Poesía Joven Costarricense: Valeria J. Campos

Cuatro poemas de la poeta costarricense Valeria J. Campos:


ES DECIR

Bástame, amor, lo que ha por mí pasado.
Garcilaso de la Vega

Hay una sola huella en esta habitación, 
una grieta que late sin remordimientos
bajo el pequeño continente que dibujamos 
como se dibuja una trinchera en plena guerra,
es decir, como se formula una fogata
a mitad de un invierno intemporal.

Quiero que lo sepas, 
queda una duda recurrente,
no en el beso que rehacemos tan natural, tan porque sí, 
como reflejo en el agua, ni en el buen augurio que proyecta tu voz
al revelarme el poema que nunca descifraría sola. 

No me permitas contradicciones.
Conozcamos lo existente,
camina descalzo este continente dibujado
como quien pretende habitar esa trinchera en plena guerra,
es decir, caminaré descalza a tu lado
como quien conquista con las manos el invierno.


LAS HORAS QUE PESAN
3AM:
                       Respirar del primer aire.
Despertar en medio del clímax de algún sueño.
                       Ver la rosa cambiarse los vestidos.
Intentar pintar una mandala de un color tan puro
que opaque tanto dolor atribuido.
Inventar el día. Sufrir de futuro. Reinventar el día.
                  Pasa que nosotros,
           somos ese defecto de fábrica
            que señalan los periódicos.
Llega el primer beso y llegan las primeras palabras:
                  Lo lamento; fallo una, llegan dos y sigue.
El reloj gira en manifiesto.
La acidez recorre el cuerpo inhabitado.
                        Inquietud inunda 
                                           la boca.

Las vomito mientras pierdo; 
lo he intentado, lo intento. Se apaga todo.
Contemplo el día. 
Reinicio; señalo una sonrisa.
Me muestro apacible ante la espera.
Domino el carácter. Fluye el río y fluyo.

4AM:
          Duele. ME AHOGO Y
                                                 DUELE.


EL ARTE
Alguna vez dudé.
Ahora es fuerte la idea que renace.
Idea que mantuvo a Sísifo
en constante movimiento,
idea-instinto que conduce a la hormiga hasta la hoja.
Solo en el arte
la palabra observa.
Ahora mi cuerpo, parte azul de la llama,
respira en la fuerza del verso cuando llega y se acomoda
entre el sueño y el insomnio,
como una gata enamorada del llanto.
Alguna vez profetizaron mi nombre.
Ahora conozco, existo en el anhelo
de una lengua que socava lo prohibido:
el suspirar de un huracán
entre los pliegues del océano.


PRESENTIMIENTO
Se oye nacer la soledad en la distancia.
La habitación es un ente vivo.
Nosotros, dos sombras. La tuya:
serpiente emplumada a contraluz.
La mía: un girasol consumando el frío.
Tanta vida afuera, para qué,
con tan solo suspirar
se quebrarían los vitrales
que nos sostienen.
El sonido de la autopista
nos trae recuerdos de otros labios,
vocaciones soñadas y perdidas,
un cuerpo abriéndose el vientre para nadie;
pariendo el tiempo.
Que me perdonen los que en mí creían,
la niña aún yace perdida en el espejo,
¡no hay nada que buscar!, ¡desistan!
aún aquel niño se pregunta
¿por qué la luna nos persigue cuando andamos?
Es mi cumpleaños
y no conozco la edad de mis huellas,
he perdido la paz en otra casa,
esta habitación me susurra
mareas, mareas, otros nombres. (Soy una entre nosotros)
Me miras. Desnudo el terror de creerme sola.
Cierro con llave,
la habitación es un insecto agobiado.
-No te asustes-
nadaré la angustia,
no preguntes por lo que pasa al otro lado.

Sobre la autora:

Valeria J. Campos nace en San José en San José. Oriunda de Jacó, Puntarenas. Estudia Agronomía en la Universidad de Costa Rica y Administración de empresas en la Universidad Estatal a Distancia. Obtuvo el primer lugar en el Certamen Nacional de Poesía Joven (Certamen Brunca) de la Universidad de Nacional de Costa Rica, en el 2019. Ha sido recopiladora de las antologías poéticas “Una nada carmesí; breve antología de poesía coreana” y “Flor de cerezo; antología de poesía japonesa”, además de realizar distintas labores administrativas en editoriales como CulturaCr y Apartamento 12. Su poesía ha sido recopilada en distintas antologías nacionales e internacionales.

Escrito por

San José, Costa Rica, 1997. Cursa la licenciatura de Filología española en la Universidad de Costa Rica, donde también realizó estudios en Filosofía. Se ha desempeñado como editor literario para instituciones como Editorial Estudiantil UCR, CulturaCR.net y Editorial Nueva York Poetry Press. Ha participado en diversos festivales de poesía como el XVI Festival Internacional de Poesía de Costa Rica, el Festival Nacional de poesía en Turrialba, Costa Rica 2019 y el IV Festival de Poesía de Fredonia, Colombia. En el 2017 fue ganador del Certamen de Poesía joven organizado por la embajada de Estados Unidos en Costa Rica y en el 2018 obtuvo el primer lugar en el Certamen Nacional de poesía joven organizado por la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA) con su libro Principio de Incertidumbre, posteriormente publicado en el 2018 en la ciudad de Nueva York bajo el título de Entropías. Como investigador ha representado a Costa Rica en múltiples congresos de literatura en España, Perú y Centroamérica.

A %d blogueros les gusta esto: