Un bestiario de imaginación sin límites (Reseña de «Rara Avis»)

En un minucioso despliegue de letras y palabras, la escritora e ilustradora María Aranguren muestra en Rara Avis (Wolkowicz, 2020) una imaginación sin límites. Con un diseño exquisito, entramos a un universo de criaturas extraordinarias con pinceladas de precisión formidable: se supone que cada especie nace, se reproduce y muere… Pero hay algunas adictas a fingir su muerte y, entre esas peculiaridades, también las hay amantes de la música.

Encontramos pasajes como los siguientes:
De cuerpo redondeado y extremidades cortas, los corocú muestran una sensibilidad especial a cualquier tipo de música presentando un erizamiento del pelaje y un movimiento pélvico que se amolda al ritmo dominante.

Según este grupo, el sueño no es más que un material donde puede ejercitarse cualquier conducta y luego ser trasladada a la realidad (…). Algunos de los defensores acérrimos de Freud argumentan que el sueño ya no solo sería la vía regia para el conocimiento del inconsciente, sino también para la manipulación de lo consciente.


Quisiera destacar que no es tan fácil adaptarse y regirse por las reglas del género de entradas de un bestiario fabulario y también diario. En este caso, el libro está integrado por veinticinco especies y además de sentir verdaderamente que vamos descubriendo el producto de una investigación, cuenta con voz propia, algo que más allá de los pasajes del diario suele ser difícil de lograr cuando se utiliza cierta terminología. Por otro lado, a los textos no les falta humor, de hecho, contienen referencias a Moulin Rouge, Los viajes de Gulliver, Alicia en el país de las maravillas, Stephen King, Edward manos de tijera, El señor de los anillos, entre otras, como un noble homenaje.
Estamos ante un hermoso libro para regalarle a alguien. En especial, si se piensa en una persona sensible que se deja maravillar por cada detalle que la rodea o que conserva su niño interno. Es toda una experiencia atravesar las frondosas 115 páginas de este libro. Se trata, sin lugar a dudas, de un ejemplar especial, hecho con amor. Dedicarse a la contemplación y al mundo interior en un momento en el que todo parece atentar contra eso es un acto de valentía. Festejamos que siguen naciendo libros de fragilidad y encanto como estos.

Ilustración de la criatura Ampa

Jueves. Por la noche.
¿Cómo se ama a un canario? ¿Cómo, a un conejo? Dicen que el lenguaje se pulveriza cuando se intenta describir la pasión amorosa, cualquiera sea su clase. Que las palabras no alcanzan para circunscribir la hinchazón del pecho, la incrementación del pulso. Tampoco alcanzan para exorcizar la pena.

Por la tarde
No estoy solo. O, en todo caso, no estoy más solo que un cascarudo, un camalote de río o una enana blanca. A mí me basta lo inmenso del azul del cielo, encontrarme piedras como pájaros, constatar la secreta fragilidad del invierno, el furioso despertar de la primavera, las impenetrables tormentas de tierra en los caminos del verano.

Escrito por Denise Griffith

Escritora y editora argentina miembro de PEN internacional. Traductora literaria y técnico-científica graduada del IES en Lenguas Vivas "Juan Ramón Fernández". Publicó el poemario "Carencia" con Editorial Liberoamérica en 2019. Trabajó en el Ateneo Grand Splendid (una de las librerías más hermosas del mundo). Colaboró en diversas revistas digitales. Contacto: griffith.denise.03@gmail.com Instagram: @d.e.grifith

A %d blogueros les gusta esto: