarpadas, mil barcos navegaron
brazos fibrosos estirando los remos
en una mañana cuando las sombras de las nubes apresuradas
corrió a través del mar azotado
hacia el sol ensangrentado de Troya

aquí también como un rayo gigante nadé
a lo largo de acantilados sedimentados en el tiempo
abanicos hacia adelante
piernas empujando
nadé y nadé a través de vidrieras azules
Escuché las piedras bruñidas rodando en la orilla
escuché mis pulmones contentos suspirar
escuché mis pensamientos jugar
Escuché el estiramiento de mi cielo


Nosakhare Collins es poeta, crítico literario, fotógrafo callejero nigeriano, blogger, editor y tutor. Es autor de un libro de capítulos “Un peregrino de canciones” publicado por SEVHAGE Publishers, 2018 en Nigeria. Su obra ha aparecido en algunas revistas nacionales e internacionales; Libros menos amargos, Festival de poesía, Litpoint Africa Magazine, Indian Periodical Journal, Writers Space Africa, Antarctica Journal, Sevhage Review, Youth Shade Magazine, Best “New” African Poets Anthology 2018 & 2019, 84 Delicious Bottle of Wine for Wole Soyinka Anthology, Asociación de Autores Nigerianos (ANA), la Mejor Antología Poeta Emergente de Alabama, 2019 y varios otros. Su colección de poesía completa está casi completa. Nosakhare Tweets, Facebook e Instagram @nosa_collins, y lee todo tipo de noticias divertidas y escribe poemas en su Facebook personal en Nosakhare Collins.

Donde estoy

Dígales
que mi corazón se ahoga
en servidumbre
golpeando el cerebro
con recuerdos forjados

me acosté con un amante
donde estoy
sin una sonrisa
desde entonces he cantado
una canción para nadie

hacerles saber
donde estoy
está lleno de mañana perdida
y lamento
empapado de furia

hacerles saber
donde me viste
no es un lugar para recostarse
no es un lugar para tener comodidad
pero es un lugar de servidumbre y austeridad

hacerles saber
en pájaros carpinteros disolviéndose
en casas licuantes
en lauders disolviendo
en mi sueño profundo

hacerles saber
donde estoy &
mostrarlos a mi fracción
que encontraste en Potsherd
en sus fosas sumergidas

Corona virus (Covid19): El mundo está a punto de terminar en tus manos

Nos acercamos a la mañana y nos encontramos con la tierra revolcándose de dolor, una enfermedad contagiosa. Fox News dice que es un virus hecho en China, una nueva cepa de una vieja plaga, que se extiende más que las alas de un dragón. Me temo que podría empeorar si no reaccionamos con urgencia, si nos miramos a la cara, si nos negamos a permanecer en el interior mientras creemos que todo es un engaño. Pero esto no es un simulacro: este es el mundo que busca la vida con un lazo viral en el cuello. Espero marcar un número que diga que fue una historia inventada de una próxima película de Hollywood. Quiero levantarme mañana y dar un suspiro de alivio porque todo esto fue un sueño. Pero es difícil apartar la cara de esta montaña de cadáveres. Hoy vi a una madre correr a un hospital con su hijo casi deslizándose por los brazos. Su cuerpo se movía como el viento en lugares donde el movimiento escapa al atrapamiento de la visión, sus labios en un desesperado cuerpo a cuerpo de plegarias y plegarias que exigen ser escuchados. ¿Cómo se escribe un poema que contiene dolor como un niño que lleva en su corazón el recuerdo de una herencia olvidada? Imito la palabra que dice que la muerte es inevitable, en este cuerpo, como el polvo que desciende a una tumba de polvo. Ahora, cinco millones de desplazados indocumentados se confirman infectados y hoy será otro día para enterrar a los niños en tumbas que sus madres nunca conocerán, en cementerios donde solo los epitafios sin nombre juzgan. Soy el primer nieto de mi abuelo que es orquestador: mi padre provenía del linaje de cantantes boy scout que cantaban jihad de revolución y evolución, una cicatriz demarcada mancha mi cuerpo y huele a través de mi piel. Hay un niño buscando curación; una habitación cubierta de incienso después de que oramos anoche para que nuestro hogar nos protegiera del monstruo de cara espinosa que ha puesto de rodillas a la humanidad. Mi boca no puede interpretar las palabras de un predicador de manera aislada, y mi voz tampoco puede sostener el gran cuenco de dolor que encierra la desesperación. Pero espero extraer la felicidad de este dolor lo suficientemente pronto.


Goodenough Mashego es un poeta, activista político y cultural y artista general que ha publicado tres volúmenes de poesía: Journey with me, Taste of my vomit y Just like Space Cookies, y es un adjudicador literario del Premio de Poesía de la UE Sol Plaatje. y los Premios Literarios de Sudáfrica (SALA). También ha lanzado una grabación de musioetría (música y poesía) titulada Just Like Space Cookies – Listening Sessions Volume One y una colección de ensayos titulada How To Sink The Black Ball. Gran parte de su poesía ha aparecido en New Coin, Timbila, Botsotso, Green Dragon, Best New African Poetry, Baobab y muchas otras antologías en todo el mundo, así como en las plataformas en línea LitNet, miombopublising y Badalisha Poetry Exchange. Es el ganador del Premio Voz del Patrimonio del Consejo Nacional del Patrimonio de 2016 y del Premio Internacional de Redacción de Dramas The Saving Endangered Species.

Desarrollo arrestado

Como el aloe en una lengua suave, la amargura nunca desaparece
siempre hace trizas las ilusiones de la dulzura de la vida
los aniversarios son viejas heridas que pelamos costras y sangramos de nuevo
aunque no veas mis lágrimas, ahora caen dentro
sodio en el espacio nunca cristaliza mi felicidad ahora envenenada
nada crece en carne torturada el terreno no está nivelado
seguimos siendo hijos de creadores que inventaron todo lo que puedes ver
aunque todavía duele por las reminiscencias, dicen que nos enfurruñamos en vano
lloramos por la leche derramada mientras somos alérgicos a la lactosa
la memoria de mi sobrino nunca se desvaneció con la muerte de Jesús en la hoguera
Todavía fresco como las llagas en la cama, emociones deformadas por la lepra
viajé tan lejos que perdí el riesgo de una brújula al ser tragado por tiburones
porque mi dolor desafía la lógica, es igual al regalo que perdí
por la noche llamo a mi padre para que me recete un sentimiento
boté mis pensamientos sobre cómo me sentí un día antes de que me robaran

la memoria es un arma que requiere un afilado constante
lacera como un cuchillo esta noche, suplico amnesia
adormecer mis pensamientos, congelar lo que sé, ¿puedo ser deformado por el tiempo?
el mundo es tu lienzo Señor déjame borrar un picasso
“No llores más, hija mía, tus lágrimas son valoradas como crudas”
siempre aprecio las sonrisas de los niños que crecen los convierte en ceños fruncidos
estábamos en nuestro mejor momento como bebés incluso con SIDS * colgando como
___________________________________________________________________________________nubes
Soy el hijo de mi madre, mi corazón es puro como tu túnica
vivimos al borde como escorpiones nuestra causa de muerte es el apareamiento
miedo a dejar caer más semillas para que no activemos pandemias
los funerales ya no son sagrados, ahí es donde elegimos el próximo laico
en un futuro tan imperfecto que nos da miedo dormir sin hierba
tímido para mirar hacia el futuro podría no gustarle lo que vemos
el señor sigue siendo nuestro pastor, aunque nos agachamos del rebaño
Estamos buscando loción para embalsamar nuestras heridas.
Hace cuatro años, como hoy, mi inocencia cayó por el desagüe
aprendí una nueva definición de mi propósito en la tierra
Soy el tío de un sobrino que nunca cerró su ciclo
El hijo de una madre fallecida que dio a luz a un príncipe.
un padre de una princesa esperando heredar la corona
un poeta con un bolígrafo más amenazante que los drones
Perdí a la familia, encontré la esperanza que aprecio como el oro
manteniendo mis huevos en dos canastas almacenando una en el cielo
porque no hay tiempo en tu vida, nunca caminarás solo
convertimos las siluetas en querubines y sabemos que el mosquete está cargado
siempre se quedarán con nosotros cuando se escondan en cuevas
refugio cuando caminamos bajo la sombra de la luna en el valle de la muerte
recordará almas difuntas que nunca llegaron a casa
celebramos a nuestra amada que nunca vio sus cumpleaños
se emanciparon de querer su tiempo para erradircarnos, pero nos quedamos
Este es un poema para un sobrino que adoraré hasta mi tumba
lamento por una madre inmortal que vive para siempre en mi corazón

SIDS * – Síndrome de muerte súbita del lactante

Las cosas que perdimos
(recordando Durbán)

cálidas y húmedas noches de verano.
cricket en vivo día-noche en Kingsmead.
aperitivos de caña de azúcar y maní.
zumbido de mosquito.
Merluza fresca a la parrilla 500 g.
tiradores de springbok por coraje.
relucientes torsos sudorosos.
adrenalina corriendo
Chanel 4 se encuentra con Paco Rabane.
Dulce pegajosa perfumada kush.
cerveza fermentada tibia.
Shiraz para provocar mi sonrisa y mi miembro.
persuadiendo a la exótica lolita caucásica.
tragándose su línea de anzuelo y su plomada.
ahuecando gemelos de pezón rosado y erectos.
El rubicón desemboca en el océano Índico.
hablando sucio en susurro.
Algunas mujeres tienen cofres peludos.
La tentación nunca tuvo un encanto tan desarmador.
bailando a todo volumen Nina Simone.
sexo espontáneo humeante en una playa de arena.
clímax explosivo espasmódico.
abandono temerario.
había que decir algo, este sentimiento merece un nombre.
promesas hechas no destinadas a cumplirse.
vive para hoy estaremos muertos mañana.


Tendai Rinos Mwanaka es un editor, editor, mentor, pensador, artista literario, artista visual y artista musical de Zimbabwe con más de 30 libros publicados. Él escribe en inglés y shona. Su trabajo ha sido nominado, preseleccionado y ganó varios premios, que también ha aparecido en más de 400 revistas y antologías de más de 30 países, y traducido al español, serbio, árabe, bengalí, tamil, macedonio, albanés, húngaro, ruso, rumano, francés y alemán.

Un trozo blanco de papel

Un trozo de papel en blanco es tortura
Cuando la mente no se siente afectada por los toques
De un escritor soldando un bolígrafo, iluminando
Esta pluma se convierte en una espada de dolor.
Perforando en blanco la mente del escritor
Quemándolo a las llamas azules del lodo

Quema un trozo de papel en blanco
Arde como el hambre del árbol blanco
Un trozo de papel en blanco invita
La pluma para empezar a bailar rítmicamente.
A los sonidos en la mente imitando aliados
Blandiendo la pluma como dientes de espada
De una espada embotada y aplanada por el tiempo

Un pedazo de papel en blanco
La mente en pequeños pedazos de papel.
Triturado, tijera, navaja de afeitar, pequeños pedacitos
Twits casuales de un espíritu incipiente
Quien tira las piezas al azul

Un trozo de papel en blanco dice
Cuentos altos mejor que una pluma cuenta
En su vasto y silencioso espacio en blanco sin contar
¿Los cuentos esperan ser detallados?
Por los cambios azules de los corrales de peaje

Un trozo de papel en blanco es
Una mente en blanco para
Un trozo de papel en blanco
Ay hombre, me rindo!
¡Este trozo de papel en blanco me gana!

14 febrero 2018

Adatetureeeetuu …, tuu pipí, zhuum, pipí
Los vendedores ambulantes, los vehículos, la gente
De hecho, está diciendo ihambeni eMileni (Menlyn)
Son los sonidos que domina su este
Conversaciones de Lilian Ngoyi y Jeff Masemola
De las guerras, ahora tan lejanas, pelearon,
Sin luchar con Van der Welt
y Jacob Mare, ahora callado
En nuestros recuerdos Él es solo un intruso
El Mutakanthram de La Epístola de Al Maari
del perdón Para perdonarse a sí mismo,
Él deambula sin ser visto en esta ciudad
En sus ruidos, ira, desconfianza
Como el proverbial judío errante
Cuyos tentáculos fueron cortados por la bestia del norte
Es un eunuco en una ciudad de bellezas.
Su corazón se niega a brillar, su cuerpo,
Él quiere decir que sus testículos se coagulan
Su mente sobregraba, regraba, anula
Los cordones en los que un camaleón
En el temor de sus poderes no decodifica nada
Sus ojos ven cosas, no las ve
Ve el este, ve adentro, en el desorden
Que pantanos, troncos, arenas, mercurios
Eso lo atrae, más y más profundo
En la nada que él no ve
Camina por la ciudad, respira la ciudad.
Él hace la ciudad, pero no lo hace
Adatetureeeetuu …, tuu pipí, zhuum, pipí
El vendedor pide tarifas hacia el este donde se quedó
Menlyn, Garsforntein, Parque Constantia
Water Glen, Waterkloof, Hazelwood, es blanco
Jeff Masemola, Lillian Ngoyi, Thabo Sephume, es negro
Eso lo golpea, lo acosa, lo asalta
Lo insulta con vida allá afuera, no puede ser
En los túneles internos de su mente descansa
Es como un fantasma que rastrea los páramos internos
Es un fantasma conocido por su olor.
No se huele a sí mismo, es un zorrillo.
Nadie ve las formas, las sombras, sus formas.
Mientras arde como las tormentas negras de agosto en los cielos:
Mientras arde como un parpadeo, la oscuridad eléctrica se seca
Como arde como ciudades quemadas, ciudades quemadas, quemadas, ardiendo
Mientras arde como girando en el caos, edificios rotos, huesos
Mientras arde como cuerdas que son palabras sin significado
Uñas, uñas de los pies, mucho pelo. Crece
Cuando se quedó en el este blanco
Él permitió que creciera en su cabeza
Más cabello que lo cubre, quemaduras, arranca
Desde el pico de la viuda que le rompe la cabeza
Animado, brillante, feroz, brillando como un corazón
Nada se desperdicia, todo se desperdicia
Algo se retiene en formas siempre cambiantes.
En su camino hacia el próximo breve refugio
El próximo campamento, la próxima ruina,
¡La próxima ruina de él en esta ciudad!


Annette Mbapa “Diva” Ikongo es abogada, poeta, cantante y compositora de Tanzania. También es miembro de la Dar Choral Society. Recientemente completó su maestría en Conflicto y Seguridad Internacional con Desarrollo Internacional de la Universidad de Kent. Su pasión por el arte y la poesía van de la mano con su pasión por la resolución de conflictos. Sus poemas aparecieron en la Antología Best New African Poets del 2019. Actualmente está trabajando en una secuencia de libros de poesía con otros siete poetas de Tanzania. Su primer libro titulado Heartbreak, Healing, y Moving on saldrá a finales de 2020. Actualmente vive en Bélgica.

Paseos en coche

Paseos en coche.
Esa es la metáfora que uso.
Es más fácil, creo.

Tan pronto como entramos,
Todos tenemos prisa.
Para conducir, para llegar allí,
Para que la rueda se mueva.

Nos detenemos cuando tenemos que hacerlo
Especialmente cuando nos encontramos con luces rojas.
Pero preferimos simplemente conducir
Y a veces lo hacemos.

Intentamos y disfrutamos el viaje, es la mejor parte.
Cantamos canciones que no conocemos
Y lanzar nuestras manos al cielo
Cuando el otro tipo conduce demasiado lento.

Lo amamos.
Tampoco podemos esperar para llegar “allí”
Y hay un “allí”.
Es a donde nos dirigimos.

Cuando finalmente abrimos la puerta,
Nos encontramos con lo obvio, lo que ya sabemos,
pero de alguna manera siempre parecen ignorar
El final del viaje en auto.

Pajarito

Fácil ahí pajarito.
Respira y exhala
no hay mucho que te estés perdiendo.

Te veo, pegado a las armas de tu mamá.
Te escucho, tratando de encontrar tu propio sonido.
Casi puedo sentir que constantemente pierdes la cabeza.

Debe estar bien,
acomodándose a los que te respaldaron.
Abrázala pajarito, pero no por mucho tiempo
porque solo cuando te dejan ir puedes comenzar a volar.

Aguanta pajarito.
El tuyo es un corazón que espera y un celo que nunca se detiene, ya lo verás.
Las tuyas son plumas que fueron construidas para proteger cualquier clima.


Emmanuel Chitsanzo Mtema es un escritor de Malawi que actualmente vive en Zomba, la antigua capital de Malawi. También es profesor de ciencias en la escuela secundaria. Sus trabajos han aparecido en The Scarlet Anatomy, ACE World Magazine, 2019 BNAP Anthology, Nthanda Review, Walking the Battlefield Anthology, Lockdown 2020 y la revista Scribble

Agonía

Siempre deseo que la noche no llegue
Porque acostarme me asusta.
Cuando la oscuridad alcanza la luz del día
Entonces, ¿la ira conquista la sonrisa falsa que me obligo a usar?
Me pregunto si mi campo se volverá verde nuevamente.
El recuerdo me duele mucho.
Trato de contener las quemaduras de las cicatrices profundas de mi piel
Todo lo que me queda es “¿se han convertido los hombres en animales salvajes?”

Se suponía que me protegerías
Del frío y otros peligros
Sin embargo, tus ojos siempre
Me desnudaron y
Pelado a través de mi lino
Y luego tu sonrisa de lobo
Me cosechó incluso antes de comenzar a florecer

Recuérdame

Te acuerdas
¿Cuán burlones eran tus ojos
Cuando nos besamos
Esa noche?
El tiempo paró
Y los cielos oscuros se disolvieron en una sonrisa.

Ayuno, los días pasaron
Cuando nuestro amor a la deriva en el agua
Entonces te alejaste de las batallas de amor
Y la vida te dijo que obedecieras
Mi lucha incesante
Y lentamente esculpiste mi corazón
Tirando a la basura los fragmentos de sentido que me quedaban
Aquí estoy llorando al viento
Como si mis lágrimas no se convirtieran en nubes
Solo para volver como gotas de lluvia

Contigo mi reina africana
Debo recorrer este camino (aún)
Porque “el coraje no es la ausencia de miedo”
Como espero que me traigas alivio en mi dolor
Para revivir ese momento de antaño
Tal vez, una chispa puede formarse de nuevo.
Sobre el cual una semilla de amor puede brotar – otra vez


Aslfat Ekundayo es un poeta nigeriano con sede en Iwo, estado de Osun, se retiró como director de una escuela y participa activamente en las actividades de la Asociación de Autores de Nigeria.

Cuando las campanas de la escuela estaban sonando

Cuando las campanas de las escuelas sonaban
¿Dónde estaba Kodjo, mi amigo?
Era un compañero incipiente.
En verdad, Kodjo era.
Innumerables pies golpearon nuestra tierra humana
Niños de la escuela para hacer un duelo con libros
El conocimiento era el misterio.
Intentamos desentrañarnos en medio de libros

Tú, en el abrazo del frío
Nos propusimos aplastar sus reclamos
Las ideas eran los dioses extraños.
Torcer cráneos de jóvenes
Kodjo osciló en senderos de tiempo,
¿Buscando qué?
Ahora esta lengua se menea de tristeza
Por el tiempo perdido, indiferente
A las campanas de la escuela
Pregunto: ¿es conocimiento ser
Buscado solo en la convocatoria de
Campanas de la escuela?

Iya Gbogbo (Mi madrastra)

Ekundayo Asifat
Los recuerdos me persiguen de veces
Iya gbogbo fue la mano del mortero
en donde golpeaba la batata
Para un hogar
El dolor fue el enemigo que conoció
Y se esforzó por domar,
Una extremidad delgada
Ella moldeó la tierra en respiraciones
Espíritus altos que construyeron
Pistas en el mundo
y arrancaron la tierra,
Trabajó desde el amanecer hasta el anochecer
Su ropa brotaba agujeros
Una horda de moscas molestaba sus herramientas.
Pies picados por la mordida de piedras
La muerte vino rondando un anochecer
Contuvo el aliento y dejó un vacío en la casa,
Tierra, testigo
Cómo su sudor sondeó tu implica
Pero las termitas devoraron sus cosechas.


Ogunleye Gbemisola es estudiante de SS2 de la escuela secundaria de la Armada de Nigeria, Okura, estado de Kogi, Nigeria. Escribe poesía y cuentos y ha publicado un poema en la Antología de los mejores poetas africanos nuevos de 2019. Ella estaba en el equipo que ganó el concurso anual de concurso / debate del jefe de personal naval de 2019 de todas las escuelas de la Armada en Nigeria. Le encanta leer, escribir y aprender cosas nuevas todos los días.

Amante fugitivo

No huyas de esto mi amor
Nuestra armonía
La canción de tu corazón
Este vínculo que compartimos
Tu alma llama a la mía y conoces ese sentimiento
No mancho porque soy puro
Dejas que el miedo te reclame
Pero el odio y el asco que sientes por mí.
No es más que una capa para esconder ese amor que temes.
Corres pero no te seguiré
Nuestros corazones laten en armonía y sé dónde estás
Peleas una batalla perdida conmigo
¿No sientes ese vacío?
Ese espacio que solo yo puedo llenar
¿Por qué sufrir mi amor?
Intentas olvidar
Entierras nuestros recuerdos
Pero no lo olvides, nuestro amor vive fuerte y acecha
Me acuesto en silencio
Estaré allí cuando lo olvides
Cuando te das cuenta de que tu pelea es inútil
Pero ahora me quedo en silencio
Divertido por tu insensatez
Tu corazón no deja de llamar
Y el mío no deja de responder
El nuestro es un vínculo del cielo
Deléitese con esta dicha y suelte el dolor
Tus raíces son profundas
Creces alto y lejos
E intenta cubrirme
Pero sabes que estoy ahí
Todos lo hacen
No corras muy lejos
No te esfuerces demasiado
Puedes perderte
Y tu corazón mi amor
Ahora miro y espero
Cuando te vas apurado
Y trata de purgarte de mí.


Beaton Galafa es un escritor de poesía, ficción y no ficción de Malawi. Sus obras literarias han aparecido en Mistake House, Fourth & Sycamore, Stuck in the Library, Birds Piled Loosely, Transcending the Flame, Best New African Poets Anthology (2017/2018/2019), Better Than Starbucks, Love Like Salt Anthology, 300K Anthology , Literary Shanghai, Eunoia Review, The Wagon Magazine, Every Writer’s Resource, First Writer Magazine, The Bombay Review, África, Reino Unido e Irlanda: Writing Politics and Knowledge Production, Kalahari Review, The Maynard, Birds Piled Loosely, Atlas y Alice, South 85 Journal, The Voices Project, Casa / Home, Corpses of Unity / Cadvres de l’Unité, y en otros lugares.

Todos a su dios

Para mí,
esa colina canosa
escondido con luz en la oscuridad
por edades,
dando la bienvenida a mis pedazos cansados
mientras llevo mi presente a
tus brazos suaves se retorcieron con
estaciones de vida y muerte,
polvo cayendo de mi cabeza
para limpiar las puntas de mis hilos
de rastas y el campo de
claridad de la cual la luz en tus ojos
rebota,
es el recipiente a través del cual viajaré
al pasado y
presenciar la noche
Dios nos echó a chorros
a la nada.

En una mañana de invierno

En la ciudad cuando nieva
limpiamos nuestras almas con
una ducha caliente
esconder la robustez de nuestros pies
en botas de invierno,
encerrar los dedos en los guantes,
y meandro bajo
& dentro
una manta electrica
& una vida.
Pero la moneda tiene dos caras.
el otro
tiene un cuerpo congelado descubierto en una carretera que pasa por montañas.


Chinedu Vincent Okoro es un escritor nigeriano, poeta y activista del cambio social. Obtuvo una Licenciatura en Administración Educativa y Ciencias Políticas de la Universidad Estatal de Ciencia y Tecnología de Enugu (ESUT). Es presidente del Foro Literario de San Vicente (SVLF), Nigeria y miembro de la Asociación de Autores de Nigeria (ANA). A lo largo de los años, sus obras literarias han salpicado las páginas de antologías, revistas, sitios web internacionales y locales, etc. Escribe desde Abuja, Nigeria.

Querido Borno

Los dioses de la tierra
Incluso podría llamar a mi cabeza
Si vomito todo lo que has sufrido.
Mi tinta se evaporará
Y el tiempo muere en mis manos
si hablo lo hipnotizado que eres.

En ti, el bosque invisible de Sambisa
Eso se tragó a las doncellas Chibok;
Y nadie puede contar la ficción.
Detrás del paradero
De estas doncellas llenas de visión.

En tu hermana, las chicas Dapchi estaban encadenadas
Leah, la etiquetada infiel obstinada, retenida
Como otros estaban desencadenados con sus seres queridos.
Y entonces escuché en el canal y las redes sociales,
De la conversión de Leah y un regalo de vida,
Un comandante tirano la regaló.

En ti, Shekau, el gran comandante
De los Bokos y Harams asesinados,
Re-asesinado y asesinado por los señores de la guerra.
Y, sin embargo, está lleno de vida arrojando caos.
Tal vez, ahora es un dios inmortal.

En ti, vidas y propiedades desperdiciadas.
Personas con títulos desgarradores:
Él, sin padre, sin hermano
Y los refugiados.

En ti, muchas ONG hicieron alarde.
Como el flujo de la fuente de agua
Las ayudas extranjeras empapan sus bancos
Quién sabe hasta qué punto estas ayudas
¿Se ha sentido en ti?

Borno mi amigo, superarás
De manos de hombres politiqueando
Con las almas y los destinos en ti.
¡Te levantarás y sonreirás de nuevo!


Ojonugwa John Attah es nigeriano y editor en prosa de African Crayons. Es un embajador pionero del Teachers ‘Reality Tv Show 2019 (ahora Teachers’ Naija). Escribe poesía, cuentos, reseñas de fútbol y enseña inglés y literatura. Sus trabajos han sido publicados en Best New African Poets Anthology, Dreams at Dawn (Una antología de cuentos), The Muse Journal en Nsukka, Drumtide online Magazine (EE. UU.), FaithWriters, Saturday Sun journal (Nigeria), Kikwetu en línea ( Una revista de literatura de África Oriental). Su poema “Our Oiled, Rusty Shores” fue incluido en la lista larga en julio de 2014 para el Premio de Poesía Babishai Niwe (Uganda). Comparte su tiempo entre asociarse con personas en proyectos educativos, editar, escribir y conocer gente. Puede ser contactado en Twitter @OJohnattah. Actualmente vive en Nigeria.

Ve, niño

Hazte a un lado, lejos de este desastre
No hay humo sin fuego
Supongo que el humo y el fuego son hermanos.
Aléjate de este peligro inminente
Que lame cada lugar limpio
Sal de este lugar que no da descanso
E ir a esa morada en lo alto
No aceptes cosas baratas aquí
Ve hacia la belleza eterna del más allá
Donde los sufrimientos no entran al templo de la alegría
La paz por la que luchas como un tazón de té
En abundancia te mira como tu imagen en un espejo
Abandona la esperanza que promete este lugar
Para el que es estable en otro lugar;
Porque en el extranjero no se ve como en casa
Y no hay razón para que la jaula se abra
¡Te digo, niño, vete!
Estás lejos de casa;
¡Vete a casa!


Jabulani Mzinyathi es escritor y poeta zimbabuense. Un africano, un ciudadano del mundo. Llamado un hombre triple P. Eso significa poeta, profeta y filósofo (escrito en inglés). No es ese profeta perteneciente a la clase de ladrones de Jesucristo Private Limited. Es un profeta para los desvalidos, para los oprimidos. Habla desde debajo del yugo de acero y lo hace con justa indignación. Para los más exigentes, tenga en cuenta que estos son los títulos de sus colecciones en solitario: Under The Steel Yoke and Righteous Indignation. Ama las artes y sus hazañas en otras partes de la vida no importan realmente.

La rodilla

África todavía no puede respirar
Durante mucho tiempo pusieron su rodilla
En el cuello de África en Berlín.
África todavía se queda sin aliento

Con la riqueza desviada
A través de ese malvado cordón umbilical
El cordón umbilical de los saqueadores.
África todavía no puede respirar

África todavía sin aliento
Las rodillas de los dictadores en su cuello.
Los megalómanos tienen la rodilla
Firmemente en el cuello demacrado de África

Geriatría con estado de semi-dios
Pedestal colocando profanación acre
La rodilla todavía en su cuello
África todavía no puede respirar

Hipocresía

A las puertas del Hades
Ve con tu hipocresía
Sigue tus actitudes condescendientes
Las llamadas vidas negras importaban mucho

Entonces tomó a Derek Chauvin
Rodilla malvada en el cuello
Que ahora las vidas negras importan
Entonces las vidas negras ahora importan

La vida en Marikana no importaba
El silencio ensordecedor del mundo
Hermano puede darse un festín con el hermano
Eso no importa

Los dictadores obtienen el apoyo
África gobernada por déspotas
Vestido con botas de vaquero occidentales
También sus botas chinas

Un suministro constante de petróleo.
Y los Ogonis no importan
Ken Saro Wiwa no importa
El dictador lo tiene en la soga

Quita tu postura
Empuja tu actitud condescendiente
Las vidas negras no importan
Porque la vida es simplemente incolora


Gabriel Awuah Mainoo, ganador del premio especial del concurso internacional de Haiku Soka Matsubara y semifinalista del Gran Premio Ito Eno haiku (Norteamérica, 2019) es el autor de ‘Los viajeros juntan polvo y lujuria‘, ‘Alitas de pollo en el altar‘ y ‘60 ases de haiku‘ y los próximos ‘Textiles líricos‘. Candidato a la Universidad de Cape Coast. Ha sido incluido en la antología Best New African Poets 2018 & 2019, Bodies & Scars antology; la edición especial del Grito de la cigarra; Luna, quesadilla y otras aventuras entre otras. Mainoo es tenista por la mañana, estudiante por la tarde y escritor por la noche.

Entendiendo una elegía africana

Para encontrar este lugar más allá de ti
debes mirar por encima del Lethe
vadeando el lugar desolado de la paz podrida
donde los pasos se desvanecen en tu cabeza

En el camino debes dominar el arte de
usar el cuerpo de un niño y todo eso;
esta alma debería estar familiarizada con esta trayectoria

sabiendo la venida; y
recesión de almas y
sabiendo que la noche es el único día

dominar la actitud de los ríos secos
y todas sus canciones vacías
los quejidos significativos
y proverbios sin sentido /

No te atrevas a decir el poema en tus labios
el trueno es música divina;
¿puedes bailar?
necesitarás un corazón extra y un oído fetiche /

las aspas del ventilador tienen esta peculiaridad de bailar poemas
y canciones y vientos y refranes
y muchas cosas que tienen y sin nombres /

El camino hacia el santuario de la viuda es emocionalmente maleza
hay huesos, calaveras, reliquias
Colonia de una manga favorita y
lluvias saladas que gotean por los dedos al recordar /

No quiero saber qué pasó con la hierba,
la mano, la cuchilla y el suelo.
entregarse a la incomodidad; acepta este lugar

que te guiará
es el dolor
pero recuerda;
tu cuerpo es el alma de un niño quemada por el fuego /

Lana mujer, acero hombre

Has apuñalado mi postura
de quien digo
usted está
no son
& no puede ser
con flechas filosóficas femeninas /

Dale el hacha
lanza ─
aventura amorosa de sus pezones de dedos balsámicos /

Ofrezco mi brazo
habilidad
Regalo mi virilidad
solo manteniendo lo común; el latido del corazón


todavía –
te retiras de
las guerras
pidiendo mi corazón /


Amani Nsemwa es un agricultor, un perezoso de Tanzania. Sin embargo, le gusta hacer el amor tanto como le gusta el café, los señores aún no lo han bendecido con un niño ni una esposa. Todo comenzó nueve años atrás con cartas a chicas hermosas en numerosas escuelas, luego a poesía, cuando no había nadie a quien escribir. Lo engaña el buen romance y mucho cuando hay PlayStation. Cuando no está leyendo o sosteniendo un teléfono inteligente, probablemente esté escuchando al Ladysmith Black Mambazo, viendo Coming to America o soñando con Keri Hilson. Puedes conectarte con él en Instagram @ a.nsemwa.

Lo dejo

Pensé que el amor me daría energía
Pensé que el amor me daría textos de amor, poemas y llamadas incontables.
Pensé que el amor me fortalecería y me diría que puedo y que estaré mejor.
Pensé que el amor me daría besos franceses y sexo íntimo
Pensé que el amor me daría ahorros personales para compensar los viajes a la isla de Zanzíbar.
Pensé que el amor me compraría perfumes y ropa interior de mi color favorito.
El amor conduce un automóvil automatizado a los lugares elegantes
Pero yo camino con los pies descalzos al trabajo.
El amor se viste de manera impresionante
Mientras yo, solo tengo un par de zapatos.
El amor no declarará públicamente que pertenecemos juntos,
Pero sonríe en las fotos con las personas con las que compito.
Ahora estoy confundido.
¿Debe el amor ser como pensaba o ser como es?
¿Qué es el amor por cierto?
Renuncio por ahora.

Una carta a nuestro gato 

Bobla
Tu cariño alegra mi corazón como el vino
No te doy lo que mereces
Sin embargo, siempre buscas asombrar mi mente
como si creara tu alma
Estaba lejos y a mi regreso
Te encontré en casa
Respondiéndome como si me conocieras.
Mientras Muezza dormía en la manga de la túnica de oración, duermes en mi cama
Con todo lo que tienes
Nos sentamos,
Cómo me gustaría que supieras cómo quemar
Rodaría por ti todas las noches
Cuando tus ojos brillan en la oscuridad. Entonces brillarían rojos
¿Seremos para siempre?
¿Y nuestras historias destellan como las de la reina de Saba
y el rey Salomón?
Seguramente,
Nuestro amor es para siempre
Estoy atrapado en ti


Oscar Gwiriri nació el 15 de junio de 1975 en Gwiriri Village, Chief Mutasa, Zimbabwe. Asistió a la escuela primaria Manunure (Honde Valley) y a la escuela secundaria Dangamvura (Mutare). Tiene más de 25 publicaciones tanto en inglés como en shona. Fue nominado dos veces en las categorías NAMA 2019 por sus libros Hatiponi y Chitima nditakure. Su escritura está influenciada por sus eventos de crecimiento, así como por su observación de los problemas ambientales, culturales y sociales.

Cielo azul

Estoy mirando hacia el cielo
Es azul y canta blues.
Un parche más grande de nubes domina,
Otro grande está en el lado izquierdo.
Y otro en el lado derecho,
Es como un mapa mundial del infierno.

No veo ninguna estrella
Tal vez porque es de día,
Pero hay una media luna muy lejos
Posiblemente está proponiendo amor
A una de las hijas de las nubes.

Mientras miro, veo algunas nubes
Punteado aquí, allá y allá.
Algunos de ellos son muy grandes,
Algunos son rebeldemente pequeños.

Ha pasado un tiempo desde que levanté la cabeza
La mayoría de ellos parecen moverse
Y moviéndose el uno hacia el otro,
Pero desde entonces no hay progreso.

¿Podría ser que hay guerras
Al final de cada nube,
¿Con guerreros negando unión?
¿Podría ser que hay una gran fuerza central
¿Tirando de los extremos para no rebelarse?
¿Podría ser que no hay mediadores morales?
En el medio, entre o en ambos extremos?
Oh, desearía que estas nubes pudieran converger
Y forma un hermoso patrón
Una vez más sobre el hermoso cielo azul.

Vida desperdiciada

Las aguas residuales crudas cantan
Una dulce canción de cuna Aleluya
Para el feto de mi hermana
Bloqueando el drenaje municipal
Con su brazo sobresaliendo
Y saludándome
Con un tierno gesto
Mientras me salto el efluente


Joseph Hope es del estado de Enugu en Nigeria, un aspirante a escritor. Pocos de sus trabajos han aparecido en PRAXIS MAGAZINE, la revista Nthanda, SprinngNG, Spillwords, Ariel chart, Literary yard, Best New African Poets 2019 Anthology y más. Profesionalmente es químico y estudia “Química Aplicada” en la prestigiosa institución de la Universidad de USMANU DANFODIO Sokoto. Amante de la poesía.

El hueco

Puedes perder tus manos
tus piernas y probablemente tu alma
si no te importa

Este hueco: todos pagamos nuestros impuestos.
Significa como piedra y elementos
que desgastan las cosas. En el olvido.

La tarea es toda la vida
de no saber lo suficiente
de lo que realmente es la tarea.

Ecuaciones cambiantes.
Desplazamiento termina.

Nuestro “Señor” llamamos a todo lo que está por encima de nosotros:
El sol, la luna, las estrellas, otros planetas,
inalcanzable como el cielo.

Tomando el sol.
Comercio con polvo.
Gastado: pagamos en el bolso del hueco.

Con pena pagamos el centavo.
Dolor: el billete de un dólar
en nuestros bolsillos

El hueco recoge todo.

Flores púrpuras, cardo morado

¿Pueden los psicólogos realmente hacer
lo que dijeron que podían hacer?

Dispara su mirada como una bala,
apunte en blanco a la cara de alguien,

diles qué parte del cerebro
duele más: macheado por la experiencia,
apagado por la salazón y adormecido por la repetición?

¿Abraham Lincoln era psicólogo?
cuando dijo “Toda mi vida, he tratado de arrancar un cardo,
y plantar una flor donde sea
la flor crecería en pensamiento y mente?

¿Quería decir que la mente es lo suficientemente fértil
para criar arbustos, flores, espinas?

Espinas! cuando las flores se encogen de las dietas grody,
y cualquier otra cosa que pueda envenenar la mente de un hombre?

Veo contención.

Una imagen especular de palabras: el hemisferio izquierdo
del cerebro controla la parte derecha del cuerpo, eso significa
siempre queremos decir lo contrario.

¡Si! –  ¡significa no! —Cuando miras desde el ángulo de visión del NO.

No sé, ¿qué sugieres?

La biología sugiere que estamos
animales
ganado,
lo suficientemente afortunado como para estar de pie y
tallar piedras en formas.

Nuestras mentes nos hacen diferentes (dirían los evolucionistas)
de las especies inferiores.

Telepáticamente, grité tu nombre desde una distancia razonable.
¿Eso también me convierte en psicólogo?


Mandhla A. Mavolwane es un poeta y un artista de la palabra hablada que escribe y actúa para entretener, educar e iluminar a las masas sobre los problemas que afectan nuestro pasado, presente y futuro. Actualmente está estudiando para obtener un título de licenciatura en Psicología en la Universidad Estatal de Midlands. En cuanto a su arte, sus poemas se han publicado en las antologías Best New African Poets 2016, 2017, 2018 y 2019, África, Reino Unido e Irlanda: Writing Politics and Knowledge Production Volume 1 y Zimbolicious Volume 3 & 4. Recientemente publicó su primera antología llamada Ghetto Symphony que se puede encontrar en este enlace http://www.africanbookscollective.com/books/ghetto-symphony

Romper el corazón a primera vista

Ella se acerca desde la distancia
El sol abrasador nubla mi visión
Pero puedo decir que su sombra todavía refleja su físico suculento.
Curvas como la torre cónica en las ruinas de Madzimbabwe.
Ella era el síntoma correcto de la vida misma.
El cabello negro natural anuncia su herencia africana,
Los dientes blancos y brillantes forman una sonrisa que despierta tranquilidad,
Su suave piel de hueso amarillo te hizo babear de lujuria
La lujuria se intensificó por un vestido rojo escarlata que instantáneamente
Reubica la sangre del cerebro a los pastos más verdes de la vida.
De hecho, ella merece el antiguo nombre de Madzimbabwe.
Mientras se acerca,
Ahora entiendo que hay más de lo que se ve a simple vista.
Ella todavía lleva su anillo de bodas oxidado.
Una relación matrimonial convertida en sodomía. El bastardo había prometido satisfacer sus necesidades. Pero todo lo que él hace es ir cincuenta tonos de gris sobre ella.
Su cuerpo y alma ahora maldicen el mes de julio. El día que una X condenó su vida como
Lobengula.
Estoy desconsolada por su estado,
Tal vez debería decirle al bastardo
Ya que él siempre está lejos mendigando con una canasta de lujo.
Ella merece más que promesas,
Quiero mostrarle su verdadero amor a primera vista
Y eliminar el desamor que no vio a primera vista.


Martin Chrispine Juwa es un poeta, maestro y músico de reggae de Malawi que cree que la poesía es un lenguaje que comunica pensamientos, sentimientos y, en general, hace que la vida sea agradable. Sus obras aparecen en publicaciones locales e internacionales como Project Muse, Journal of African Youth Literature (JAYL, Issue 2), BNAP 2018 Anthology, BNAP 2019 Anthology, LOCKDOWN 2020, On the Road Anthology, Daily Drunk Magazine, Walking the Battlefield Anthology , Scribble Magazine, Nthanda Review, etc.

Una historia de playa

En la puesta de sol
Camino por la punta del lago Malawi
Las aguas brillan, haciendo cosquillas
la arena besa mis pies
Mientras deambulo sin rumbo como un loco
Admiro los pájaros juegan y trabajan
En el brillo de la puesta del sol, haciendo señas para que todos descansemos
(Los pájaros y yo)

Las ondas silbantes
Bailando en las rocas
Y el olor a barro
Flotando el aire
Y la brisa sin fin saltando
Calma mi mente

Es de noche,
Llego a mi cabaña de verano; de pie en la playa
Y me siento en la terraza
Para contemplar el cielo silencioso y probablemente meditar.
Aleteo con la luna, acostada y saludando a la playa
Con su brillante palma pesada
Las estrellas la aplauden; disparando sus flechas
De un rincón del horizonte al otro
El viento de la noche abraza mi ventana
Extendiendo su remolino y rociando un aroma dulce
Recogido en los refugios de la playa, aquí y allá

La noche antes de la fecha

Ella se sentó, acurrucada como un cachorro,
frente a los troncos ardientes,
vomitando suficiente luz para alegrar la habitación.
La brisa era un crescendo silbante,
refunfuñando y paseando por la habitación (impacientemente),
como un búho excitado, mirando a través del agujero de un árbol,
esperando el anochecer; vagar por la oscuridad,
y tal vez sentarse en las ramas de los árboles.
Con el pelo tan negro como la medianoche, se abrazó los hombros con carga.
pensando mucho, si la fecha de mañana sería fructífera,
que los otros cien anteriores.


Nica Cornell es una escritora sudafricana. Ella ha publicado en The Times; Antena 2012; África, el Reino Unido e Irlanda: redacción de políticas y producción de conocimiento; Botsotso 18; Examen de la Política Exterior de Sudáfrica, Volumen III; Writing Grandmothers: Africa Vs Latin America Volumen 2; 20.35 África: una antología de poesía y nacionalismo contemporáneo: (mal) Comprender el capitalismo, el racismo, la política global, el comercio internacional y las guerras mediáticas de Donald Trump, África vs Norteamérica Volumen 2. Ha publicado en línea en The Good Cemetery Guide, The Good Men Proyecto, The Frantz Fanon Blog, Mobius: Journal of Social Change and the Kalahari Review.

Gracia

Desearía que vendieran esperanza
como las bolsitas de ginebra en la tienda individual de Kokrobite.

Desearía que las promesas fueran como el plástico
Nunca desglosado.

Ojalá supiera en qué páramo visitarte.

En mi experiencia,
La gracia no es amable
es difícil de ganar
y jura a Dios
está descuidado
y rompiendo tu racha negra porque la banda roja de Alice es siete rand más barata
estar aquí
cuando tu y yo compartimos un cuarto
con todos nuestros monstruos además.

Un clín de Oshivambo Patsy

Cuando mamá comienza a beber de nuevo,
intento ser su amiga
en lugar de mi miedo
Yo canto She’s Got You Babe
dile “Tengo tu foto, pero ella te tiene bebé”
me hace pensar en ella y en cuadros vacíos
y botellas llenas que dejó mi padre.

Ella sale de la habitación.

Me pongo sus cuentas
los esquejes de uñas de coral rosa
que su yo me dice que ella se colocó alrededor de su cuello
después de dar a luz
mientras nos sentamos en su cama
que habla de Ouma
y ella me los regala
una soga

Escucho la canción de Beth Hart, Tell Her You Belong to Me
y maravillarse distraídamente
¿Dónde conseguirá su nuevo amante sus cuentas?


Seyi Segun Stephen es poeta, escritor de contenido y autor. Reside en Nigeria como ciudadano con especialización en topografía. Es un ardiente amante de la literatura y los cursos relacionados. Es uno de los colaboradores de la Mejor Antología del Nuevo Poeta Africano 2019. Tiene publicaciones en Okadabooks y otras plataformas literarias relacionadas. También tiene pasión por la enseñanza; y actualmente es profesor en una escuela secundaria en su país. Con el afán de comprender mejor las interacciones humanas y los comportamientos cognitivos, es un entusiasta de la psicología social dirigido a la sociedad funcional.

Tú y yo

Tú y yo contra el mundo
El propósito de nuestras vidas.
Gemelos separados por las madres
Todo en la guerra perversa de la supervivencia.

Somos tú y yo contra la religión.
Las herejías de vivir en reglas
Mientras eres el libro que predico
Una oportunidad de ver la verdad, tal vez.

Buscan perfectos pero no nos importa
Buscamos consuelo en nuestros defectos
Porque si somos perfectos en el amor
¿Cómo vamos a amar de nuevo?

Tú y yo contra amigos
Serpientes y delfines presentes
Imágenes rasgadas en todos los recuerdos
Toma mis manos, deja que nos vean.

El viento sopla del norte
Aguas en las bellezas de sus olas
Arena fría hundiendo nuestros pies
Incluso el sol no pudo evitar sonreír.

Tú y yo contra ti y yo
Magia simple que nunca se perderá
Hermosas bestias en la web de cupido
Los prisioneros eufóricos de la pluma del poeta.

Fallos en nuestras estrellas

Me desperté del lado derecho de la cama
Como vi la noche se volvió azul
Las estrellas se alinean para besarte
Nunca es un buen momento sin ti.

Encerrado entre espacios de mis dedos
Entonces te vi encajar sin esfuerzo
Al igual que las hojas de otoño en diciembre
Me agaché para escuchar tus canciones de cuna.

Pero los recuerdos parecían una niebla.
Fui culpable de agregar muchas fibras
Mientras pintaba las estrellas disparando
Se sentía como si hubiera vivido todo antes.

Nos sentamos en las rocas duras en círculos.
Mientras nos maravillamos al ver luciérnagas
Con palos para tirar los dardos de Cupido
No podía prepararme para lo inevitable.

Como las canciones de mañana tocadas en pedazos
Te amé desde el principio
Y cuando traté de decir cómo me sentía
Las palabras salieron cortas, muy pocas.

Pero luego me moví entre árboles danzantes
Con el sol puesto en mi cara en felicidad
Junto con los defectos escritos en nuestras estrellas
Con la esperanza de verte una vez más.


Lorna Telma Zita es orgullosamente negra, es una artista con múltiples talentos, violinista, poeta y artista de la palabra hablada de Mozambique, y ahora está navegando como escritora y trae algo de realidad a algunas dificultades que algunas mujeres enfrentan día a día. En sus poemas escribe sobre África, la injusticia social y le da voz a los que no tienen voz para que puedan ser escuchados. Ha sido parte de los mejores nuevos poetas africanos en las antologías 2016/2017/2018 y 2019. Es la editora en portugués de las mejores antologías de nuevos poetas africanos.

Quiero amarte

Quiero amarte todos los días, en el silencio de los amaneceres
En primavera, otoño, invierno y verano.
Quiero perderme locamente en tus brazos
Congelar el tiempo y pegarme los ojos
Navega por tu cuerpo y bebe tu pura miel
No te quiero solo por hoy
Te quiero de por vida.

Quiero amarte sin razón aparente
Entregarme por completo para darte el corazón, el alma,
Los pensamientos porque todo en mi te pertenece
¡Te quiero porque te quiero!
No puedo explicarlo, es un sentimiento dulce y amargo.
Eso me quema por dentro y me hace quererte
Cada momento por toda la eternidad.

La corona que nunca me quitarán

Mi cabello es duro y rizado
Es el legado dejado por mis antepasados.
Es denso como la sangre que corre por mis venas.
Mi cabello es la corona que nunca me quitarán
Es la raíz que brotó en las plantaciones de café y algodón.
Que durante mucho tiempo permaneció unido a una tela blanca
Hoy se liberó.
Rompió las cadenas de la esclavitud
No me digas que es malo
No me hagas sentir vergüenza por tenerte
Es mi corona
Es mi resistencia
Y nadie me llevará
Puedes compararme con sabanas y chimpancés
No sirve de nada. Lo asumiré
No te permitiré borrar ese legado
Que con el tiempo me negaron
Ser quien soy
Tomar mis raíces
Esa es mi resistencia
Y nadie me va a llevar.


Ntseka Masoabi es un estudiante internacional (originario de Lesotho) de la Universidad de Rodas, Grahamstown / Makhanda, Sudáfrica. Está estudiando para obtener una Maestría en Ciencias en Geología. Él ha dedicado y dedica una gran parte de su tiempo libre a leer libros y escribir poemas, ensayos e historias cortas como un intento de mejorar sus habilidades de escritura y conectarse con una red más amplia de escritores en todo el mundo. Actualmente vive en Sudáfrica.

Poema 1

Le dije a mi madre, cansada como estaba,
que llevaré su nombre
suave y silenciosamente como un
secreto feroz

Poema 6

El secreto es que hay
no es secreto

Si hubo, sin embargo,
tiene que ser amor;

el gran perdonador
el fuego que siempre está furioso
sin cesar


Chenjerai Mhondera es un rabino, el reportero disidente y el Señor de las controversias. Es ciudadano del mundo. Es autor de Hurricane Tortures of Now (Zimbabwe), Hurricane To The World (Nigeria), Manifesto # Anthology of Peace (Nigeria), A Case of Love and Hate (Zimbabwe), Masasi aChinoz (Zimbabwe), Encyclopedia of conscience (Nigeria), Libe The Orator IsNoA Liberator (Nigeria), Mupengo (Zimbabwe), M’cbeth y yo (Zimbabwe), Ruins of Dambudzo (Zimbabwe) y muchos más.

¡Guerra amable y paz despiadada!
(¡Quiero respirar!)

De la guerra amable
A la paz despiadada
La guerra se hace amiga de todos
y los moviliza
para la lucha y el propósito
La paz los aísla;
Romperlos y desmembrarlos

escuchas las voces y los ecos
De guerra, más curación
que la paz, murmurando
Desesperado por dividir un alma
un pueblo, una nación, un medio de vida,
Y los leones en una guarida.

Camina sí, camina hacia adelante
Camina largo, camina ancho
Caminando hacia adelante para mantener el aliento.


Maria Manuel Godinho Azancot de Menezes , reside en Angola, donde es una pediatra. Escribió “Luna Mágica“, un libro de 100 poemas publicado en 2017. Tiene poemas en el VIII y XI Vol. de la Antología de Poetas Portugueses Contemporáneos “Entre sueño e Sueño”; en la obra “Tributo” Homenaje a Autores Destacados de Literatura Universal; en el II Vol. de la colección “Navidad en Palabras” de 2019; en el III Vol. de la Colección de Cartas de Amor “Tres cuartos de un amor” de 2020; en la Antología Portuguesa de Poesía Contemporánea “No Puedo Posponer el Corazón ” 2018 por Editora Paráfrase.Tiene poemas en la Antología BNAP 2017 (Best New Africain Poets); BNAP 2018; BNAP 2019. En el proceso de edición el libro “Vuelo Colorido” con 102 poemas.

Me gustas, niño

Crece en la vida
Como los pajaritos que vuelan en el aire,
En libertad.

Juega en el agua
Como los pececitos y salta al mar,
En libertad.

Contempla el mundo
Mientras las liebres sonríen a las hojas verdes en parejas,
En libertad.

Me gustas, niño.
Veamos mariposas girando sobre las flores en aros
Escucha la melodía cantada pelos grillos raros
Echar un vistazo a las libélulas y luciérnagas caras.

Veremos escrito en la tierra mojada,
Marcas de animales durante la caminata
Y cuesta abajo puede ver el riesgo de una piedra rodada.
Lo haremos!
En libertad!

Monte cerca del cielo 

Un colibrí – color de malaquita
Tan azul… ¿es verde?
Cerca del cielo en la montaña nevada
Bebe el  agua pura al amanecer.

Una jirafa come ingeniosamente
Frutos del árbol entre picos delgados
Moldea los labios suaves en boquillas
Bailando un largo cuello elástico.

En el bosque helado los elefantes,
Búfalos y jabalíes en la hierba;
En el suelo magma, hay minerales sueltos  
Del suelo frío también de los servales.

Servales con manchas y orejas puntiagudas
Saltan astutamente en la montaña,
Asustan  a los monos de piel y pelo
Que corren en el viento en el bosque de hielo.

En las sabanas de las capotas y chitas – campeones de salto de longitud! –
Cebras, rinocerontes y elefantes,
Buscan agua como antes.

No saben que el Monte sufre
No saben sobre o glaciar que se derrite
Ni siquiera el vuelo de los buitres carroñeros
Ni siquiera la gente secular ao pie de los lagos.


Tola Bolaji es un escritor de cine, poeta y novelista. Él es un joven que creció en la parte turbia del suroeste y sufrió todo tipo de abusos mientras crecía de guardianes y funcionarios del gobierno que a menudo se oponen a todos los ideales que él apreciaba. Todo esto lo pinta a menudo en sus poemas. Actualmente es el oficial de Relaciones Públicas del Gremio de Directores de Tampan (posiblemente el gremio de directores más grande de Nigeria). Está casado y tiene hijos.

En este día

Que se diga
Que en este día
Dibujé mi edredón
De la envoltura de tinta,
Dibujando sangre azul,
De las venas de rosa,
Con lino de color morado.
Una vez lloré
Lejos en un lugar cerrado,
Haciendo señas al feto genio,
En un paso de auto aborto.
¿Un hombre rogará por miel?
De labios de rico tonto,
¿Quién quiere todas nuestras ganancias?,
Un desastre de excremento y orine,
En este día, recuerdo
Canciones cantadas para atraer
Nuestra mente cansada de antaño,
Monedas en papel arrojado,
A nuestros cerebros hambrientos
Demasiado hambriento para razonar:
Que cuando votamos por última vez
Fue la última vez que comimos arroz.

Ayer fue mi cumpleaños

Que suenen los tambores y los pájaros canten
Deja que el tambor toque para la guerra.
El pájaro canta un canto.
Porque el niño se hizo hombre
Y ahora debe unirse al ejército.
De despilfarradores y asesinos sin sentido.
Ayer fue mi cumpleaños
Que la doncella forje sus bragas
Sobre hierro macizo metalizado en latón,
Y sus padres se mantienen en guardia
En casas talladas con piedra
y sin puertas y ventanas.
Porque ayer fue mi cumpleaños
El terror nació hoy
Eso fue ayer por la mañana que dormía.
Porque su nube se oscurecerá
Cuando este hombre de edad viene.
Hoy fue el cumpleaños
si hablo de mañana
Soy lo que me has hecho
Un animal sin reputación ni moral.
Me he convertido en el hombre en la jungla
Ven a despertar a tu ciudad roncando.
Es en lo que me he convertido
Un zombie de tu codicia desenfrenada
Para tu hijo que lee en el extranjero
Will me cruza en la calle
Con el arma ardiendo en aleluya grito.
Yo seré el que conduzca a tus hijas
Desde ese elegante aeropuerto hasta la morgue.
Por tu barriga debes pensar que soy un tonto
Cuando ganaste dinero en lugar de leyes
Cuando tu codicia envenenó nuestras corrientes
Y tus jefes contratados arrasaron mi pueblo
Cuando hiciste arder a mis hermanos en las colas de combustible
Cuando la huelga de UCH y mi amigo murieron.
Soy mayor…
Escribe tu testamento.


Munyaradzi Gibson Bopoto es un escritor de 23 años que actualmente reside en Zimbabwe, Bulawayo. Actualmente estudia para obtener un diploma en educación en Hillside Teachers ’College. Su poesía ha aparecido en dos antologías internacionales (los mejores “nuevos” poetas africanos 2018 y la antología del nacionalismo). La antología del nacionalismo fue publicada en 2019 por Mwanaka Media and Publishing. También es un poeta de palabra hablada y ha realizado su poesía en eventos alrededor de Bulawayo, que incluyen el Slam de poesía Lafarge 2019 y el prestigioso Slam de poesía Intwasa.

Ojos

Comparo la vista de sus pestañas
Al fénix de sus cenizas
A diferencia del presagio del ojo de un cuervo
Eso le dijo a sus alas que no volaran
Su afecto puede debilitarte
Ciega el iris para que tus ojos goteen.
Pero en ese momento de quietud
Te das cuenta de que los ojos hablan
Mucho más que la boca.

Ángeles y demonios

Ángeles en su hombro
Un demonio en su mente
Un día que se vuelve mucho más frío
La vida perdida en los tesoros de la mente.
Ella siempre ha sido un poco bipolar
Felicidad en un momento
Penumbra en el próximo
Una forma de suicidio que puede ser
¡Una forma de muerte que podría ser la vida!
Entonces, cuando la policía viene a investigar
Tan pronto como pasen la puerta
Encontrarán el cuerpo sin vida de un ser
Asesinado y estrangulado … por pensamientos.


Olatubosun David es escritor y poeta de Nigeria. Graduado del Politécnico Rufus Giwa, Owo, Estado de Ondo (2013), actualmente trabaja en la Universidad Achievers, Owo. Estado de Ondo, Nigeria. Él está en Twitter @davidolatubosun.

Estará bien

A quienes han perdido a sus personas y / o propiedades en la crisis actual en Nigeria

La lluvia se ha detenido ahora, y
El cielo esta despejado
Pero la marea permanece en la orilla
Los restos de las paredes desnudas
Aguarda la llegada de los propietarios
Quien nunca volverá a ellos

El fuego ahora ha descansado, y
El humo disminuyó
Pero los cadáveres de las víctimas asadas
Permanezca quieto como heces rancias mordidas por la lluvia
En espera de la reclamación de los deudos
¿Quién puede no reconocer a su gente nunca más?

Estos problemas pronto estarán fuera de escena.
Para instalarse en la mente
Los que se esconden detrás del tiroteo de Hass-o-Rock
Discordia y dolores
Los que cuentan su victoria
Al número de las masas caídas
Aguardan también sus días de ajuste de cuentas

Estará bien
A pesar del oscuro túnel
Puedo ver un nuevo amanecer brillante
Si mantenemos viva la esperanza

Una llamada de Clarion

Hay una tierra donde fluye la bendición
Libremente como el torrente del Éufrates
Allí, al amanecer del día.
El amor floreció como la rosa del Edén
Alimentado por las aguas de la tigresa

Una tierra allí donde la atmósfera es celestial
Y la gloria de su follaje se arrastra sobre la tierra.
En ella está todo radiante y hermoso
A pesar de la abundancia de la tierra
Y las promesas de su visión
Su ambición egoísta y diabólica.
Les trajo división
Y desgarra su escote
Que su voz y misión común
Se pierden en los platos del odio

Mi patria que una vez se llenó de maíz y vino.
Donde la leche y la miel fluían en torrentes
Como las olas actuales del río Nun
Una tierra donde el amor fue una vez el cordón de unión
Entre la gente de las tribus sin tribu
Y ahora la morada de la malicia y la discordia
Un teatro de guerra y genocidio.
Un tabernáculo de lucha y amargura.

Levántate, mi gente, mi buena gente de Adén.
La confianza y la concordia que nos unieron
Debemos regresar a menos que estemos condenados
Debe regresar a Babel para romper nuestra torre de discordia.
Debes unir las manos para arrasar esa montaña
Donde habita nuestra malicia y resentimiento

Tus hijos una vez jugaron juntos
En la arena y el folklore al atardecer
Pero ahora se vuelven enemigos
Convertir espadas sangrientas contra espadas
Luchando por poder y posiciones
Robando su propia parte de la herencia
Oprimiendo, esclavizando a su clan y parientes
Por el poder, por la libertad que esclaviza a otros
Profesando ser fiel, leal y honesto
Manteniendo tu honor y gloria
Con corazones de piedra y sangre de veneno

Es hora de ir en busca de un amor
Y habla con una voz en una lengua
Volvamos a la tierra de honor.
Antes del fundamento de la confusión.
Volvamos a nuestro amanecer de honor


Jerusha Kananu se graduó de la Universidad de Nairobi con una licenciatura en educación. Es estudiante de maestría en el departamento de Teatro y Literatura de la Universidad de Kenyatta, investigando en el teatro Forum como una herramienta de concientización contra la violencia de género. También es profesora de inglés y literatura. Solía ​​realizar poesía oral en el Teatro Nacional de Kenia bajo el programa denominado “KIPAWA SATO”. Ella ha escrito varios poemas para ser publicados.

Amor en abundancia

Amor, si la vida fuera una canción, cantaría toda la vida
La ternura de tus ojos, calmó mis suspiros.
En medio de hombres como moscas, silenciaste todas sus mentiras
En tus brazos ruego por la multitud del pecho, mientras escuchamos el canto de los
pájaros
En mis ojos creaste estrellas; en mi corazón erosionas cicatrices
Con un beso suave y anhelado, supe que era un buen auspicio.
Oh! Qué dicha corporal, mientras extiendes el beso
En mi corazón eres Ares, felizmente tras las rejas
Constantemente buscas en los labios, y ¡ay! Un giro sorpresa
Mi muslo acaricias, mi corazón impresionas
Saludo tu dedo con delicadeza, amor en voz alta lo confieso
Los que odian pueden dar una propina, para que no tropecemos
Cariño que adoro, bienvenido a mi amor en abundancia
Y cada vez que ruges, sigo pidiendo más

Tristemente, libre

No estoy triste ni cansada de estar sola
Mi vida amorosa es un césped desierto
No es que no lo haya intentado, he llorado varias veces
He deseado que no me empujen
Para fechar una piedra y llamarla mía
Ciertamente he jurado que no voy a ser desgarrada
Por la violenta turbulencia
Insultada
Lesionada
Descuidada
Rechazada
Todo en nombre del amor ya no moriré de hambre
Escúchame mi vecina
¿Quién está albergando a Satanás?
Ayer casi te rompió el cuello
Hoy te abofeteé y te pregunté: “¿Qué demonios?”
¿No te asará mañana?
Estás hecho de tierra, no de pena
Trabajaste en la granja de un vecino
Solo por un trozo de jamón
Para alimentar a tus hijos delgados y aliviar la carga
Vino borracho del juego, te llamó cariño
Te abofeteé y tomé tus ganancias diurnas
Dejándote a ti y a tus hijos de luto, el cervecero se comió el jamón
Cuando regresó te rompió el brazo
Dime hermana
¿Eres un probador de lucha libre? Una vez tomé tales tonterías
Pero ahora soy más sabio, la cultura es avara
Someter a uno a la tortura como una forma de naturaleza
Si tu costilla te abusa, preferirías no tener ninguno.
Elige antes de convertirte
Un tonto
Un prisionero
Un solitario
Desconocido de tu esclavitud
Hace pensar a un joven en la vejez
Únete a mi hermana
No importa nadie que nos llame siniestro
Hagamos coincidir con la libertad
Al reino humano
Donde de noche la gente sueña
No donde tienen pesadillas


Owoyemi Ayomide es un médico que a la luz de la luna es un poeta en staccatos. Su trabajo ha sido publicado en SarabMag y BNAP. Actualmente es estudiante de doctorado en la Universidad de Illinois, Chicago, EE. UU.

Hombre tropical: vida en la ciudad

Otoño:

El viento llora Wendy,
como cuerpos que resuenan con sus sonajas hipotérmicas.
El suelo es un tapiz de amarillos,
cambian de forma como lo exige el viento,
el cielo oscurecido por árboles cargados de amarillo
agitando constantemente aleluyas.
Wendy se relaja con el Michigan, mientras el viento la busca
Hombre tropical en una tierra templada
aferrado
porque la canción acaba de comenzar
y debe bailar

Nieve:

El hombre tropical mira por la ventana
en escamas blancas
apresurándose desde el cielo
para una reunión destinada con el suelo.
Se pregunta por la blancura
y frío que sucederá a su alrededor,
y una vez más anhela
por los sofocantes Lagos que una vez detestaba.

Fechas:

Vela encendida,
café amargo,
música suave y un aspecto frágil
mujer blanca preguntando
quién es este hombre negro con chaqueta marrón,
Debajo de la fachada infantil.
mientras reflexiona,¿tani eleyii?

Amor:

Él conoció
esta mujer enamorada
En una noche sin estrellas cuando se atrevió a tambalearse,
Pero el amor era como una estrella fugaz
brillante una vez pero pronto no más,

Pérdida:

Habitación escasamente amueblada,
Paredes blancas desnudas.
Frío furioso por fuera,
soledad haciendo una tempestad en el interior.
La voz de Schultz gime continuamente desde el pequeño altavoz
“pero te dejé ir, oh te dejé ir”

Lamentar:

Aquí no hay amor
solo frío, concreto y metal.
No puedes encontrar pétalos,
todo apagado en los vientos árticos,
todo lo que puedes hacer es sonreír desesperado
en las caras estoicas,
sueño de los trópicos y maravilla
¿Por qué vine aquí?

Desconocido:

Pero debes aprender
ver la soledad como compañera,
y abrazar el frío
para preservar tu alma de la descongelación.
Debes mantener tu cerebro en vigilia,
y tu cuerpo atravesando círculos,
porque algún día puedes emerger
y sonríe ante la resurrección
habiendo bebido de Lethe.

* tani eleyii (Yoruba): ¿quién es este?

Los muertos no están muertos

Los muertos no están muertos
están obligados a la vida por leyes estoicas,
se mezclan en los ríos agitados,
deriva en el viento susurrante
y brillo en los rayos del sol

Todavía escucho sus pies golpear,
al estruendo del tambor parlante.
Los escucho silbar
en el meneo de la cola de caballo,
esperando la vuelta de sus espaldas
cada década que pasa.

Los muertos no están muertos
están atados a la vida
en corazones y artes.
Respiran y nunca se van
bajo la lluvia y cada lágrima.

Los escucho hablar en piedras
listo para que nuestros pies golpeen,
lloran como recién nacidos
Babatunde, Yeyetunde,
y todavía susurro en la tierra,
para lamer nuestras libaciones.

Los muertos no están muertos
corren por nuestras venas
e hibernar en nuestros tuétanos,
se sientan en los brazos de nuestros cromosomas
dictando sutilmente la vida y la vida.

Babatunde y Yeyetunde son nombres yoruba para niños que llevan el nombre de un padre o antepasado muerto. Babatunde es “el padre ha regresado”, Yeyetunde es “la madre ha regresado”.

Escrito por Emilio Paz

Emilio Paz (Lima, 1990) Profesor de Filosofía y Religión, egresado de la Universidad Católica Sedes Sapientiae. Tiene publicados “Septiembre en el silencio” (Club de lectura poética, 2016), “Laberinto de versos” (La Tortuga Ecuestre, N°394, 2018) y "La balada de los desterrados" (Ángeles del Papel Editores, 2019). Posee trabajos publicados en diversos medios de Perú, México, Chile, España, Venezuela, Estados Unidos, Argentina, India, Ecuador, Rumanía, Costa Rica, Suecia, Alemania, Italia, Cuba, Uzbekistán, Bulgaria, Francia; siendo traducido al rumano, francés, italiano, búlgaro, uzbesko, inglés y tamil. Ha ganado el “Mes de las Letras” (abril, 2017) de la Fundación Marco Antonio Corcuera y el IX Concurso internacional de poesía y cuento - Perú 2019 organizado por la revista "El Parnaso del Nuevo Mundo". Ha participado de diversos recitales poéticos, congresos de filosofía, siendo su línea de investigación la relación entre estética, poesía y educación. Actualmente dirige el blog “El Edén de la poesía” (https://edenpoetico.wordpress.com/).
A %d blogueros les gusta esto: